policiales

"No hay motivos para que Priscila salga de la cárcel", dijo la mamá de Guenchul

La familia del entrenador asesinado en julio del año pasado pretende que la joven que fuera su pareja sea condenada y siga detenida como hasta ahora.

Jueves 18 de Junio de 2020

"No queremos que le otorguen la prisión domiciliaria a Priscila Denoya. La causa no ha variado, sigue todo igual. Mi nieta Tiziana está contenida por las dos familias, la jueza ya resolvió eso en dos oportunidades. Para nosotros no hay motivos para que salga de la cárcel", sostuvo la madre de Marcos Guenchul, el entrenador asesinado en julio pasado al salir de un gimnasio en zona oeste. Por el crimen están detenidos Denoya, ex pareja de la víctima e imputada como instigadora, así como la pareja actual de ella, Santiago Caio Soso, y el presunto sicario que contrataron, Maximiliano Panero.

La semana pasada hubo una audiencia de segunda instancia en la cual Denoya, presa desde diciembre, pidió arresto domiciliario. En tal sentido su defensa invocó el interés superior del niño, habida cuenta de que la detenida es madre de dos hijas: Tiziana, de 3 años e hija de Guenchul, y una beba de siete meses que tuvo con Soso y está con ella en la cárcel de mujeres. Durante la audiencia la camarista Carolina Hernández dictó un cuarto intermedio para que un equipo interdisciplinario analice la situación y se prevé que el trámite continuará en los próximos días.

En tal sentido, ayer familiares y allegados a Marcos manifestaron en la puerta del Centro de Justicia Penal (CJP) su rechazo a un eventual dictado de prisión domiciliaria para Priscila.

Contacto

Marcela, la madre de Marcos, relató que luego de mucho tiempo volvió a ver a su nieta Tiziana en enero, en el marco de un encuentro realizado en Tribunales y regulado por el juzgado de Familia en el que su hijo había empezado a tramitar un régimen de visitas. "Priscila Denoya no nos dejaba acercar a la nena. Ella tenía un problema con Marcos y usaba a la nena como un escudo, incluso para mi hijo era difícil poder ir a visitarla. Por eso gestionó un régimen de visitas y tenía la primera agendada para un jueves en Tribunales. Pero lo mataron dos días antes", recordó.

La mujer contó que luego de que Denoya fue detenida ese régimen se activó en enero, todos los viernes y bajo la supervisión del juzgado. Marcela comenzó a ver a la nena, luego fue un hermano de Marcos que llevó a su hijito, y se sumaron otros familiares. Las visitas continuaron y cuando Tiziana iba a ir a su casa la cuarentena interrumpió todo. Desde entonces pudo verla en dos o tres videollamadas, "pero no es lo mismo".

Respecto de la instancia judicial que se analiza por estos días, Marcela negó que el hecho de que la madre esté presa provoque retrocesos a Tiziana, tal lo dicho por el padre de Priscila en una nota publicada por este diario el lunes. "La familia Denoya insinúa que la nena está sufriendo cambios en su conducta por esta situación. El padre (de Priscila) dijo que volvió a usar pañales, pero lo cierto es que desde que volví a ver a mi nieta en enero siempre tuvo pañales. Tal vez no la hayan preparado para dejar esa etapa, pero no quiere decir que hubo un retroceso", sostuvo.

"Quieren hacer ver —agregó— que la nena está mal para que liberen a la madre. Yo considero que estaría mejor si tuviera más contacto con nosotros. Queremos que pueda venir a la casa que era de su papá, que esté con sus tíos, su primo, que juegue acá. Es una situación muy difícil y dolorosa con todo lo que tiene por delante, la historia que tenemos que contarle es tremenda, pero creo que la salud de la nena está resguardada. Por eso entendemos que no hay motivos para que le den prisión domiciliaria a Denoya. Ella causó un gran daño y un dolor interminable para mucha gente".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario