Policiales

Perito informático denunció una nueva amenaza

Martes 22 de Enero de 2008

Un perito de la Unidad Regional II (UR II) que trabaja en la causa abierta por extorsión y robo a ocho integrantes de la Patrulla Urbana denunció haber recibido la segunda intimidación en menos de una semana. Esta vez le enviaron una esquela confeccionada como un collage de letras en la que rezaba: “Hay una para cada uno”, y en la parte posterior del papel habían pegado con cinta adhesiva la ojiva de una bala calibre 9 milímetros.
  La nueva amenaza trascendió ayer pero ocurrió el domingo y se suma a la que se produjo el jueves de la semana pasada. El policía trabaja en la Sección Informática de la UR II. La primera intimidación llegó luego de ser designado para trabajar en el tema de la amenaza telefónica que sufrió el canciller del Consulado de España, Gerardo Hernández, que quedó registrada en el celular del funcionario.

Al canciller. “Buchón, buchón, vas a terminar en una zanja”, le advirtió una voz de hombre forzada, como descargando una broma pesada. Hernández fue blanco de la amenaza porque fue quien asesoró al turista español y a su primo argentino para que realizaran una denuncia en la fiscalía de turno tras ser extorsionados por policías de la Patrulla de Caminos. A partir de esa novedad, el técnico de la UR II comenzó a trabajar sobre el teléfono del canciller.
  Así se estableció que la comunicación al móvil habría partido de un teléfono público callejero con la característica 435 ubicado en inmediaciones de la terminal de ómnibus.
  Al día siguiente, el técnico tuvo novedades. “Dejate de joder o tus hijos van a terminar en una zanja con el cónsul”, le escribieron en un papel que dejaron apretado en el limpiaparabrisas de su auto. Esa denuncia, como anticipó este diario el domingo, llegó al día siguiente al despacho de la jueza Cosgaya, a cargo de la causa principal.
  
Una ojiva de regalo. Pero el técnico volvió a recibir una apretada. Por debajo de la puerta de la casa de un familiar le pasaron una nota armada con letras sueltas que dice: “Hay una para cada uno”. En el reverso del papel, pegada con cinta adhesiva, estaba la punta de una bala 9 milímetros. Esta nueva intimidación fue denunciada en el cuartel de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y motivó la apertura de una nueva causa judicial.
   La Capital contactó al perito, Gustavo Rex, quien prefirió no hacer declaraciones “porque hay secreto de sumario”, pero remarcó: “No pienso apartarme de la causa, salvo que me lo pida la jueza”. Después cortó la comunicación con este medio.l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario