Monos

Nuevas imputaciones a tres acusados por las balaceras a edificios judiciales

Matías César, "Teletubi" Delgado y Lucía Uberti sumaron acusaciones por el ataque a dos viviendas en las que residió el fiscal Ismael Manfrín.

Miércoles 13 de Mayo de 2020

Tres de los detenidos por las balaceras contra sedes institucionales del Poder Judicial e inmuebles vinculados a funcionarios judiciales y policiales que investigaron a Los Monos sumaron más imputaciones en el marco del expediente. Matías César, con prisión preventiva por su presunta participación en al menos cuatro atentados, fue imputado el lunes como instigador de los ataques ocurridos el 29 de mayo de 2018 contra dos viviendas en las que había residido Ismael Manfrín, presidente del tribunal oral que juzgó a la organización liderada por la familia Cantero. Además le atribuyeron una participación primaria en una balacera contra el Centro de Justicia Penal (CJP) del 4 de agosto de ese año. Por ese mismo ataque también fue reimputado Daniel "Teletubi" Delgado, acusado como parte de la red que impartía órdenes y organizaba los atentados, en su caso desde la cárcel de Piñero donde cumple una condena como uno de los culpables del triple crimen de Villa Moreno. También Lucía Uberti, acusada en ocho episodios, fue imputada de otros dos ataques.

Las nuevas imputaciones forman parte de la evidencia con la cual esta saga de 14 atentados perpetrados entre el 29 de mayo y el 14 de agosto de 2018 será elevada a juicio oral como parte de una misma trama, la de una serie de balaceras mediante las cuales Ariel "Guille" Cantero, uno de los líderes de Los Monos, intentaba presionar a la Justicia que por esos días debía resolver sobre tres temas que lo preocupaban: su traslado a una cárcel federal fuera de la provincia, la causa federal conocida como "Los Patrones" en la que estaba acusado de narcotráfico y la revisión de la condena del juicio de Los Monos que debía analizar la Cámara Penal.

Fuentes allegadas a la investigación señalaron que, más allá de que "Guille" ya fue imputado como instigador de siete de esos 14 atentados, finalmente será imputado por todos.

Las dos primeras

La noche del 29 de mayo de 2018 dos balaceras hicieron temblar el macrocentro rosarino. La primera fue a las 21 contra una casa de Italia al 2100, frente a la comisaría 5ª, que recibió cuatro plomos y otros dos que terminaron en un pasillo vecino. Nadie entendía el motivo hasta que media hora después otra balacera, contra un edificio de Montevideo al 1000, aportó un denominador común: ambos habían sido domicilios de Manfrín. En ambas situaciones actuó una moto con dos ocupantes.

La hipótesis principal vinculó los ataques con el traslado de "Guille" a una cárcel federal fuera de Santa Fe. Cantero intentó resistir esa medida y agotadas las instancias judiciales fue por el recurso de la conmoción social atacando indirectamente al juez que dos meses antes lo había condenado como líder de Los Monos.

Si bien esos atentados en los que las víctimas no tenían nada que ver llamaron la atención, la dinámica adoptada por la narcocriminalidad en Rosario se encargó de naturalizarlos. Para fines de agosto ya eran más de diez las casas baleadas en las que habían vivido funcionarios (o sus familiares) que investigaron o juzgaron a Los Monos, además de balaceras contra edificios judiciales.

Meses después, y basados en escuchas, los investigadores establecieron vínculos entre "Guille" y los organizadores y ejecutores de los ataques. Y el 12 de octubre de 2018 diez personas, entre ellas Cantero, César, Delgado y Uberti, fueron imputadas de haber participado con distintos roles en las balaceras.

Conforme avanza la investigación general se han ido estableciendo los roles específicos en cada ataque. "En alguno de los hechos uno pasó la dirección del lugar que había que balear, convenció al tirador o aportó algún vehículo. Según lo que cada uno haya hecho en cada atentado se van configurando las imputaciones", sostuvo un vocero del caso.

Novedades

César, que ya había sido imputado como partícipe en ataques contra viviendas de Zeballos al 2500 (vinculada a la jueza Marisol Usandizaga), Tarragona al 700 bis, San Luis al 1400 (relacionada con la camarista Carolina Hernández) y la sede de la Fiscalía de Montevideo al 1900, fue reimputado el lunes como instigador de los dos primeros ataques de la saga. También se lo acusó como partícipe primario de dos tiroteos a edificios vinculados a Usandizaga: uno el 27 de julio de 2018 en Dorrego al 1600 y otro el 10 de agosto en Buenos Aires al 1700.

Además le atribuyeron tanto a César como a "Teletubi" haber participado del ataque contra el CJP el 4 de agosto de 2018, cuando balearon oficinas de la Defensoría Pública en Sarmiento al 2800. Por su parte, a Delgado (que afirmó ser inocente) también le atribuyeron participación en dos edificios vinculados a Usandizaga: uno en Libertad al 300 y el de Buenos Aires al 1700.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario