policiales

Nuevo capítulo de la pelea entre dos familias que trabajan en una huerta

Los conflictos entre dos familias que trabajan en el "Parque Huerta Molino Blanco" lograron una escalada de violencia inusitada.

Miércoles 27 de Mayo de 2020

Los conflictos entre dos familias que trabajan en el "Parque Huerta Molino Blanco" lograron una escalada de violencia inusitada. El 20 de abril dos familias, los Archento y los García, se enfrentaron a golpes de puño además de arrojarse palos y piedras. Eso desembocó en una denuncia de parte de los García y el arresto, durante tres días, para algunos integrantes de la otra familia, según publicó este diario el pasado 16 de mayo.

Evelyin y Flavia García, que terminaron internadas por los golpes recibidos, sostienen que la familia Archento "maneja todo en la huerta y casi usurpan el terreno. Se quedan con la máquinas y son empleados públicos que no tienen por qué estar ahí", aseguraron en su descargo.

En tanto, desde la familia Archento sostienen que el día de la pelea una de las integrantes de la familia García los increpó por una pavada. "Se quejaron porque un camión municipal que estaba cargando residuos de las quintas no las dejaba ir a su terreno. La cosa es que empezaron los gritos y los puñetazos. En la huerta hay una custodia policial y ese policía nos vino a prepotear antes de pedir refuerzos diciendo que nosotros teníamos un fierro. Entonces llegaron varios móviles y se pensaron que era un revólver, pero era sólo un palo y el revólver no se encontró nunca".

Cuestiones de fondo

Ante esa denuncia pública los García dijeron que uno de los Archento tenía un revolver y que al allanarlos el viernes 24 se habían "descartado de todo". Y dicen que "nadie trabaja la huerta más que nosotros".

La pelea llegó a un punto en el cual las denuncias cruzadas abundan. Evelyn García dijo en diálogo con La Capital: "Nosotros tenemos pruebas tanto de los golpes, que a mi me significaron un traumatismo de cráneo, como del accionar de esa familia. Una de las hijas tiene antecedentes por robo y cuando se armó la pelea la madre de ella, Yda, fue a buscar a sus hijos y a sus parientes, que viven todos en la huerta, para que nos pegaran. Eso está denunciado y ya tienen una causa por lesiones y amenazas".

Los integrantes de la familia Archento admiten la pelea y los golpes. Tanto es así que el fiscal Mariano Ríos ordenó la detención de algunos de ellos "bajo la imputación de lesiones graves". Así fueron arrestados el jefe de familia, Dante, su hijo Elías, y su yerno Gabriel, quienes terminaron en la Unidad 5; mientras que Carina, María y Daiana fueron a dar al Order, en 27 de Febrero al 7800, a la espera de la audiencia imputativa.

"Cuando llegamos nos hicieron bañar con agua fría y así pasamos tres días presas", contó Carina. Finalmente el 4 de mayo se realizó la audiencia imputativa y la jueza Isabel Más Varela dictaminó el cese de prisión y un depósito de 20 mil pesos como fianza para los Archento.

La familia García no se cansa de denunciar públicamente y ante la Justicia a la otra familia. "Ellos se hicieron dueños de un lugar público y tienen un comedor que sostiene con plata que les dan de la Municipalidad y manejan todo desde la política".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario