Policiales

Para su hijo, a Beroiz lo mató "alquien que necesitaba desplazarlo"

El hijo del asesinado tesorero  del sindicato camionero, Abel Beroiz, dijo estar convencido de que  la muerte de su padre fue promovida por un dirigente gremial que  “necesitaba desplazarlo por algún interés puntual”.

Domingo 16 de Marzo de 2008

Buenos Aires- El hijo del asesinado tesorero  del sindicato camionero, Abel Beroiz, dijo estar convencido de que  la muerte de su padre fue promovida por un dirigente gremial que  “necesitaba desplazarlo por algún interés puntual”.

Abel Beroiz (h) desconoció cualquier conexión del hecho con  alguna posible interna del sindicato de camioneros a nivel nacional  y se mostró agradecido con Hugo Moyano, titular del gremio y de la  CGT, con quien afirmó tener “un trato fluido” y habló en tres  oportunidades desde el asesinato.

“Que (el crimen) está vinculado con la actividad gremial de mi  padre es seguro. Es el móvil y el único motivo que justifica lo  sucedido”, señaló en una entrevista que hoy publica el diario  Clarín.

El abogado, quien es apoderado de la Federación Nacional de  Camionero y del sindicato santafesino, sostuvo que no duda que el  crimen se produjo “por su actividad gremial” y estuvo a cargo de  “alguien al que se le habrá cruzado por la cabeza que necesitaba  desplazarlo por algún interés puntual”.

Su padre, de 71 años, se desempeñaba al momento como  secretario general del Sindicato de Camioneros rosarino y tesorero de la  Federación nacional del gremio que conduce el jefe de la CGT, Hugo  Moyano.

El homicidio de Beroiz fue perpetrado el martes 27 de  noviembre, a las 6.45, cuando el sindicalista ingresó al segundo subsuelo  de la cochera del Automóvil Club Argentino (ACA) en el centro de  Rosario.

El sindicalista fue atacado por dos hombres, con los que  discutió hasta que le dispararon tres tiros en el tórax y  le aplicaron varias cuchilladas, tras lo cual murió al día  siguiente en el hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

El hijo del dirigente ejecutado opinó que “tiene cierta  lógica” el testimonio brindado por el autor confeso de los disparos,  Raúl Flores, quien afirmó haber sido contratado por “un hombre alto y  pelado”, que luego participó del sepelio de su padre.
Afirmó que “las versiones de las diferencias gremiales fueron  periodísticas” y manifestó que “no hay elementos en la causa en  los que surja” esa posibilidad.

Añadió que el gremio “ha tenido una expansión importante en  los últimos cuatro años en Santa Fe, tanto en la cantidad de  afiliados como en patrimonio”, por lo que dedujo que “alguien debe haber  creído que por otros mecanismo podrían quedarse o apropiarse del  gremio”.

Sobre la posible vinculación del sucesor de su padre en el  gremio de Santa Fe, Raúl Luna, con el suceso, dijo: “No puedo decir  nada. Lo único que puedo decir es que pidió una licencia por  razones personales y la comisión directiva se la otorgó”. (DyN) 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario