Policiales

Piden pena para un alfil de los Ungaro al que acusan por cuatro asesinatos

Le dicen "Pocha" y tiene 21 años. Lo atraparon porque cayó baleado a un hospital. Por dos de esos crímenes le solicitaron veinte años de prisión

Lunes 14 de Enero de 2019

"Pocha es el que tiraba porque tiene muy buena puntería". Esta declaración de un testigo de identidad reservada parece ajustarse al perfil judicial de Brian Ismael Sánchez. Le dicen "Pocha", tiene 21 años y está preso desde febrero por cuatro homicidios y otros cuatro baleados en enfrentamientos de bandas en el barrio Municipal y el Fonavi del Parque del Mercado. Ante la cercanía del juicio oral en dos de esos crímenes, dos fiscales solicitaron la pena que pedirán para él: en ambos casos reclamaron que sea condenado a 20 años de prisión.

   Se trata de dos homicidios a tiros ocurridos con cuatro meses de diferencia. El de un joven de 27 años que salía de un boliche céntrico, atacado desde un auto en octubre de 2016, y el de un quiosquero baleado en su negocio de Sánchez de Thompson 58 en febrero de 2017. Los testigos de ambos crímenes señalaron a "Pocha" como un integrante con poder de fuego en "la banda de Ungaro", en alusión a René Ungaro, condenado por el crimen del ex jefe de la barra de Newell's Roberto "Pimpi" Caminos y a quien se le atribuye liderar un clan delictivo junto a la familia Funes.

Con identidad falsa

La disputa de este sector con los descendientes y allegados a Pimpi se cobró decenas de vidas en esos territorios de la zona sur en los últimos años. "Pocha" fue detenido el 16 de febrero pasado cuando llegó herido de bala al Hospital Eva Perón en Granadero Baigorria con un disparo en el glúteo con salida por el abdomen. Brindó una identidad falsa y habló de un robo al azar en la zona de La Florida. Pero cuando saltó su verdadero nombre admitió que estaba en la casa de su novia cuando los ocupantes de un Renault gris le dispararon.

   A la semana fue imputado en el hospital por cuatro homicidios cometidos en un lapso de seis meses en la zona sur: —los de Walter Menna, Alberto "Cachi" Ruiz Díaz, Marcelo Ponce y Sergio Cecchini— y otros cuatro ataques a tiros con personas heridas. En diciembre se realizó la audiencia preliminar al juicio oral con presencia de los fiscales, dos abogados defensores y el juez Hernán Postma, quien no hizo lugar a los pedidos de libertad y sobreseimientos de las defensas.

   El magistrado admitió los requerimientos acusatorios que presentaron contra Sánchez los fiscales Luis Schiappa Pietra por el crimen de Cecchini y Marisol Fabbro por el de Menna. Ambos pidieron para él, respectivamente, 20 años de prisión como autor de homicidios agravados por el uso de arma de fuego, entre otros delitos. Las partes estuvieron de acuerdo en solicitar la conformación de un tribunal pluripersonal para afrontar el un juicio oral y público previsto para este año. Los fiscales advirtieron que existen denuncias de amenazas y presiones a testigos además de a la propia víctima de un intento homicida.

   Uno de los planteos acusatorios de ese día fue presentado por la fiscal Fabbro por el crimen de Walter Daniel Menna, un joven de 27 años. La madrugada del 2 de octubre de 2016 salía del boliche Bonita, en Mitre y Montevideo, cuando pasó frente a él un auto Ford Focus blanco y el que iba como acompañante lo atacó a tiros. Un proyectil impactó en el cráneo de Menna y otro balazo alcanzó a su amigo Geremías M., de 36 años, quien caminaba junto a él y fue herido en la mandíbula. La fiscal acusó a Sánchez como autor de homicidio agravado, lesiones graves y portación de arma de guerra.

El tirador

El auto blanco con vidrios polarizados, según los testigos, no tenía patente visible. Dos días más tarde apareció quemado y abandonado en la zona de Lola Mora e Hipócrates. Al solicitar condena para Pocha mencionó varios testimonios del entorno de la víctima que lo señalan como el tirador. Estas personas contaron que Pocha y su grupo culpaban a Menna de haber "entregado" a un amigo, Iván García, de 21 años, a quien mataron a balazos en Isola al 300 bis la madruga del 21 de julio de 2016. Por este motivo, sus padres habían sido amenazados varias veces.

   La novia de Menna reveló que esa noche Walter tuvo una discusión con "Pocha" al salir del baño. "Nosotros caminábamos por Mitre. Cuando llegamos a la chata veo que se acerca un auto blanco y siento un solo disparo. Pensé que nos iban a matar a todos pero no recuerdo más nada. Me quedé congelada", dijo.

Venganza por Facebook

Un vecino del Fonavi de Sánchez de Thompson y Grandoli que declaró como testigo de identidad reservada añadió que manejaba el auto un adolescente de 17 años al que dicen "Peladito", quien la noche posterior al crimen había posteado en su muro de Facebook "vengando la muerte de mi amigo". "Me dijo la novia del Pelado que habían matado al pibe del boliche porque éste lo había entregado a Iván para que lo maten", agregó.

   "El Pocha siempre tiene un arma calibre 9 milímetros encima. Supongo que es el que disparaba porque tiene muy buena puntería. Los dos son soldados de Ungaro". El padre de la víctima mencionó a los mismos jóvenes como quienes mataron a su hijo. "El motivo es que él no se reúne con ellos para hacerles la guerra a los Caminos", aportó el hombre, quien tuvo que abandonar su casa tras recibir varias amenazas.

   "Ellos siempre andaban en un Ford Focus que era robado. Lo habrán tenido unas dos semanas y después lo incendiaron", agregó un amigo de los primos Nicolás y Franco Carballo, asesinados en noviembre de ese año con la misma arma usada para matar a Menna, aunque Sánchez no está implicado en esas muertes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});