Policiales

Ochenta órdenes de allanamiento y un "volumen de trabajo singularmente inusual"

El fiscal federal Félix Crous dijo que hoy se atacó "las terminales del narcotráfico que estaban muy resentidas por los golpes que recibieron sus proveedores".

Miércoles 09 de Abril de 2014

El fiscal federal Félix Crous destacó que se libraron ochenta órdenes de allanamiento para efectuar el megaoperativo conjunto de hoy en Rosario, que representa "un volumen de trabajo singularmente inusual para el flujo habitual de un juzgado federal".

"Esto es en realidad una fase nueva en nuestra estrategia de trabajo. La primera fue impactar sobre los grandes proveedores de droga en Rosario, hemos tenido operaciones exitosas en este sentido, y ahora estamos haciendo una operación conjunta con el Ministerio de Seguridad y con el gobierno de la provincia de Santa Fe para ir a las terminales de venta", sostuvo Crous.

El fiscal federal indicó que el megaoperativo de hoy apuntó "a las terminales del narcotrafico que estaban ya muy resentidas por los golpes que habian recibido sus proveedores, eso a nosotros nos consta".

"De esta manera, ahora comenzará una nueva fase que es de prevención, el sistema judicial seguirá haciendo su trabajo, lo nuestro es la investigación criminal, en este particular la investigación de aquellos que distribuían la droga de los proveedores a los que detuvimos desde septiembre del año pasado", indicó.

Crous señaló que se debe "reconocer la disposición y hermetismo en el trabajo de la Justicia federal".

Destacó que "fueron ochenta órdenes de allanamiento, es un volumen de trabajo singularmente inusual para el flujo habitual de un juzgado federal".

Además, el fiscal dijo que todos los domicilios allanados "eran lugares de expendio, estaban acondicionados para eso, evdientemente allí se vendía droga y era necesario desactivarlos para que ahora las fuerzas federales ingresen a hacer la pacificación territorial, y a la vez capacitar a la policía de proximidad que acaba de crearse en la provincia para asegurar que no se reinstalen estos lugares de venta".

"Como actores judiciales, nuestra intervención en este rompecabezas fue solicitar a los jueces federales la intervención de la fuerza en los allanamientos de los lugares, lo que fue cumplido satisfactoriamente", añadió.

Crous destacó que "de nada sirve atacar un lugar de venta y que al día siguiente se instale de nuevo allí o en la casa de al lado".

"No importa tanto la cantidad de sustancia que se secuestra, lo relevante es desactivar el proceso. El búnker es el punto final de la cadena que permite que esa sustancia llegue al consumidor", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario