Policiales

“Mi hijo era un gran muchacho, yo sólo quiero que se haga justicia”

Lo dice Norberto Mansilla,  a pocas horas de conocerse el fallo del juicio oral que se le siguió al acusado de matar a Nicolás, hace dos años en bulevar Rondeau al 3900.

Jueves 07 de Abril de 2016

Norberto Mansilla quiere hablar de su hijo Nicolás pero no puede. Se ahoga, se lleva la mano a los ojos y llora. El chico fue asesinado el 26 de julio de 2014 frente a una casa de Tierra del Fuego al 1200 (bulevar Rondeau al 3900), cuando estaba en un cumpleaños. Entonces llegó al lugar Héctor Emanuel “El Elfo” Funes, de 20 años, quien tras una discusión corrió a Nicolás una cuadra y una vez que lo alcanzó lo apuñaló cuatro veces y uno de esos puntazos dio en la arteria ilíaca y fue mortal. No conforme con ello le pateó la cabeza y lo abandonó agonizando. Mañana serán los alegatos finales del juicio oral y público en el que la Fiscalía y la querella coincidieron en pedir 23 años de condena.
  Una vez repuesto, Norberto contó que “Este chico (El elfo) tuvo un hecho confuso. Aparentemente agredió salvajemente a un chico que le decían Mojo y a unas pibas del barrio. Unos días después mató a mi hijo”.
  En el marco del juicio por el crimen de Nicolás el fiscal Florentino Malaponte expresó que “todo se desató cuando echaron de la fiesta a Funes, quien no estaba invitado. Este fue a su casa y al rato volvió con una cuchilla. Cuando llegó fue a buscar a Mansilla y lo apuñaló”. Tras afirmar que la culpabilidad de El Elfo “está clara”, Malaponte pidió al tribunal integrado por los jueces Gonzalo López Quintana, José Luis Suárez y Hebe Marcogliese la pena de 23 años por homicidio simple.
  El abogado de la familia Mansilla, Marcos Cella, está convencido de que Funes estaba consciente de sus actos cuando mató a Nicolás. “Las pericias psiquiátricas demostraron que no sintió culpa alguna y que es posible que si no se logra una condena ejemplificadora vuelva a matar”, sentenció.
  La defensora del Servicio Público Silvana Lamas, que tiene a su cargo la representación de Funes, admitió que el acusado mató a Mansilla pero que el hecho “no ocurrió” cómo relataron la Fiscalía y la querella. Contó entonces la penosa historia de El Elfo. “No se aceptaba a sí mismo y no lo aceptaban”, dijo. En tanto la otra defensora pública, Daniela Asinari, requirió en el juicio que dos hermanos de Funes no sean convocados a declarar como testigos a pesar de que fueron ofrecidos.
  Para Cella ese hecho no es menor: “Los hermanos de Funes estaban en el cumpleaños y ni siquiera quisieron declarar. Los testigos que estaban allí, entre ellos una chica a la que Funes también quiso apuñalar, no podían acercarse a Nicolás, que se desangraba mientras Funes tiraba estocadas para todos lados. El momento fue crítico y desesperante”, dijo el abogado patrocinante de los Mansilla.
  Norberto, quien está casado con Anahí, recuerda a Nicolás como “un gran muchacho. Todos lo querían. En mayo de 2015 le festejamos el cumpleaños en su ausencia y al cementerio fueron más de 300 personas. Era un chico sano, con su novia y su trabajo. Su vida eran sus amigos, que lo conocían desde siempre. Cuando este tipo lo mató, Nico ni siquiera pudo correr porque ese día había ido a jugar al fútbol y estaba desgarrado. Perder un hijo es un infierno en vida”, dijo Norberto y cortó la frase para llorar la muerte de su hijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario