Policiales

Ordenan reducir el número de presos en la cárcel de Piñero

Lo dispuso un juez y la provincia tiene 120 días para reubicar unos 400 internos. El problema se agrava por la presencia de presos federales

Sábado 06 de Julio de 2019

Un juez penal de primera instancia ordenó a la provincia que en el término de 120 días realice los trámites pertinentes para que la cárcel de Piñero reduzca su población a 1.448 internos y se arbitren "los medios para la reubicación y/o traslados de los internos hoy alojados allí sin perjuicio de continuar con las medidas adoptadas en pos de incorporar nuevas plazas a la brevedad conforme al plan de obras" explicitado por el Servicio Penitenciario santafesino.

La medida fue fechada el jueves y redactada en 18 carillas por el juez Gustavo Pérez de Urrechu en respuesta a un hábeas corpus correctivo y colectivo presentado por la titular del Servicio Público de la Defensa Penal, Jaquelina Balangione, y su par de Rosario, Gustavo Franceschetti, en septiembre de 2018, cuando denunciaron el incumplimiento de sentencias anteriores que fijaban el cupo de presos a ser alojados en esa penitenciaría del Gran Rosario.

Entre las otras medidas adoptadas por el magistrado en la misma resolución, se ordena la prohibición del ingreso de presos federales a la misma cárcel por encima del número fijado (de 50 internos); recomendar al Estado nacional que proceda al traslado de los reclusos federales a cárceles de su jurisdicción; y sugerir que se establezca un régimen de monitoreo y seguimiento en la provincia que coordine las acciones e iniciativas para la adecuada atención de la situación carclearia.

El planteo original

La resolución judicial se remite a un conflicto iniciado años atrás pero denunciado el año pasado cuando la Defensa Pública presentó el hábeas corpus en resguardo de los presos hacinados en Piñero. Entonces se estableció una mesa de diálogo de la que participaron además del Servicio Público de la Defensa, el Servicio Penitenciario y la Fiscalía. Sin embargo nunca hubo un acuerdo de fondo y el 29 de mayo, ante el juez Pérez de Urrechu se volvieron a plantear los problemas vigentes.

En ese marco, los defensores Gustavo Franceschetti y Marcelo Marasca sostuvieron que en la actualidad hay en Piñero 1.809 internos y que, "además de significar una superpoblación del 24 por ciento, no se ampliaron los cupos laborales ni las plazas escolares, todo ello a pesar de lo dispuesto por la Justicia". Y que ese reclamo, "no sólo no se cumple sino que se agrava en el tiempo".

Asimismo, los defensores remarcaron que "los presos que se encuentran a disposición de la Justicia Federal no han sido trasladados según lo acordado oportunamente entre Nación y provincia; y que, aunque se los traslade, también habrá un exceso de cupo", por lo que reclamaron que "se declare la emergencia carcelaria en la provincia".

Nuevos espacios

La respuesta en la audiencia estuvo a cargo de la representante del Servicio Pentienciario, Lucía Masneri, quien adujo que "del total de presos federales que se alojan en cárceles provinciales, un 28 por ciento corresponden a delitos cometidos en la provincia de Santa Fe"; que "durante la gestión en curso se han inaugurado casi 2 mil plazas carcelarias nuevas y que, desde 2015, se ha cumplido con todo lo pactado en las audiencias". Asimismo, remarcó que "se ha realizado la adecuación de servicios solicitada por las demandas y que todas las cárceles cuentan con ambulancias propias y 735 personas asisten a talleres de trabajo en Piñero".

Masneri también manifestó que "hay una rotación permanente de internos (ingresos y egresos) y que es muy poco probables que se mantengan dentro de los número establecidos" en los acuerdos. También expresó que en la actualidad "hay un 54 por ciento de presos condenados y un 46 por ciento bajo prisión preventiva", como así también que "se han adecuado servicios, incorporado personal y hay una política pública penitenciaria".

Analizados los descargos de las partes, el juez entendió que "hoy, Piñero vuelve a tener superpoblación luego de haber solucionado el impacto que tuvieron los traslados efectuados desde las comisarías de la Unidad Regional II". Y resaltó que eso lleva a que en la actualidad los reclusos "deben compartir un espacio reducido en el cual los roces y problemas de convivencia que se generan tienen directo impacto en las condiciones dignas de detención, con lo que la insfraestructura del establecimiento, los servicios y su efectiva utilización deban ser considerados para determinar si hay o no hacinamiento". Al respecto, el magistrado remarcó que "en celdas que fueron planificadas para una persona, hoy hay entre dos y tres internos alojados".

La Nación no cumple

En ese sentido, Pérez de Urrechu no deja pasar la observación de que "el problema de sobrepoblación y hacinamiento también deriva del incumplimiento entre la Nación y la provincia para alojar a sólo 50 presos federales, siendo que el Servicio Penitenciario santafesino alberga en sus cárceles entre 700 y 800 reclusos de ese fuero", lo que significa que se han duplicado en un año.

Siguiendo ese razonamiento, el juez manifestó que "más allá de que el número de presos federales haya superado ampliamente lo acordado entre Nación y Provincia, eso originó una deuda a razón de 1.200 pesos diarios por interno, estimando una suma de 1.200 millones anuales, un monto que podría ser aplicado a la construcción de unidades penitenciarias". Y es por eso que, tras declararse incompetente en relación a la situación de esos presos, dispuso elevar las actuaciones al Juzgado Federal en turno a fin de que continúe con el trámite del hábeas corpus en discusión no obstante recomendar "al Estado nacional que proceda al traslado de los reclusos federales desde el ámbito penitenciario provincial".

superpoblada. En Piñero entran 1.448 internos pero hay 1.809.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario