Policiales

Pasó más de un año detenido por un crimen y lo sueltan por falta de pruebas

Es un hombre de la comunidad toba que se levanta en inmediaciones de Rouillón y Maradona, de 21 años, que estaba detenido acusado de matar a un vecino en enero de 2013.

Miércoles 12 de Noviembre de 2014

La Cámara Penal de Rosario revocó el procesamiento y ordenó la inmediata libertad de un miembro de la comunidad toba de Roullión y Maradona que estuvo detenido más de un año como sospechoso del homicidio de un vecino paraguayo ocurrido el 1º de enero de 2013 en medio una feroz pelea por disputas territoriales y conflictos derivados del complejo entramado social de la zona.

Vicente Vallejos, un ciudadano paraguayo de 29 años, fue asesinado en medio de una pelea entre bandas antagónicas, algunos de cuyos integrantes se identifican con agrupaciones que desde hace años buscan ganar adeptos y territorio en una zona habitada por nativos chaqueños de la comunidad Qom e inmigrantes del Paraguay. En ese marco, cada tanto se desatan sangrientos conflictos como el ocurrido el 1º de enero de 2013 a la 7.30.

Según reconstrucción del hecho, ese día se desencadenó una trifulca por motivos no del todo claras en la que participaron varias personas. Vallejos y cuatro amigos se enfrentaron con unos "veinte muchachos armados que tiraban a matar", dijo entonces a este diario uno de los participantes.

La víctima y sus acompañantes habían estado festejando el año nuevo en una vivienda de pasaje 1813 al 6000. "Ellos estaban ahí, vino un muchacho que les pidió un trago y les dijo que fueran hasta Maradona y Rouillón. Y cuando mi hermano llegó, aparecieron estos pibes", aportó Ester, hermana de Vallejos.

Lo cierto es que en el tumulto repiquetearon balazos, aparentemente de una pistola calibre 32, uno de los cuales hirió de muerte a Vallejos en el pecho. Dos menores de edad recibieron balazos en las piernas y otro hombre sufrió heridas de machete en la cara y el cuello.

La investigación del caso recayó en el juzgado de Instrucción Nº 15, donde a mediados de 2013 se logró la detención de Carlos Martín V., un joven nacido hace 21 años en Roque Sáenz Peña, Chaco. Los testimonios de los familiares de la víctima, tomados como casi exclusivo elemento de prueba para acreditar la autoría, lo ubicaban en la escena del crimen y como autor de los disparos.

Con esas pruebas la jueza Patricia Bilotta indagó al detenido, luego lo procesó por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y ordenó su prisión preventiva.

Revisión. Ayer, en una audiencia oral y pública presidida por el juez de Cámara Penal Adolfo Prunotto, los defensores del acusado, Rodrigo Mazzuchini y José Ferrara, pidieron la revisión de la detención, instancia en la que además plantearon reparos al procesamiento.

Consideraron que la determinación de la jueza de primera instancia se basó "únicamente en la versión de los familiares de la víctima, a través de la cual se llegó a una apariencia de responsabilidad, pero no al grado de sospecha suficiente que requiere un procesamiento", remarcaron los letrados.

"Ubicamos el lugar del homicidio en un mapa y contextualizamos la situación social. Quedó demostrado con testigos que nuestro cliente no se encontraba allí en ese momento, sino en la casa de una hermana. Además, se puso en evidencia que las personas que aportaron su relato como testigos presenciales, en realidad vivían a siete cuadras de donde ocurrió el hecho, por lo cual esos testimonios presenta fisuras", coincidieron Mazzuchini y Ferrara ayer tras la audiencia.

En tanto, el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini rechazó ese planteo. Avaló los dichos de la testigo del crimen y planteó que se sostenga la decisión de Bilotta por la pena en expectativa y porque el acusado estuvo prófugo varios días.

No obstante, el Prunotto dictó una resolución que alivió la situación del imputado. Directamente revocó el procesamiento y la prisión preventiva dictada contra Carlos Martín V. por el delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego (la cual no fue hallada), y disponer su inmediata libertad "por no existir mérito suficiente al respecto".

El imputado seguirá vinculado a la causa pero en libertad. En el juzgado de Instrucción se revisarán las pruebas, se podrán incorporar otras a pedido de las fiscalía y la defensa hasta que se logre probar la autoría material del homicidio de Vicente Vallejos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario