Policiales

Murió un muchacho baleado hace 9 días en una emboscada

Jonatan Javier Kellis tenía 26 años y el miércoles 5 de junio recibió un tiro cuando iba en un auto.

Sábado 15 de Junio de 2019

Tras agonizar una semana, Jonatan Javier Kellis, el muchacho de 26 años que fue baleado en la cabeza el pasado 5 de junio en cercanías del cementerio de Granadero Baigorria, murió ayer en el Hospital Eva Perón. El joven había recibido un disparo en la nuca cuando circulaba con tres amigos en un auto que fue emboscado por otro vehículo. Minutos después del ataque, un muchacho de 18 años fue detenido en su casa e imputado por el fiscal Luis Schiappa Pietra por una tentativa de homicidio. Pero al morir Kellis la calificación pasó a homicidio agravado por el uso de arma de fuego. El fiscal también le imputó amenaza agravada por el uso de arma de fuego ya que luego de herir de muerte a Kellis el acusado buscó a uno de los sobrevivientes y lo intimidó: "El próximo que voy a matar es a vos", le dijo.

Emboscados

El miércoles 5 de junio, poco antes de las 16, cuatro muchachos se subieron a un Fiat Uno celeste en inmediaciones del cementerio de Baigorria con la intensión de buscar una panadería para hacer una compra y encarar la merienda. Agustín A. iba al volante; Facundo M. y Guillermo M. sentados en el asiento trasero, y Jonatan Javier Kellis en la butaca del acompañante. Cuando estaban a metros de la panadería un Ford Focus gris con vidrios polarizados le salió al cruce. En ese vehículo iban dos personas. Una de ellas, según la acusación, era Alan David O., de 18 años y que había sido amigo de los que iban en el Fiat Uno, aunque tenía viejos rencores con Agustín.

De acuerdo a lo recabado por el fiscal Schiappa Pietra, ninguno de los que iban en el Fiat pudieron precisar en que momento el Focus comenzó a perseguirlos. Lo concreto es que a la altura de Mitre al 1100 la situación se puso insostenible. Una de las víctimas del ataque indicó que pudo reconocer a Alan O. por la vieja rivalidad que tenían.

A los tiros

Mientras Agustín trataba de tomar distancia del Focus, Alan O. sacó medio cuerpo por la ventanilla del lado del acompañante y comenzó a disparar reiteradamente contra el Fiat. Uno de esos proyectiles impactó en la nuca de Kellis, sobre el temporal derecho y se le alojó en la región frontal izquierda. Ante eso, Agustín guió su auto hasta la puerta de su casa, en Mitre al 1200.

Desesperados, los amigos de Kellis intentaron auxiliarlo. Lo bajaron del auto como pudieron, lo metieron en la casa de Agustín y llamaron a una ambulancia. Al llegar la unidad del SIES trasladó al herido en estado desesperante al Hospital Eva Perón donde murió ayer. De acuerdo a datos recabados por los investigadores, una hora después del ataque que dejo agonizante a Kellis, Alan O. reapareció manejando una moto a pocas cuadras de la escena del ataque. Y al ver a Facundo M., uno de los que iban en el Fiat con la víctima, arma en mano lo amenazó: "El próximo que voy a matar es a vos".

Entrevistado por los investigadores, Agustín contó que mantenía un conflicto de vieja data con Alan O. Ademas dijo que el día anterior al ataque que mató a Kellis, el tirador pasó por delante de su casa en un Peugeot 207 negro y baleó el frente de su casa al menos dos veces. Ese episodio fue denunciado por los padres del muchacho.

Dos días después del ataque, Alan O. fue detenido e imputado por los delitos de homicidio agravado, portación de arma de uso civil en dos oportunidades y amenazas agravadas. La jueza de garantías Graciela Castelli le dictó prisión preventiva por el plazo de ley.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario