Policiales

Piden que prescriba la causa contra Matías Capozucca

En base a un fallo de la Corte solicitan el sobreseimiento del causante del choque de parque Norte.

Lunes 26 de Marzo de 2012

La madrugada del 22 de mayo de 2005 Matías Nicolás Capozucca conducía a toda velocidad un BMW por avenida Rivadavia. Iba con otros tres adolescentes. Una mala maniobra sacó al auto del pavimento y lo llevó a estrellarse contra un árbol. El accidente provocó que murieran dos de los ocupantes del vehículo y que una chica resultara con heridas de tal gravedad que la dejaron postrada de por vida. Capozucca, en tanto, fue el único ileso. La causa que investigó el fatal hecho en el cual el conductor fue imputado por homicidio culposo tuvo sus idas y vueltas judiciales sin que hasta el momento haya sentencia. Por eso, a casi siete años de la tragedia, la defensa del acusado pidió la prescripción de la acción penal y el consecuente sobreseimiento de Capozucca.

En un escrito elevado a la Cámara de Apelaciones en lo Penal, los abogados Germán Mahieu y Marcos Cella, hicieron un raconto del recorrido procesal para sustentar sus pedidos. Recordaron que el hecho que se juzga ocurrió el 22 de mayo de 2005. Aquella fatal madrugada murieron Nayib Abraham, de 19 años, y Ursula Notz, de 16, mientras que la adolescente Carla Alfaro sufrió irreversibles secuelas cerebrales. Dos días más tarde Capozucca fue indagado por el juez Correccional Héctor Núñez Cartelle, quien procesó al joven por el delito de homicidio culposo. Tras ello, en agosto de 2006 la fiscalía pidió la elevación a juicio del caso y el 9 de noviembre de 2009 se condenó al muchacho a 4 años de prisión de cumplimiento efectivo y 10 de inhabilitación para conducir por los delitos de homicidio culposo en dos hechos y lesiones gravísimas culposas.

La pena mínima. Ese fallo fue apelado por la defensa, que pidió la absolución o, en su defecto, la pena mínima de 2 años de prisión en suspenso. En medio de ese trámite, el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini estuvo de acuerdo con rebajar la pena y pidió que fuera fijada en 3 años. Pero además, en dicha petición el acusador afirmó no objetar que el cumplimiento de la condena fuera condicional.

En junio de 2010, la Sala 2 de la Cámara Penal, integrada por Ramón Ríos, Rubén Jukic y Adolfo Prunotto Laborde, rebajó la condena a Capozucca a 3 años pero mantuvo su cumplimiento efectivo y la inhabilitación para manejar. El joven fue recluido en la comisaría 8ª de barrio Refinería, separado de otros internos y con un régimen de asistencia psicológica.

"Arbitrario". La defensa de Capozucca consideró arbitrario dicho fallo y planteó un recurso de inconstitucionalidad por incongruencia. Alegó que el fiscal había solicitado 3 años de prisión condicional y que ningún juez puede aplicar una pena mayor o más grave que la pedida por el fiscal. Así, a fines de 2010 la Corte admitió el recurso para someterlo a discusión y eso motivó que el fallo condenatorio no quedara firme. Así, Capozucca recuperó la libertad casi un mes antes de lo previsto, que era el 20 de enero de 2011.

La Corte Suprema. Un año después, el pasado 20 de diciembre, la Corte Suprema santafesina declaró "procedente" el recurso de la defensa, anuló la sentencia de la Cámara Penal y dispuso "la remisión del expediente al tribunal que corresponda para se juzgue nuevamente la causa con arreglo a las consideraciones vertidas en este decisorio". La resolución contó con cuatro votos a dos. A favor estuvieron los ministros Rafael Gutiérrez, María Angélica Gastaldi, Daniel Erbetta y Mario Netri, mientras que los disidentes fueron Roberto Falistocco y Ricardo Spuler.

Ahora, y tras esos vaivenes procesales, los defensores de Capozucca entienden que la causa penal prescribió. Según su criterio, el tiempo transcurrido desde el hecho imputado hasta la actualidad es superior al establecido como pena máxima para el delito achacado (cinco años) y, además, ese tiempo ha pasado sin una condena firme. "Los plazos para considerar la prescripción de la acción penal son después de transcurrido el máximo de duración de la pena señalada para el delito", sostienen los abogados.

Mahieu y Cella recuerdan que "cuando se establecen límites se hace para evitar transgresiones y arbitrariedades como ocurre en el ejercicio del poder penal, resultando estos límites garantías para las personas". Y, además, manifiestan que "la declaración de nulidad (dictada por la Corte) retrotrae sus efectos al nacimiento mismo del acto nulo (el accidente)". Así las cosas, cuando "un acto procesal se declara nulo pierde eficacia dentro del proceso y se le tiene como no ocurrido". Y, a decir de los abogados, "no ha existido ningún acto que interrumpa los cómputos normales de la prescripción" más allá de que "el mero transcurso del tiempo no puede llevar a considerar que un hecho simplemente no ha existido, aunque el penal no encuentra ya motivo para su intervención".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS