Policiales

Once años de cárcel por asesinar a un vecino por una casa

Víctor Hugo Szwec, un changarín analfabeto e indocumentado de 21 años, fue condenado ayer por el asesinato de Cristian Chazarreta.

Martes 19 de Febrero de 2019

Un joven changarín analfabeto fue condenado a once años de cárcel por el asesinato de Cristian Chazarreta ocurrido en julio de 2016 en la Zona Cero. Se trata de Víctor Hugo Szwec, de 21 años, a quien un tribunal integrado por los jueces Marcela Canavesio, Hernán Postma y Carlos Leiva sentenció ayer al término de un juicio oral por los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con portación ilegal de arma de fuego de guerra. Ayer se conoció la parte resolutiva del fallo, cuyos fundamentos serán dados a conocer en los próximos días.

Szwec comenzó a ser juzgado el lunes de la semana pasada en el Centro de Justicia Penal (CJP) de Virasoro y Mitre. En la jornada inaugural la disputa por una casa humilde en un terreno fiscal de la llamada Zona Cero de Nuevo Alberdi, en el noroeste de la ciudad, apareció como el disparador del asesinato de Chazarreta.

La discusión

Según se ventiló ante el tribunal, la víctima le había exigido al acusado unos pesos para poder conservar su rancho. Chazarreta alegaba que era suyo mientras que Szwec decía que se lo había comprado a un tal "Gordo".

En ese marco, el mediodía del 6 de julio de 2016 volvieron a discutir por la propiedad del terreno y el cartonero prometió volver. Media hora después llegó en un carro tirado por un caballo hasta una casa de Benito Alvarez y Baigorria con una pistola 9 milímetros: bajó, disparó tres veces y una más desde el carro cuando se iba.

Chazarreta murió horas más tarde en el centro de salud Alicia Moreau de Justo con dos balazos en el abdomen y en el tórax. Los vecinos identificaron al agresor por sus apodados "Walo" y "Rengo" y días más tarde fue detenido Szwec.

En ese marco la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro había pedido 18 años de cárcel para el acusado, analfabeto e indocumentado. En tanto, la defensora pública Adriana Lucero remarcó la extrema pobreza y vulnerabilidad del changarín, quien nunca fue a la escuela y contrajo tuberculosis estando preso en la cárcel.

Al respecto la defensora repasó la historia de abandono del acusado, que "jamás tuvo una entrada en una comisaría y siempre trabajó". Además sostuvo que gracias al ahorro pudo comprar un terrenito que "le quisieron arrebatar", dijo en alusión a la "historia de violencia, abuso de armas y usurpaciones" que le atribuyó a la familia de la víctima.

Luego de varias jornadas de debate en las que declararon varios testigos, el jueves pasado se realizaron los alegatos de clausura y las partes mantuvieron sus requerimientos formulados al inicio del juicio. En ese marco, la defensora además de pedir la absolución del delito de portación de arma de fuego de guerra y, en forma subsidiaria, solicitó que en caso de que se lo condenara por ese delito fuera en concurso ideal con el delito de homicidio. Además pidió que por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego la condena sea por el mínimo legal.

Finalmente, ayer se conoció el veredicto que condena a Szwec a once años. Los motivos se conocerán en los próximos días. Además los jueces no mostraron objeción en que el condenado sea alojado, como él solicitara, en la cárcel de Coronda.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});