Policiales

Piden reconstruir el crimen de un joven en una entradera en La Florida

La presentación fue realizada ante el fiscal Miguel Moreno por el representante de la familia Delay, el abogado Marcos Cella, quien sostuvo que “no hubo un hecho de legítima defensa sino una ejecución”.

Domingo 02 de Agosto de 2015

La familia de Nahuel Gabriel Delay, el joven de 20 años asesinado en marzo pasado por el dueño de una casa de La Florida en la que supuestamente iba a perpetrar una entradera junto a un par de cómplices, pidió a la Justicia la reconstrucción del episodio en el mismo lugar del hecho y una serie de pericias que permitan echar luz sobre lo ocurrido. La presentación fue realizada ante el fiscal Miguel Moreno por el representante de la familia Delay, el abogado Marcos Cella, quien sostuvo que “no hubo un hecho de legítima defensa sino una ejecución”.

   El 17 de marzo pasado, a las 21.30, Oscar F. salió de su casa de avenida Puccio y Agrelo con la intención de guardar el auto en el garaje. En esas circunstancias fue emboscado por un muchacho que se bajó de una moto Honda Guerrero 110 guiada por un cómplice. Según contó oportunamente a este diario Gabriel Navas, abogado de Oscar F., su cliente se trabó en lucha con el asaltante, quien le pegó con un arma en la cabeza. Entonces el hombre “alcanzó a manotear la pistola que tenía en el asiento del acompañante de su auto y le disparó. El muchacho herido salió corriendo hacia la moto pero antes de llegar lo apuntó a Oscar y le tiró. Entonces él realizó otros disparos para que se vayan. Cuando se fueron pasó otra moto con otro hombre que también le tiró a mi cliente”.

   Lo cierto es que Nahuel fue alcanzado por dos balas en la ingle y una en el hombro derecho. Fue llevado por su cómplice hasta el hospital Carrasco donde finalmente murió. Su amigo, tras intentar una coartada, admitió que había sido baleado por el dueño de una casa ubicada “detrás del hospital Alberdi” en un intento de entradera.

   Un día después del episodio Oscar F., dedicado a la distribución de chacinados, se presentó ante la Justicia junto a su abogado y tras prestar declaración quedó en libertad. Entonces Navas expresó: “Mi cliente está destrozado por haberle quitado la vida a una persona aunque sea en defensa propia”.

Reclamo de justicia. Mientras tanto, en el barrio Toba de la zona sudoeste rosarina donde vivía Nahuel, su mamá empezó a reclamar para saber qué pasó con su hijo. Y el abogado de la familia sostuvo que “el fiscal Moreno se apresuró al afirmar que el empresario mató en legítima defensa. Un acto de defensa no necesariamente es legítimo o habilita que una persona mate a otra”. Y detalló: “Hace falta verificar las hipótesis del hecho, llegar a la verdad, estimar también que no cualquier acto de defensa configura una legítima defensa, o habilite a que una persona mate a otra, creo que hay que ser prudente”.

   Así las cosas, ahora Marcos Cella solicitó a la fiscalía que en el marco de la pesquisa se realice la reconstrucción integral del hecho en el mismo sitio donde ocurrió y con intervención de agentes de la Sección Criminalística de la Unidad Regional II; la pericia balística sobre el arma de uso civil marca Taurus calibre 6.35 registrada en el Renar a nombre del comerciante que mató a su cliente; y la pericia médica a fin de determinar el ingreso, distancia y trayectoria del proyectil que mató a Nahuel para saber si hubo o no ahumamiento (marca dejada por el disparo con el caño del arma apoyado en el cuerpo), además del tipo y número de lesiones recibidas por el muchacho. Y remarcó una vez más que “la mamá de Nahuel pidió que no se hagan diferencia por cuestiones económicas ya que todos somos iguales ante al Justicia”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario