Policiales

Matan y entierran a cuatro miembros de una familia

Cuatro miembros de una familia fueron asesinados y enterrados en su casa de la localidad bonaerense de Hudson y al cierre de esta edición era buscado el principal sospechoso: un convicto que ya estaba prófugo por violar el régimen de salidas transitorias.

Miércoles 02 de Mayo de 2012

Buenos Aires. — Cuatro miembros de una familia fueron asesinados y enterrados en su casa de la localidad bonaerense de Hudson y al cierre de esta edición era buscado el principal sospechoso: un convicto que ya estaba prófugo por violar el régimen de salidas transitorias. Los cuerpos de Lorena Sosa, de 22 años; su hija Jazmín, de 3; su padre Pablo Sosa, de 65 y de un hijastro de éste, Javier Lucce, de 25, fueron hallados el lunes a la tarde aunque su muerte dataría de varios días. Entre las hipótesis sobre el móvil del cuádruple crimen, la madre de una de las víctimas dijo que el homicida pretendían quedarse con la casa, donde habrían permanecido unos días tras perpetrar la masacre. En este marco, un joven de 22 años amigo del sospechoso quedó detenido por presunto encubrimiento.

Según fuentes de la investigación, el principal sospechoso se llama Diego Perotti, un convicto que había violado dos veces su régimen de salidas (ver aparte) y que era o había sido pareja de Lorena.

Denuncia. El cuádruple crimen fue descubierto en la casa donde vivían las víctimas, en Hudson (partido de Berazategui, 30 kilómetros al sur de la Capital Federal). Fue a partir de la denuncia de María, la madre de Lorena, que al no tener noticias de ella desde la semana pasada hizo una denuncia por averiguación de paradero.

Previamente, la mujer había ido a la casa donde se encontró a Perotti instalado con otras cuatro personas. Y cuando le preguntó por Lorena, Perotti le dijo que le había comprado en 7 mil pesos la casa a los Sosa y que éstos se habían mudado.

Entonces la mujer fue a hacer la denuncia y al regresar a la casa, el lunes a la tarde, sólo quedaban dos chicos. Al respecto, un primo de Lorena dijo que uno de ellos es hijo de Perotti y que abandonó la casa justo cuando llegaban los primeros policías a investigar lo ocurrido.

No obstante, según este testimonio, fueron los vecinos quienes comenzaron a excavar en la casa al notar que había tierra removida en el fondo. Así, en un pozo se halló ropa de las víctimas y la funda de un colchón manchada con sangre, mientras que en otra excavación hallaron una pierna de Lorena.

Peritos de la Policía Científica y de Bomberos hicieron más excavaciones y por la noche hallaron los cuatro cadáveres superpuestos en una misma fosa sobre la que se había construido un contrapiso.

Durmiendo. Según los primeros estudios forenses, la muerte de las cuatro víctimas dataría del miércoles pasado.

Sólo el cuerpo de Jazmín estaba envuelto en una sábana. En tanto, los cadáveres de Pablo y de su hijastro presentaban golpes y cortes, por lo que tal vez fueron asesinados con un pico incautado en la casa.

Por su parte, Lorena y su hija presentaban golpes en la cabeza, lo que abona la hipótesis de que las mataron con una maza también hallada en el lugar. También se secuestraron unos diez cuchillos que pudieron haber sido usados en el ataque.

En las habitaciones de la vivienda había manchas de sangre en todas las paredes y los colchones, por lo que es posible que las víctimas hayan sido asesinadas mientras dormían. Otro elemento que refuerza esa hipótesis es que no se hallaron signos de defensa en los cadáveres.

Relaciones. Al parecer, Perotti había estado detenido junto con una ex pareja de Lorena que es, precisamente, el padre de Jazmín. Fue así que la joven conoció al presunto homicida durante las visitas a la cárcel.

La madre de Lorena sostuvo que la muchacha y Perotti primero convivieron en una pieza que alquilaban en La Plata hasta que la chica decidió ir a vivir a lo de su padre en Hudson. Asimismo, María sugirió que el sospechoso pudo haber cometido la masacre porque la Lorena le había dicho una semana atrás que quería separarse de él y le había pedido que se fuera de la casa.

En este contexto, la mujer apuntó contra "una chica gordita, hermana del que está detenido, y otra muchacha, novia de Perotti, que está embarazada de cuatro meses" como presuntos cómplices. Ellas, junto con Perotti y otros dos hombres, se habrían instalado en la casa donde ocurrió la masacre, de donde huyeron antes de que se revelara la situación.

Por su parte, el detenido por encubrimiento agravado fue identificado como Leonel Soria (ver aparte), quien está a disposición de la fiscal de la causa, María de los Angeles Attarian Mena. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS