Policiales

Pasan a los tiros en una moto y dos mujeres resultan heridas, una grave

Un demencial ataque se registró la noche del jueves en Tablada. Si bien se ignoran los motivos, los vecinos dicen que todos los días hay tiroteos.

Sábado 24 de Agosto de 2019

"La U", un lugar icónico en el mundo de la narcocriminalidad de Tablada, volvió a estremecerse con la descarga de plomo a mansalva desde una moto contra todo lo que se moviera en una cuadra. El demencial ataque ocurrió el jueves poco antes de las 21 en Doctor Riva entre Necochea y Patricias Argentinas, y dos mujeres resultaron heridas. Una de las víctimas, de 38 años y embarazada de cinco meses, continuaba al cierre de esta edición internada en estado delicado y con pronóstico reservado.

"Se escucharon una banda de tiros. Calcule dos cargadores", estimó una vecina entre 25 y 30 disparos. A metros de la escena de la balacera hay una cámara de videovigilancia pública que tal vez aporte información sobre los agresores y el motivo de la balacera, por ahora materia de investigación.

Cinco manzanas

La zona conocida en Tablada como "cordón Ayacucho" o "La U" abarca cinco manzanas de terrenos fiscales comprendidos entre Ayacucho, Patricias Argentinas (prolongación de Colón), Doctor Riva y Uriburu.

La U es un territorio descripto hasta el hartazgo en las últimas dos décadas. Primero por las disputas entre las bandas "de Ameghino" y "de Centeno". Y progresivamente por las batallas entre transeros por conquistar territorio y clientela que han tapizado con mortajas las calles de ese sector de Tablada. Un sector que, según confiaron los pocos vecinos que aceptan conversar con un periodista del medio que sea, se consolidó como un lugar donde comprar droga. Ya no en los quioscos sino en puntos de delivery en veredas y esquinas.

En la zona suelen escucharse varios nombres como el de "Ulises". También "Vanesa" y "Estefanía" quienes manejarían la venta de "Gordo Baby", tal como se conoce a un transero del que no se escuchaba desde varios años. Pero a partir de la caída en desgracia, días atrás, de "La Gringa" Ramona Elvira A., detenida y apuntada como gerenta callejera de los negocios del detenido René "Brujo" Ungaro, viejos apodos volvieron a sonar en esas cauadras. Por ejemplo "Mimicha", una transera de Chacabuco y Centeno que podría verse beneficiada con el mapa que deja la caída de La Gringa.

"Nada nuevo"

"Esto es así: para qué te voy a contar, me arriesgo al pedo y ustedes se van. La cana sigue con el arreglo, las motos sin patentes siguen pasando y los pendejos enfierrados juegan a ser Dios a los balazos. La cosa es sencilla: te tocó o no te tocó. Tiros hay todas las noches", reflexionó un vecino.

Los pocos que dialogaron con este medio contaron que alrededor de las 21 del jueves el rugido de los motores de dos motos —aunque para los investigadores habría sido sólo una, de color bordó— ingresaron a La U desde Doctor Riva y a poco en ingresar a Patricias Argentinas, a esa altura al 3900, comenzaron a disparar a mansalva hacia todo lo que se moviera.

Dos mujeres quedaron en la línea de fuego. Lucila Narella C., de 22 años, recibió un impacto en la pierna izquierda. Y Andrea Paola M., de 38 y embarazada de cinco meses, tres heridas en tórax, fractura de brazo y pierna derecha.

"Fue impresionante como entraron. Nada nuevo, porque cuando cae la noche por este barrio empiezan a pasar las motos sin patente con pendejitos que por ahí te pegan un corchazo. Y anoche no fue nada en relación al miércoles a la noche, que una moto corrió a un pibito a tiros limpios. Igual anoche fueron muchos disparos y estas dos mujeres que hirieron no andan en nada, son gente de laburo", explicó un vecino, y apuntó que "el marido de Lucila labura en una química y el de Andrea en un supermercado de los grandes". Sin embargo, fuentes policiales indicaron que ambas víctimas tienen anotaciones policiales menores.

Así como comenzaron, las detonaciones cesaron y dejaron gritos de dolor y pedidos de auxilio. A Lucila la trasladaron en un móvil de trasladada por un móvil de la Policía de Acción Táctica (PAT) al Hospital Roque Sáenz Peña, donde quedó internada. Andrea fue llevada por un hermano en su auto particular al hospital Provincial, donde le diagnosticaron heridas en el tórax, con perforación de pulmón, fractura en brazo derecho y pierna derecha. Quedó internada grave en observación.

Los vecinos indicaron que en Ivanowski y Colón suele estar apostado un móvil de la Policía de Acción Táctica (PAT). En el barrio los comentarios oscilaban entre un posible vacío de poder por la caída de La Gringa y un incidente que un pariente de Andrea M. que mantuvo con un vecino que estuvo relacionado con el Brujo Ungaro en el marco de un conflicto originado en 2017.

Tres en un mes

En el último mes tres balaceras importantes se registraron en las inmediaciones de La U. La tarde del martes 6 de agosto dispararon desde una moto Honda Tornado blanca contra el portón negro de una vivienda en Necochea y Biedma. Peritos de la Policía de Investigaciones (PDI) recolectaron 13 vainas servidas. Horas más tarde, la madrugada del 7 de agosto, las detonaciones se mudaron hacia un pasillo de Ayacucho al 4000. Los vecinos volvieron a ver una moto blanca desde la que partieron disparos contra el frente de una vivienda. No hubo heridos.

El martes pasado un hombre de 43 años denunció que el frente de su casa de barrio Tablada fue baleado por personas que le dejaron una amenaza por escrito. "Fabián, esto es sencillo: para que sigas viviendo tranquilo tener que pagar $1.000.000. Sabemos todos tus movimientos, en que andás y las cosas que hacés. Tu familia va a seguir en paz si aportás con la mafia o si no de a poco iremos matando a tu familia, empezando por tu yerno, si aportas para la mafia nadie más te va a molestar". La nota terminaba con un número telefónico para que se comunicara. El dueño de casa dijo no llamarse Fabián y no tener familiares con ese nombre.

La investigación de la balacera del jueves quedó en manos del fiscal de Flagrancia Sebastián Narvaja, quien comisionó a efectivos de PDI para que trabajaran en territorio. Desde el área de prensa de Fiscalía se precisó que en la escena de la balacera se secuestraron vainas servidas calibre 9 milímetros y que, tras estos primeros pasos, el expediente pasará a la unidad de Investigación y Juicio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS