Policiales

Ordenan que siga presa una viuda negra que durmió a un jubilado para robarle

Le puso 20 pastillas de un ansiolítico en el mate. La atraparon cuando se llevaba pertenencias con su hija y su yerno. Fue en Rodríguez al 5200 el lunes al mediodía

Jueves 24 de Septiembre de 2020

Una mujer de 46 años que actuó con los recursos distintivos de una viuda negra quedó en prisión preventiva por 90 días por haberse valido de artimañas a fin de entrar a la casa de un jubilado de 75 años, en Rodríguez al 5200, con el propósito de desvalijarlo. Según la acusación, la mujer se ofreció para hacer labores domésticas. Con mucha gracia personal, pidió al propietario tomar algo con él en su casa, y terminó por colocar 20 pastillas de un ansiolítico en la pava del mate, lo que ocasionó que el dueño de casa se durmiera profundamente. La acción de los vecinos de la víctima impidió que se consumara el robo. A la mujer, a su hija y a su yerno los detuvieron cuando ya habían sacado de la vivienda muebles y electrodomésticos, los que estaban subiendo a un flete.

El episodio se produjo el mediodía del lunes, alrededor de las 12.30, cuando vecinos de Andrés Alberto R. observaron la escena que les llamó la atención: su heladera, muebles y artículos diversos estaban a punto de ser cargados para su traslado. Un vecino se acercó al fletero y le preguntó a una de las personas que cargaba una camioneta Ford F100 el nombre de la hija del dueño de casa. Luego de titubear unos minutos le respondió un nombre errado. Entonces los mismos vecinos llamaron a la mujer y se comunicaron con la policía.

La policía detuvo allí a Elba R., de 46 años, a su hija Mariana M. de 18, a su yerno Iván G de 20 y a Héctor F, de 47, quien era el dueño de la camioneta. Fue porque dos de los vecinos se habían parado delante del flete y no lo dejaron arrancar. En tanto, otros vecinos ingresaron a la casa de Andrés. “Mas que dormido lo encontraron demolido, en profunda inconsciencia”, indicó una fuente de la investigación.

El fiscal Pablo Socca imputó esta mañana a Elba R por el intento de apoderarse de los bienes de Andrés, e impuso igual acusación a su hija y a su yerno. La acusó a Elba de haber disuelto veinte pastillas de un tranquilizante, Calmatrón Lorazepam, de 2,5 miligramos en la bebida sin que el dueño de casa advirtiera esa maniobra. A los pocos minutos, cuando el jubilado se quedó profundamente dormido y en estado de inconciencia, se apoderaron “ilegítimamente de todos los muebles, electrodomésticos, dinero y demás elementos de valor del interior de la casa”.

>>Leer más: Delincuentes durmieron con clonazepam al dueño de casa pero los vecinos evitaron el robo

“Observé por la ventana que da a calle Rodriguez a tres personas que estaban sacando elementos de mi vecino. También había otro hombre que acomodaba elementos arriba de un flete. Ante eso mi marido le preguntó a esa gente que estaban haciendo y ellos responden que la hija había contratado el flete. Seguidamente consulté por Alberto y ellos me dijeron que no estaba. Ante esto mi marido los retuvo y me decía que llame a la policía. En ese momento me comunico con el 911 a quienes les comento lo sucedido y ellos se hacen presente momentos mas tarde”, dijo la testigo.

Minutos después, continuó la mujer, “mi marido me dice que Alberto estaba como dormido. Mientras sucedía todo esto mi mamá se comunica con la hija de Alberto y le comenta la situación haciéndose presente. Era la primera vez que veo a esta gente. No sé como ingresaron a la casa”, completó.

La declaración del jubilado dejó más clara la trama previa del hecho. El hombre contó que el domingo pasado cuando estaba en su casa escuchó que golpeaban la puerta. “Al salir observo a una mujer en bicicleta que se identifica como María quien me consulta si tenía algún trabajo para ofrecerle, a lo que le respondo que no ya que yo vivo solo. En ese momento esta mujer me pide que tomemos el té en el interior de mi casa, a lo cual accedo. Ella ingresa y se prepara su té, yo tomo mates los cuales los preparo yo. Cuando termina su té ella se retiró pero antes de salir me dice ‘el lunes regreso’”.

Efectivamente eso ocurrió. Se reiteró la situación y esta vez al tomar mate Alberto entró en un sueño profundo.

La acusación contra los tres fue por tentativa de robo calificado en poblado y en banda. El fiscal Soca llegó a un acuerdo por la situación del fletero y acordó su libertad con su defensa dado que este fue fundamental para explicar el incidente. La jueza Silvia Castelli dejó a la viuda negra y sus familiares en prisión preventiva por 90 días.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario