Policiales

Murió al enfrentarse a tiros con un policía tras un arrebato

Asaltó a un motociclista. Un oficial de la 13ª lo vio y lo abatió en San Nicolás y Amenábar. La víctima recibió un tiro en la cabeza. Tenía 32 años. Los comerciantes cerraron sus negocios.

Viernes 27 de Abril de 2012

Un hombre de 32 años murió ayer al mediodía tras enfrentarse a tiros con un policía luego de asaltar a un motociclista en la zona sudoeste de la ciudad. En el hecho resultó herido quien fue víctima del robo, un joven que estaba repartiendo invitaciones para una reunión de un templo evangélico y recibió un balazo en un tobillo. Asimismo, la madre y un hermano del muchacho fallecido fueron demorados una hora en la comisaría 13ª a raíz de un altercado con uniformados que trabajaban en el lugar.

Minutos después de las 13 de ayer, entre 20 y 30 personas se encontraban en inmediaciones de San Nicolás y Amenábar, una zona con muchos comercios cuyos empleados a esa hora salían o regresaban de almorzar. También había varios vecinos esperando el colectivo.

De pronto una serie de disparos alteró la rutina y decenas de personas se tiraron a la vereda. Las versiones aportadas por testigos difieren en detalles de la brindada por la policía.

Arrebato y tiros. Según fuentes policiales, dos ladrones a bordo de una moto alcanzaron a otro motociclista apenas cruzada la esquina de Amenábar (ambos rodados circulaban por San Nicolás hacia el norte). Entonces, uno de los asaltantes bajó de la moto para arrebatarle a la víctima una mochila bandolera.

En ese momento pasaba por allí un sumariante de la comisaría 13ª —ubicada a nueve cuadras— que iba a su trabajo en su moto y decidió intevenir.

"El oficial vio un forcejeo entre los ocupantes de dos motos sobre la vereda este y se detuvo. Dio la voz de alto y el asaltante que manejaba la moto se escapó. Entonces el otro ladrón realizó un disparo que aparentemente fue el que hirió a la víctima del robo. El policía hizo dos disparos al suelo para intimidar y se cruzó de vereda", indicó el titular de la seccional 13ª, Néstor Fernández.

"El delincuente hizo un nuevo disparo y el oficial realizó un tercer disparo que alcanzó al ladrón en la cabeza y cayó malherido", añadió el comisario respecto de la suerte de Ezequiel Suvelza, el muchacho de 32 años que murió antes de poder ser asistido por médicos del Sies. Según el vocero, "luego se estableció que el hombre fallecido tenía numerosos antecedentes delictivos".

"No fue un custodio". Uno de los vecinos que presenció el hecho relató a La Capital una versión similar, salvo por un detalle. Según el testigo, los asaltantes dispararon contra la víctima para que se detuviera y entonces apareció en escena un policía que estaba realizando adicionales en una distribuidora de bebidas en San Nicolás al 2900.

"Ese lugar fue asaltado la semana pasada y por eso desde el miércoles tenía custodia policial", dijo el muchacho. Y aseguró que fue el vigilador quien se tiroteó con el ladrón fallecido.

Sin embargo, esta versión fue rectificada por el titular de la comisaría 13ª. "El hecho sucedió frente a una distribuidora de bebidas y tal vez por eso hubo una confusión", explicó Fernández.

Asaltado y esposado. Las distintas versiones que circularon al principio (por ejemplo, el asalto a una distribuidora, el intento de robo de una moto) dan cuenta de lo vertiginoso del hecho que terminaría con familiares de la víctima fatal demoradas en la comisaría (ver aparte).

Un dato que puede ilustrar la escena es lo que sucedió luego de que Suvelza cayera herido de muerte: el policía que le disparó se abalanzó sobre la víctima del robo. "Lo tiraron boca abajo y lo esposaron, creo que le pegaron", sostuvo un vecino. "Todo sucedió en segundos —explicó Fernández— y al principio el oficial que intervino se confundió y creyó que el joven asaltado era uno de los ladrones".

Finalmente, David R. —el muchacho de 27 años asaltado— fue trasladado al hospital Carrasco. Fuentes policiales indicaron que sufrió un disparo con orificio de salida y que al cierre de esta edición le habían dado de alta.

Según algunos vecinos, David circulaba en su moto repartiendo invitaciones para una reunión a realizarse en un templo evangélico de bulevar Seguí y Avellaneda. Los investigadores creen que los asaltantes pensaron que el joven llevaba dinero en su mochila.

Incidentes. Minutos después del hecho, familiares y allegados a Ezequiel arribaron a la esquina de San Nicolás y Amenábar. Fuentes policiales indicaron que se generó un altercado cuando la madre del muchacho y un hermanito de 13 años "quisieron cruzar el cerco perimetral y los uniformados se lo impidieron".

"La mujer y el menor intentaron agredir al personal y por eso fueron trasladados a la comisaría, pero se los liberó 40 minutos después, luego de ser examinados por el médico policial", explicó Fernández.

Un testigo consultado por este diario sostuvo que en un momento hubo piedrazos contra los efectivos y que los negocios de la zona bajaron las persianas, pero esta versión no fue corroborada por el portavoz policial.

Al cierre de esta edición la policía buscaba al cómplice de Suvelza, que al parecer no había sido identificado. En la escena del crimen se relevaron al menos cinco vainas servidas y se incautó un revólver calibre 38. Las actuaciones fueron remitidas a la división Judiciales de la Unidad Regional II por encontrarse involucrado un policía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario