Policiales

Para los defensores de "Los cerrajeros" no hay pruebas

Así lo sostuvieron tres de los abogados que patrocinan a los integrantes de la banda a la que le achacan al menos 15 atracos violentos

Jueves 02 de Mayo de 2019

Frente a una acusación que tildaron de genérica, los defensores de los siete acusados de integrar "La banda de los cerrajeros" plantearon que no se demostró el rol concreto de los implicados en 15 asaltos. Los abogados señalaron que no existen pruebas firmes para imputarlos, cuestionaron la figura de asociación ilícita y tildaron de "exorbitantes y desmesuradas" las penas requeridas. Así, con argumentos coincidentes, reclamaron absoluciones para quienes llevan tres años en prisión.

El defensor público Francisco Broglia realizó el alegato más extenso en favor de cinco acusados: el rosarino Claudio Cereijo, su hijo Nicolás, Eugenio "Ketu" Sala y los bonaerenses Marcos Favero y Juan Alberto Vallejos Figueroa, también sindicado como jefe y con un pedido de 35 años de cárcel.

En su principal argumento, el defensor reprochó a la Fiscalía haber realizado una atribución genérica de los hechos. Frente a eso, se aplicó a desmenuzar cada caso. Así, señaló que la cantidad de ladrones que ingresaban en los domicilios era inferior al número de acusados de intervenir en esos asaltos. Y consideró que no está demostrado qué parte del grupo se quedaba afuera.

Un grupo de amigos

"La Fiscalía dijo que conformaban una asociación ilícita y entonces si uno estaba en un hecho, todos los demás participaban. Pero no pudo probarlo. Trajo pruebas de que se juntaban a jugar al fútbol. Eso no es una estructura para cometer delitos sino un grupo de amigos", señaló el defensor. "Se imputó indiscriminadamente por una sospecha", añadió.

Además cuestionó el monto de las penas requeridas. "Son inhumanas, extraordinarias, desproporcionadas", remarcó. "Los hechos impactaron en las personas pero no hubo lesionados graves ni muertos y se reclaman penas a perpetuidad", dijo Broglia, quien consideró "insuficiente" la prueba analizada en el juicio: "La policía les puso el nombre de «Los cerrajeros» para generar un impacto político y mediático. Pero el globo se fue desinflando y en el juicio no se acreditó la magnitud planteada por la Fiscalía".

Broglia señaló que la investigación estuvo marcada por la necesidad de arribar a resultados pero no demostró sus hipótesis y reclamó la absolución de sus defendidos por la figura de absolución ilícita.

José Nanni, en tanto, es defensor de Pablo Sebastián Saavedra, acusado de haber sido el "cerrajero" de la banda. Es decir, quien se ocupaba de abrir las puertas. Para el abogado, "la fiscal no probó que haya estado en ninguno de los hechos. No hay ninguna prueba física que lo sitúe".

"Hubo nueve reconocimientos y dos por fotos, nunca lo señalaron. No hay escuchas, ni mensajes de texto, ni WhatsApp. Nunca lo allanaron y la pericia antropométrica sobre las filmaciones exteriores de dos casas asaltadas dio negativa", enumeró el profesional, que pidió la absolución para este hombre sobre quien pesa un pedido de 28 años de prisión.

Llamada desde prisión

El grupo fue detenido en julio de 2016 y dos meses después fue localizado el séptimo acusado, Néstor Daniel Giménez. Se detectó que estaba preso en una cárcel bonaerense y está imputado como miembro de la organización y partícipe en los siete primeros asaltos. En agosto de 2016 quedó detenido en una causa por drogas y su teléfono fue intervenido estando preso. Para la Fiscalía, era quien amedrentaba a las víctimas con un cuchillo o una plancha caliente.

En respuesta, el abogado Fausto Yrure dijo que en los siete asaltos que le enrostran hubo 19 víctimas que dijeron estar en condiciones de reconocer a los autores y sin embargo no se realizaron ruedas de reconocimiento respecto de Vallejos. Lo imputaron por filmaciones de cinco de esos hechos, cuando esto "no prueba el integrar una asociación ilícita con fines criminales". Tres de esas filmaciones fueron peritadas. Según el abogado, las imágenes fueron consideradas de "mala calidad" y sólo una detectó una "aproximación de rasgos faciales parecidos a Giménez. Así no se prueba un robo".

Por último cuestionó una escucha telefónica en la que Vallejos charla con otra persona desde su celda. Hablan sobre la caída del resto de la banda y al final de la conversación dice, entre risas, "el loco de la plancha era yo". "Es una conversación que dura once minutos. Hablaron todo el tiempo en broma y esa frase aparece en el últimos quince segundos", indicó. "De los siete hechos que le imputan, sólo en uno hubo una víctima que dijo ser amenazada y quemada por una plancha. En otros cuatro hechos en los que no está acusado se usaron planchas. No se puede tomar por cierto lo que se dice en esa comunicación", planteó. Pidió que sea absuelto o se lo condene a la pena mínima en el único hecho al que lo vincula la pericia facial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});