Policiales

Otro hermano de Bassi fue asesinado a metros de la remisería

Maximiliano, de 34 años, fue atacado a metros de la remisería donde mataron a Leonardo Bassi.

Jueves 13 de Febrero de 2014

La mecánica, no por ser conocida, deja de ser letal. Al filo de la medianoche del martes dos hombres en una moto pasaron por delante de Maximiliano Gerardo Bassi, uno de los hermanos de "Pollo", y le dispararon al menos seis veces con una pistola calibre 9 milímetros a metros de la remisería de la familia, de 20 de junio y Chile, en Villa Gobernador Gálvez. Dos de esos plomos perforaron el abdomen del muchacho. Luis, su padre, lo trasladó en su camioneta al hospital Anselmo Gamen adonde llegó en estado desesperante. "Se me muere mi hijo", fue el grito que escucharon todos los que estaban en la guardia. Al reconocer a Luis Bassi la sala quedó desierta. Con su vida pendiendo de un hilo, Maximiliano, de 34 años, fue trasladado en ambulancia al hospital Provincial de Rosario, donde murió a poco de ingresar.

Hace una semana el juez de Instrucción Alejandro Negroni había procesado a Maximiliano y a su hermano Luis Orlando "Pollo" Bassi como "probables coautores del delito de amenazas calificadas por el uso de armas". Fue por uno de los ataques previos de los que fuera víctima Juan Pablo Colasso, asesinado el 16 de noviembre de 2012 en Bordabehere al 1400 de Villa Gobernador Gálvez.

Mismo lugar y familia. Maximiliano es el segundo hijo de la familia Bassi que muere asesinado a tiros en los últimos 44 días. La tarde del 31 de diciembre pasado Leonardo Bassi, de 36 años, fue baleado en el salón de la remisería "Cinco Estrellas" por un muchacho que, tras ejecutarlo con una pistola calibre 9 milímetros y herir a un remisero que estaba en espera, huyó sin robar nada en una moto que lo aguardaba. El sicario había entrado pidiendo un remís para ir al cementerio.

Los asesinados son hermanos de Pollo Bassi, el ex barrabrava de Newell's detenido y acusado de ser el instigador del crimen de Claudio "Pájaro" Cantero, ocurrido el 26 de mayo último, lo que colocó en la agenda de los medios nacionales el tema de la violencia vinculada a la narcocriminalidad en Rosario.

Ola de sangre. El martes al filo de la medianoche, a metros de la remisería familiar y por calle Chile, Maximiliano Bassi reparaba un camión Iveco blanco que hace varios días está en el lugar. Un vecino indicó que al camión solían arreglarlo tanto Maximiliano como su hermano Marcelo, el mayor de los seis descendientes. Cerca de las 23.55 una moto con dos ocupantes que circulaba por calle Chile pasó por la remisería. El acompañante abrió fuego y acertó al menos dos veces en el abdomen de la víctima. Luego la moto dobló a la izquierda por 20 de Junio y se perdió en la noche. Las detonaciones alertaron a los remiseros que estaban en el lugar y Luis, el padre de Maximiliano, lo cargó en su camioneta para llevarlo al hospital.

Maximiliano llegó en estado desesperante a la guardia, donde lo estabilizaron, lo cargaron en la ambulancia y lo derivaron al hospital Provincial de Rosario, donde murió a poco de llegar. Mientras tanto, al lugar del crimen fueron arribando efectivos de la sección Homicidios y tres fiscales de la unidad de homicidios. Ellos debieron trabajar en una escena que no pudo ser preservada bajo la ira y el asedio de parientes de la víctima y de una decena de ásperos remiseros que estaban allí. Uno de ellos entregó en mano al fiscal Miguel Moreno seis vainas servidas calibre 9 milímetros que recogió del lugar en el que fue baleado Bassi.

"Tenemos un abanico interesante de motivaciones que pudo tener este asesinato. Siendo esta familia blanco de ataques y de investigaciones judiciales, y analizando los antecedentes en los que están involucrados, vamos a poder hacer análisis", sostuvo ayer el integrante de la flamante unidad fiscal especializada en homicidios.

Es decir que habrá que analizar como posibles disparadores de hipótesis investigativas todos los problemas no resueltos que tuvieron a la familia Bassi, y fundamentalmente a Pollo, como víctima o supuestos victimarios en los últimos años. Pollo Bassi se ganó un espacio en las crónicas policiales a mediados de 2010, primero pugnando por un lugar en el paravalanchas leproso y posteriormente como principal sospechoso de idear el asesinato de Claudio Pájaro Cantero. Ese crimen lo puso en la mira de la banda más brutal de Rosario y tiñó con aroma de vendetta los crímenes de sus dos hermanos.

La única hipótesis que quedó descartada en el crimen de Maximiliano Bassi fue la del robo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS