balazos

Pedirán 20 años por una tentativa de homicidio que causó daños irreparables a un policía

El hecho que se juzga fue en el marco de un intento de robo perpetrado en 2018, en la zona norte de Rosario, donde la víctima sufrió tres balazos. La fiscal Valeria Haurigot pide una condena ejemplificadora.

Domingo 28 de Junio de 2020

El próximo miércoles comenzará un juicio oral en el que un acusado será juzgado por una tentativa de homicidio por un hecho que se produjo en 2018. David C. deberá comparecer ante la Justicia por haberle dado tres tiros a un policía durante un intento de robo. Por este hecho, la fiscalía solicitará una condena de 20 años de prisión efectiva.

El hecho por el que será juzgado el acusado tuvo lugar el 17 de junio de 2018 en las inmediaciones de Bensuley y Húsares, en la zona norte de la ciudad. Alrededor de las 19 dos personas que se trasladaban a pie fueron interceptadas por dos delincuentes en moto. Uno de ellos bajó del vehículo para robar y ante la resistencia a entregar las pertenencia le efectuó tres balazos por la espalda a Pablo Murray, quien sobrevivió al ataque pero sufrió secuelas físicas muy graves.

Tras el brutal episodio los atacantes pudieron huir sin ser detenidos. Pero el amigo de la víctima logró identificar a la persona que realizó los disparos. Gracias a que el agresor cuenta con un aspecto físico particular, pudo llegar a su identidad y conseguir imágenes suyas a través de la red social Facebook.

Ese aporte y una intensa investigación derivó en la detención del acusado que, antes del ataque a balazos, ya había cumplido con dos condenas por distintos delitos.

Por este episodio comenzará el próximo miércoles el juicio oral. Se llegó al mismo luego de que la fiscal Valeria Haurigot desestimara resolver el caso mediante un juicio abreviado. Los argumentos son las secuelas que le quedaron a la víctima, quien tiene serios problemas de movilidad serios, imposibilidad de concebir y padece dolores físicos tan fuertes que tienen que administrarle metadona a diario.

La fiscal sostiene que por el tipo de agresión consumada y sus consecuencias el caso tiene un interés público que amerita su exposición en un juicio oral y público.

La vida de Murray no volvió a ser la misma. Además de no poder continuar con sus hábitos y prácticas habituales, tampoco pudo cumplir con un traslado como administrativo de la policía porque no puede estar sentado demasiado tiempo debido a que aún tiene una bala alojada en la médula y cualquier mal movimiento le puede causar un daño irreparable.

La víctima, es del escalafón administrativo de la fuerza y no tiene portación de arma, tampoco cuenta con ningún tipo ayuda del Estado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS