Policiales

"Mi hijo murió de forma injusta y prematura"

El empresario Oscar Renna, quien ante un robo en la autopista a Córdoba accionó su arma y ocasionó la muerte de su hijo y de un hombre que los asaltaba, se expresó públicamente por primera vez tras el incidente del 20 de abril pasado.

Jueves 05 de Mayo de 2011

El empresario Oscar Renna, quien ante un robo en la autopista a Córdoba accionó su arma y ocasionó la muerte de su hijo y de un hombre que los asaltaba, se expresó públicamente por primera vez tras el incidente del 20 de abril pasado. Lo hizo en una carta que envió a los medios de comunicación, donde se pronunció sobre su situación judicial y definió su postura frente a los hechos que lo tuvieron a él y a su hijo como protagonistas. "Un hecho de inseguridad arrebató la vida de mi hijo", indicó.

"Soy el padre de Lucas Manuel Renna. He cuidado y protegido a mi hijo desde su nacimiento y hasta el último instante de su vida. Sin embargo, hoy me toca llorar su muerte injusta y prematura. Un hecho de inseguridad arrebató su vida, sumiéndome en un duelo desesperante y eterno", sostuvo Renna en su escrito.

En lo que se refiere a la situación familiar Renna manifestó que está atravesando una situación inédita para su vida y de profunda congoja: "Como familia hemos perdido a un ser amado y la sociedad ha perdido a un ciudadano joven y valioso, brillante profesional y con un futuro seguramente promisorio".

En la ruta.El doble homicidio fue el 20 de abril pasado a la altura del kilómetro 2,5 de la autopista Rosario-Córdoba. Lucas Renna, un ingeniero electrónico de 28 años, se detuvo en la ruta al sufrir la pinchadura de un neumático cuando viajaba con su esposa a su casa de Roldán a bordo de un Ford Fiesta. Como no pudo cambiar la rueda, llamó por teléfono a su padre, que llegó al lugar en una camioneta Chevrolet Blazer y estacionó detrás de su hijo en la banquina.

En ese momento se acercaron caminando dos jóvenes. Uno inmovilizó a Lucas cuando estaba junto al auto para asaltarlo. Entonces el padre accionó su pistola calibre 11.25 y se originó un tiroteo. Uno de los ladrones disparó un arma 9 milímetros y un balazo perforó el capó del Fiesta. Una bala disparada por Renna mató al asaltante Ricardo Castaño. En tanto, Lucas fue herido de muerte en el tórax. Las pericias determinaron que era una bala del arma de su padre.

"Como si esto fuera poco se agrega al dolor hallarme envuelto en una inútil y despiadada polémica pública en torno a la legitimidad de mi accionar en tan dramática situación. Soy plenamente responsable de mis actos. Estoy sometido y a disposición de la Justicia y acataré su decisión", expresó en la carta Oscar Renna, de 52 años.

"No tengo dudas de que la palpable ausencia del Estado en la prevención y represión del delito han llevado a tan desgraciado hecho. Por ello, como ciudadano honesto que contribuye con su trabajo al sostenimiento del Estado, exijo que las autoridades políticas de la provincia también asuman su responsabilidad por la situación de desamparo en la que colocaron a mi hijo, a su esposa y a mi persona, llevándonos a tan trágico e irreparable desenlace", dijo.

El hecho promovió el debate sobre los riesgos de la portación de armas de fuego en manos de civiles. Además el juez Juan José Pazos, que interviene en la causa, sostuvo tras el suceso que "la inseguridad no es una sensación" sino es un hecho "real y concreto". Además objetó el otorgamiento de excarcelaciones.

Las declaraciones del magistrado provocaron polémica. El gobernador Hermes Binner respondió que se le podría pedir al magistrado un juicio político por su postura pública.

Renna, por su parte, consideró las declaraciones de Binner como una injerencia política en el expediente: "Requiero al Poder Ejecutivo el cese en su inexplicable injerencia en la causa judicial en trámite, que se respete la independencia del magistrado actuante y se garanticen mis derechos constitucionales de debido proceso, legítima defensa y principio de inocencia", remarcó, si bien el gobernador no se pronunció sobre cuestiones internas de la causa penal sino sobre los dichos de Pazos.

Por último, Renna planteó: "Sin perjuicio de mi situación procesal, me considero víctima de este hecho de inseguridad y exijo al Estado y la ciudadanía el trato que en tal condición merezco".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario