Policiales

Piden 20 años de cárcel para el acusado de un crimen

Desde ayer Carlos Javier C. es juzgado por el asesinato de Milton Vecchiarello, baleado en la cabeza tras una fiesta familiar en el barrio Tío Rolo en 2015.

Viernes 28 de Junio de 2019

Cuando mataron a Milton Leandro Vechiarello, un pibe de 17 años que recibió un disparo en la cabeza a la salida de una fiesta en abril de 2015 en el barrio Tío Rolo, comenzó a circular el apodo de un muchacho como principal sospechoso del crimen cuya motivación pareció estar atada a viejas rencillas barriales. Ese joven, identificado como Carlos Javier G. y apodado "Damas gratis", está sentado desde ayer en el banquillo de los acusados en un juicio oral y público donde se intenta establecer su responsabilidad en el hecho.

En su alegato inicial, la Fiscalía solicitó que se lo condene a 20 años de prisión por homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, portación ilegítima de arma de guerra y robo calificado. Sin embargo, para la defensa no hay testigos que lo señalen y solicitó la absolución por el beneficio de la duda.

El crimen de Vecchiarello empezó a ventilarse ante el tribunal integrado por los jueces Mariano Aliau, María Isabel Más Varela y Silvia Castelli en una sala del Centro de Justicia Penal en la cual entre el público había al menos ocho familiares del acusado, en contraste con el abuelo y la madre de la víctima, sentados en otro extremo del salón luego de declarar como testigos.

Al finalizar una fiesta

En su alegato inicial, la fiscal Marisol Fabbro sintetizó el hecho ocurrido a las 5 de la mañana del 5 de abril de 2015 "cuando el acusado, de 24 años, se presentó en Pasaje 2106 al 7804 donde había una fiesta". Y al advertir la presencia de la víctima "extrajo un arma calibre 9 milímetros y le disparó en varias oportunidades".

"El disparo que le ocasionó la muerte a Milton fue el que Carlos Javier G. le dio en la cabeza, sin mediar advertencia alguna, a quemarropa, para luego retirarse en la moto marca Wave color bordó propiedad de la víctima", sostuvo la fiscal.

La funcionaria puntualizó que esa mecánica iba a ser descripta por Brian V., un amigo de Milton que estaba con él al momento del crimen y resultó herido por disparos efectuados por otro tirador que no está acusado en este expediente. En ese sentido Fabbro expuso que iba a sostener su idea del caso con las declaraciones de Alan y Hugo Vechiarello, hermano y abuelo de Milton respectivamente. "Son testigos de oídas que señalan a Carlos G. como responsable del homicidio. Darán cuenta del momento y contexto en el cual tomaron conocimiento de ese señalamiento", recalcó al Tribunal.

Allanamientos

Luego repasó como preponderantes una serie de allanamientos que se realizaron en el marco de otras causas, en uno de los cuales cayó detenido el apodado "Damas Gratis" dos años después del hecho. La fiscal solicitó al Tribunal que preste atención a dos de esos procedimientos. "Uno es en pasaje Medina al 6900 sin número donde se apresó al imputado el 11 de abril del 2017".

Luego recordó que a partir de los datos recabados, ya se lo había ido a buscar el 9 de abril de 2015, pero no lo encontraron. El segundo operativo sumó una prueba que puede resultar preponderante si se sostiene a lo largo del debate.

El 14 de junio de 2017 la policía volvió a ese domicilio y realizó una requisa ordenada por el fiscal Adrián Spelta, que buscaba por otros delitos a un tío del acusado. Allí se encontró una nota que vincula a Carlos Javier G. con el asesinato. Según fuentes cercanas a la investigación, en esa esquela el joven le sugiere a su tío sobornar al principal testigo del hecho para que no lo incrimine.

La fiscal cerró su exposición con la solicitud de una condena a 20 años de prisión por considerar a Carlos G. penalmente responsable del delito de homicidio simple, agravado por el uso de arma de fuego, portación ilegítima de arma de guerra, robo calificado por el uso de arma de fuego apta para el disparo, en concurso real.

Pedido de absolución

Luego fue el turno de la defensora Julia Fantín, quien rechazó de plano el señalamiento contra su cliente. "No podemos negar que existió un hecho reprochable, como es la muerte de un joven, pero esta defensa cree firmemente en la inocencia de Carlos G., que no disparó contra la humanidad de Vechiarello" remarcó.

"La Fiscalía no tiene pruebas que afirmen lo contrario. Pido al tribunal que preste atención cuando pasen por esta sala una veintena de testigos, no va a encontrar ni uno que lo haya visto en el lugar del hecho. Ningún testigo vio lo que pasó. Ni siquiera el testigo estrella de la Fiscalía vio dispararle a Milton. Es inocente y se va a demostrar en el juicio", y solicitó que se lo absuelva de culpa y cargo.

Tras la declaración de Hugo Vechiarello, abuelo de Milton, y Marcela Elizabet, la mamá del chico asesinado (ver aparte), testificaron los dos policías que primero llegaron a la escena del crimen (coincidieron en que ninguna de las personas que estaba en el lugar aportó datos sobre lo ocurrido) y dos efectivos de la comisaría 33ª.

Por ultimo declaró una agente de esa comisaría que reside en Tío Rolo, quien escucho versiones de vecinos que le aportaron el apodo de "Damas Gratis" como sospechoso del crimen. Entonces lo atestiguó ante la Policía de Investigaciones (PDI).

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario