Policiales

Once años de cárcel por asesinar a un primo

Un hombre fue condenado a once años de prisión por haber matado a su primo de una puñalada luego de que éste se negara a darle plata para comprar bebidas alcohólicas.

Lunes 09 de Septiembre de 2019

Un hombre fue condenado a once años de prisión por haber matado a su primo de una puñalada luego de que éste se negara a darle plata para comprar bebidas alcohólicas. Así terminó el juicio oral contra Matías Troncoso, de 29 años, quien fue sentenciado por un tribunal conformado por las juezas de primera instancia Mónica Lamperti, Maria Trinidad Chiabrera y Patricia Bilotta.

"Chino" Troncoso había sido acusado por el fiscal Florentino Malaponte de haber matado a su primo Edgardo "Pink Floyd" Falcón, de 19 años, cerca de las 6.30 del 10 de junio de 2017. Según los investigadores, ambos eran primos lejanos y vivían a una casa de por medio en barrio Belgrano.

La investigación estableció que el día del crimen Falcón iba a su trabajo como albañil en una obra en construcción. Al llegar a , puesto en el que se desempeñaba como albañil. Al llegar a la esquina de Zuviría y Brasil se cruzó con Troncoso, que estaba acompañados por otras personas según los vecinos había consumido drogas.

Según indicaron testigos del hecho, de acuerdo con la versión de los investigadores, Troncoso se encontraba con dos amigos identificados como Martín R. y Cristian Z. En ese marco el Chino le pidió dinero para comparar bebidas alcohólicas a su primo. Pero como éste se negó minutos después comenzó una pelea que terminó con Falcón muerte de un puntazo.

Luego del ataque Troncoso y Cristian Z. "se refugiaron" en la casa del Chino. Sin embargo, tiempo después éste como Cristian Z. quedaron desligados del hecho.

Versiones

En la jornada inaugural del juicio Malaponte relató su versión de los hechos y pidió para Troncoso una condena de 15 años de prisión por homicidio simple. "Testigos presenciales, personal policial y científico, médicos. Todos estos testimonios son uniformes, salvo el discurso del imputado", dijo.

Por su parte, los defensores Leonel Iesari y Fernando Moschini pidieron la libertad y absolución por el beneficio de la duda. En la misma línea se manifestó —al inicio del juicio oral y ante este diario— la madre del acusado. "Mi hijo lleva dos años preso pero él no fue. No estaba sólo. Los otros dos que estaban con él fueron del lugar. El se quedó en su casa, a pocos metros del lugar, y no resistió el arresto", dijo entonces Gabriela.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario