Policiales

Piden prisión perpetua para el acusado de matar golpes a su madre en Maipú al 900

Esther Lapierri fue hallada sin vida sobre su cama en junio de 2018. Su hijo comenzó a ser juzgado por el crimen

Viernes 18 de Diciembre de 2020

Esther Estefanía Lapierri fue encontrada muerta a golpes y rodeada de basura hace dos años en la vieja casona de Maipú al 900 que compartía con su hijo. El hombre de 52 años comenzó a ser juzgado por el crimen de su madre y afronta un pedido de prisión perpetua como autor de un homicidio calificado por el vínculo. Esa es la pena que solicitó el fiscal Patricio Saldutti ante el tribunal que, a lo largo de las audiencias, escuchará a policías, peritos y profesionales que evaluaron el estado de salud mental del acusado.

El juicio comenzó este jueves a la tarde en el Centro de Justicia Penal ante el tribunal integrado por los jueces Héctor Núñez Cartelle, José Luis Suárez y Hebe Marcogliese. Leonardo G. llegó acusado por el delito de homicidio calificado por el vínculo, que se pena con prisión perpetua, además de la la tenencia ilegal de dos revólveres calibre 22, una escopeta de dos caños calibre 16 y un pistolón de un caño calibre 14 hallados al momento de su detención. La defensa está cargo del abogado Walter Calenta.

En su alegato de apertura el fiscal le adjudicó a Leonardo G. haber cometido el crimen del 26 de junio de 2018 en la casa de Maipú 917 donde convivía con su madre de 76 años, a quien “le propinó golpes con la intención de causar su muerte, provocando su fallecimiento”. La mujer fue hallada muerta sobre un colchón, rodeada de basura, botellas de alcohol, gasas ensangrentadas y un olor nauseabundo.

Sobre el cadáver se constataron signos de violencia, cortes y hematomas. Las evidencias apuntaron contra el hijo de la víctima, quien quedó detenido y fue imputado por el crimen. Además de ciertas contradicciones en el relato de Leonardo, en la escena se secuestró una botella con pico roto cuyo dibujo coincidía con la lesión que presentaba la víctima en la frente.

En el lugar también se encontró un bolso con el que el acusado planeaba escapar con 20 mil pesos, así como otro bolso con 50 anillos de oro, 20 collares, oro en filamentos y plata en granilla. Los investigadores plantearon entonces que esas evidencias tornaron poco creíble la versión del sospechoso respecto de que su madre se había caído mientras estaba en el baño.

Se constató que la mujer llevaba meses postrada y no parecía poder moverse por sus propios medios como había sugerido su hijo. Por otra parte, no se hallaron elementos que dieran cuenta de la probable existencia de un tercero en la escena.

Finalmente el fiscal solicitó discutir el caso en un juicio oral ante un tribunal pluripersonal. En la audiencia preliminar al debate solicitó los testimonios de policías que intervinieron en la escena, peritos balísticos y de fotografía, así como de psiquiatras forenses, del Hospital Agudo Avila y de una Junta Especial en Salud Mental que evaluaron al acusado; cuyo estado de salud mental será un aspecto a tratar en el debate.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS