Policiales

“Mi hijo no era un delincuente, los vecinos se equivocaron”, dijo el padre del chico asesinado

“Estoy desesperado, desecho y hablo con el corazón”, manifestó Alberto Moreira, padre de David, con la voz quebrada y al borde del llanto.

Miércoles 26 de Marzo de 2014

“Se confundieron de persona, mi hijo era inocente”, dijo Alberto Moreira, el padre de David, el joven de 18 años que falleció esta madrugada, tras recibir una feroz paliza por parte de los vecinos luego de protagonizar un supuesto asalto en barrio Azcuénaga.

“Queremos justicia, porque mi hijo no era un delincuente, somos una familia de trabajo. David salía de mi casa a la cinco de la mañana para ir trabajar. Los vecinos se equivocaron y por eso queremos justicia. Estoy desesperado, desecho y hablo con el corazón”, manifestó el padre del joven, con la voz quebrada y al borde del llanto.

Alberto también contó que "somos una familia trabajadora, a mi hijo lo querían todos, al punto que pasaron más de 300 personas por acá (por el velatorio), me ofrecieron miles de cosas", al tiempo que destacó: "Esto es una impunidad bárbara, porque a mi hijo no me lo va a devolver nadie". 

Durante la nota reiteró una y otra vez que con su hijo "se equivocó la gente", contó que "estoy al lado del cajón, el era peón de albañil, me detruyeron todo". 

"Se había hecho un tatuaje, porque había cumplido 18 años hace dos meses", señaló el padre, que es viajante y que en ese momento estaba en Capitán Bermúdez trabajando, en diálogo con el programa "La Barra de Casal", de LT 3. "Era un chico que lo querían todos, le pedía permiso para salir a la madre, se me fue en dos minutos, en un descuido", recalcó. 

Consultado sobre si su hijo había estado preso alguna vez, o había estado involucrado en una causa, sentenció que "jamás, por eso quiero que se haga justicia". 

Además contó que David era el "sostén de la familia", que "todos los amigos que tenía lo amaban. En la familia estamos todos destrozados, tiene hermanos de 8, 13 y 15. Somos trabajadores, por eso tanta gente ha venido a ayudarnos". 

También contó que "estaba con un chico en una moto, que lo dejó tirado" y que vio un video en Facebbok en el que le pegaban entre "80 o 100 personas" y se preguntó que  ¿Que hago yo ahora?".

"No se puede agarrar a cualquiera y matarlo como un animal", finalizó el padre, siempre con la voz entrecortada y a punto de quebrarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario