Policiales

Matan desde una moto a un hombre con pedido de captura por evasión

Tenía 28 años y en 2016 había huido con otros dos reclusos de la comisaría 15ª. Apuntan a un nene de 14 años como uno de los tiradores.

Jueves 31 de Enero de 2019

A Leandro Nahuel San Juan lo reconocían por el apodo "Tata". Tenía 28 años, un prontuario penal abierto y dos pedidos de captura activos, uno de ellos por haberse fugado de la comisaría 15ª en julio de 2016. Los últimos seis meses los pasó en el barrio Tío Rolo, viviendo con su madre y sus hermanos en una casa de Grisel al 6900. El martes a la noche "Tata" se junto con unos amigos a comer un asado frente a una casa de Cumparsita al 3800, a 30 metros del playón del Parque de Tío Rolo. En esas circunstancias fue atacado a balazos y un proyectil le perforó el pecho. Intentó llegar hasta su casa, distante unos 100 metros del lugar, pero cayó muerto sobre el pavimento. Los vecinos señalaron como autores de los disparos a dos personas, uno de ellos un adolescente de tan sólo 14 años.

>> Leer más: Tío Rolo, una zona donde los crímenes van en aumento

Los caminos que se abren sobre avenida Ovidio Lagos entre el 6800 y el 7000 y que conducen hacia el oeste a la población de Soldini dividen a ese mundo en dos. Por el Camino Viejo, se llega al barrio Puente Gallegos y por el Camino Nuevo se desemboca en Tío Rolo. Un barrio asentado sobre las raíces de la estancia del estadounidense Rolando Barnet. Al morir el estanciero esas tierras quedaron en manos de sus sobrinos y cuando las tierras comenzaron a lotearse dando forma a un vecindario, a mediados de los 70 el barrio adoptó el nombre de Tío Rolo en honor a Barnet.

Los últimos años un sector de Tío Rolo se transformó en un punto rojo en el mapa de la violencia callejera. A tal punto que en cuatro años hubo al menos once crímenes en un rectángulo de 5 cuadras por 4 (ver aparte). "Acá hay que hacer la vista gorda amigo porque hay que seguir viviendo y todos andan demasiado enfierrados. Este siempre fue un barrio donde hay que aguantársela, pero los más pibitos están llevando las cosas al extremo", comentó un residente del barrio en agosto pasado, horas después de que Luis Exequiel "Dardo" Ferreyra, de 24 años, recibiera un balazo en la cabeza en un aguantadero de Cumparsita al 3700, en los confines del barrio.

Buscado

"Tata" San Juan era un muchacho que conocía la calle. Uno de ocho hermanos. Si bien en su prontuario tenía como residencia un domicilio del barrio Saladillo, los últimos seis meses los vecinos de Tío Rolo lo vieron regresar a la casa de su madre. "Hasta hace dos años, cuando lo metieron en cana, era bastante complejo vivir en la zona porque pasaban y se la tiroteaban o se la apedreaban. Cuando lo metieron preso, se tranquilizó la cosa. «Tata» era un pibe mil puntos en el barrio. Si tenía sus cosas no las hacía acá", explicó una vecina del barrio.

En su prontuario resaltan una condena a 5 años de prisión por un robo calificado agravado por el uso de arma de fuego y la portación de esa arma; y dos pedidos de captura: uno de septiembre de 2016 emitido por la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) y el otro de abril de 2017 del Juzgado de Ejecución Penal de Rosario. En julio de 2016 tuvo una breve mención en las crónicas policiales cuando con otros dos detenidos se fugó de la seccional 15ª tras romper los candados de una reja del penal. En aquel momento "Tata" estaba bajo prisión preventiva desde el 3 de mayo por un caso de robo calificado y privación ilegítima de la libertad.

Según se pudo reconstruir, el martes a la noche "Tata" San Juan salió de su casa en Grisel al 6900, transitó alrededor de 100 metros y llegó hasta una vivienda lindera a un santuario del Gauchito Gil sobre calle Cumparsita al 3800. "Estaban por comer un asado. Se juntaron varios muchachos. Cantaban y aplaudían. Después se escucharon tiros, pero parecían lejanos. Acá los balazos son de todos los días. Y después se cortó todo. Pensé que el dueño de casa les había dicho que no jorobaran. Cuando hay disparos nadie sale, a ver si por curioso te comes un plomo", explicó un residente. A partir de que se constituyó la reunión la dinámica de lo sucedido es según con quien se hable.

Desde una moto

Algunos vecinos contaron que por el lugar pasaron dos hombres en una moto de 125 centímetros cúbicos y que fueron directamente tras "Tata" San Juan. El muchacho trató de evitar la cacería. Corrió, pero el tirador lo puso en la mira. "Disparó tres veces pero la bala no salió. Probó una cuarta vez y se escuchó una detonación. El balazo le dio en la espalda y le perforó el pulmón y el corazón", explicó una mujer. Al menos dos vecinos indicaron que escucharon cinco detonaciones. "Se escucharon balazos en dos veces, pero bien juntitos. No recuerdo si fueron tres y dos o al revés. Pero escuché cinco detonaciones", indicó un residente. Los vecinos apuntaron a dos personas cuyos nombres se preservan para no entorpecer la pesquisa. Uno de ellos es un pibe de solamente 14 años.

Herido de muerte "Tata" trató de llegar hasta su casa pero a unos 15 metros cayó desvanecido. "No escuchamos tiros ni nada. Sí los gritos: «Lo balearon, lo balearon». Mucha desesperación. Enseguida lo metieron en un Chevrolet Corsa y lo llevaron al hospital Roque Sáenz Peña", indicó una vecina.

Los médicos nada pudieron hacer para salvarle la vida. "El barrio estaba un poco más tranquilo. Pero acá las peleas entre banditas no paró nunca. Ni va a parar. El combustible de esas peleas es la droga. Y mientras haya falopa en el medio siempre va a haber banditas peleando por manejar la calle", semblanteó un vecino.

El caso quedó en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Ademar Bianchini, quien comisionó al Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) para que trabajaran sobre el territorio tomando testimonios, levantando rastros y relevando las cámaras de videovigilancia de las inmediaciones. "El fiscal no descarta ninguna hipótesis por el momento", indicó una fuente tribunalicia que sólo dijo que "en la escena del crimen no se encontraron vainas servidas".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});