Policiales

Mató con exceso en la legítima defensa: tres años de prisión condicional

Brian Emanuel Carlevaris fue sentenciado a tres años de prisión de ejecución condicional.

Domingo 23 de Diciembre de 2018

Brian Emanuel Carlevaris fue sentenciado a tres años de prisión de ejecución condicional como autor del crimen de Oscar Rubén Román, ocurrido en junio de 2014 en el distrito costero santafesino de Alto Verde, en un fallo unánime dictado por un tribunal pluripersonal que halló al acusado culpable de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego en exceso de legítima defensa. El hombre había llegado al juicio oral y público en estado de libertad y de la misma forma se retiró tras escuchar la decisión de los magistrados.

La noche del 22 de junio de 2014 en las calles de Alto Verde se desencadenó un violento incidente que terminó en tragedia. Oscar Rubén Román, de 19 años, murió alcanzado por dos balas, una de las cuales le atravesó el corazón y la otra el cuello.

Según relata el diario El Litoral de Santa Fe, todo comenzó una semana antes del episodio fatal. Víctima y victimario se conocían y participaban de una fiesta cuando se produjo el incidente. Román ya había cumplido condena por un crimen que cometió siendo menor. Algunos testigos lo describieron como un tipo violento, prepotente.

Ese día, de manera imprevista, Román le rompió una botella en la cabeza a Carlevaris. Luego lo golpeó y trató de ahogarlo en una zanja, algo que no pudo conseguir porque intervinieron un amigo y la hermana adolescente del agredido. Brian terminó casi inconsciente y con cortes en la cabeza.

Cruce fatal

El segundo episodio (que resultaría fatal) ocurrió en el mismo lugar, en inmediaciones de la Manzana 10 y sobre calle Demetrio Gómez, una semana después. En horas del mediodía se toparon Carlevaris y Román ante varios testigos. Y aquí difieren las lecturas de cada parte. Los fiscales sostienen que Román estaba desarmado cuando fue baleado por Carlevaris y éste manifestó que abrió fuego con su pistola calibre 22 (comprada meses antes) porque su rival se le abalanzó, le apoyó un revólver en el pecho y gatilló en reiteradas oportunidades sin que salieran los tiros.

En ese sentido, primero Román fue rozado por un proyectil en su pierna derecha, luego otro le atravesó el corazón y finalmente el tercero impactó en su cuello y murió. En la escena del crimen no se halló ningúun arma de fuego. Carlevaris dice que extravió la suya cuando escapaba por una zona de bañados. Una testigo de la Fiscalía reconoció que alguien se llevó un "fierro" que estaba junto al cadáver de la víctima.

Lo cierto es que el tribunal, conformado por los jueces Octavio Silva, Rosana Carrara y Gustavo Urdiales, emitió el fallo de manera unánime y no dejó conforme a ninguna de las partes.

Disconformes

Los fiscales Cristina Ferraro y Andrés Marchi dijeron tener "una visión diferente de lo acontecido y la pena es sensiblemente menor a la solicitada debido a que los jueces entendieron que fue un caso de exceso en la legítima defensa, mientras que desde Fisaclía pensamos que se trató de un homicidio doloso consumado".

En tanto los defensores Hernán Albrecht y Martín Risso Patrón sostienen que el arma que empuñaba Román apareció un año después de su muerte, cuando un hermano suyo se suicidó con ella. Se trata de un revólver calibre 32 que fue secuestrado en esa oportunidad y no fue aceptado como prueba en la audiencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});