POLICIALES

Matan a una joven y hieren a su hijita tras varias amenazas que recibieron desde una cárcel

Micaela Ledesma tenía 26 años y recibió cuatro balazos. Sospechan que su ex pareja ordenó el crimen desde el penal de Piñero

Martes 29 de Diciembre de 2020

Domingo de sol y extremo calor en la ciudad. Cerca de las 17, vecinos de la villa Flammarión, en la zona sur de la ciudad, tomaban mates e intentaban aliviar la temperatura ambiente debajo de la sombra de un palo borracho. Entre ellos estaba Micaela Ledesma, de 26 años, junto a su pequeña hija de 3 años. De pronto una moto negra a la que ya habían visto por el barrio avanzó por calle Flammarión y detuvo la marcha delante del grupo. Entonces bajó el acompañante y fue directo hacia las mujeres. Le gritó algo a Micaela y luego empezó a dispararle con un arma de fuego. Fueron al menos cinco tiros, cuatro que atravesaron el cuerpo de la joven y uno que rozó a Melody, su hija. Micaela fue trasladada al Hospital Roque Sáenz Peña pero llegó sin vida. En tanto, la niña evolucionaba de la herida que le provocó un proyectil que le ingresó por el glúteo y le salió por el abdomen en el Hospital de Niños Víctor J. Villela. El fiscal Alejandro Ferlazzo, que atiende la causa, dijo ayer en una conferencia de prensa en el Centro de Justicia Penal que “se está analizando que haya sido un crimen planificado desde el interior de una cárcel. Estamos tomando declaraciones a allegados de la víctima y a testigos ya que existían amenazas previas hacia Micaela y su familia”.

En esa cuadra de la villa Flammarión, que corre paralela a las vías del ferrocarril Mitre a la altura de calle Gutiérrez, los vecinos dicen “no conocer nada”. Pero algunas amigas, vecinas y allegadas a Liliana, la madre de Micaela, hablaron con reservas. “Mica había estado presa por tenencia de armas. Era por una pistola que le dio su ex pareja, pero ella ya estaba cansada de eso y de que él andara en cosas que a ella no le gustaban. Así que no lo fue a ver más a la cárcel de Piñero y él se la juró”, contó una vecina del lugar.

Un hombre que hace años vive en esa angosta calle expresó a La Capital: “Escuché cuatro disparos, había cualquier cantidad de criaturas en la plazoleta que está frente a las casas. Estaban todos a la sombra tomando mates y como andaban tirando cohetes, la gente no sé si no se dio cuenta que era un ataque a tiros. Este barrio es tranquilo, pero ayer pasó ésto. Te toca y listo. Yo la conozco de piba a la chica, no sé qué problema puede haber tenido”.

>> Leer más: Una nena de 5 años murió al ser alcanzada por un tiro en la cabeza en zona oeste

Los primeros datos que manejaba la familia y los vecinos de los Ledesma afianzaron una de las tesis investigativas: el homicidio podría tener que ver con las amenazas de la ex pareja de Micaela, identificado como Alejandro Nuñez, quien está preso en el pabellón 4 de la cárcel de Piñero. Este hombre habría amenazado de muerte varias veces a Micaela y según cuentan “le quemó la casa hace un par de meses”.

El fiscal Ferlazzo no descartó esa hipótesis del “encargue” y el probable femicidio, y aseguró que iban a seguir una línea investigativa en ese sentido. En el caso de Micaela fue condenada a dos años de prisión por el delito de portación de armas y cumplía arresto domiciliario ya que la Justicia le otorgó el derecho para poder atender a su pequeña hija. En estos meses tuvo que volver tras las rejas por un incumplimiento legal, pero había recuperado la libertad hace pocos días.

“Vamos a analizar todo el abanico de posibilidades a partir de los datos que fuimos recabando. Se están tomando declaraciones, no podemos confirmar una línea precisa. Existían actitudes de ciertas personas de forma amenazante sobre la familia Ledesma que serán analizadas”, arriesgó el fiscal Ferlazzo para agregar que se habían formalizado denuncias por amenazas de parte de familiares de Micaela contra la ex pareja de la muchacha. “La hipótesis de femicidio se trata siempre que hay una muerte violenta de una mujer, estamos desarrollando la investigación”, sintetizó el funcionario.

>> Leer más: "Los gorditos", una banda que a sangre y fuego atemoriza a un barrio

Pese a que todo el argumento sobre la conexión de Alejandro Núñez con la muerte está basada en declaraciones y denuncias de familiares de Micaela y que el fiscal dijo que no puede confirmar ninguna teoría, se supo que el sospechoso de mandar a matar a su ex pareja cayó detenido en 2015 por el crimen de Cristian Machuca, un homicidio ligado a otros que se produjeron en zona sur. Uno de ellos ocurrió el 3 de diciembre de 2014 cuando Jorge “Chancho” Pérez, de 36 años, fue asesinado de un balazo en la cabeza en la puerta de su casa de Centeno al 200. En ese momento, dos nombres resonaron como posibles autores del crimen: “Tico” y “Maicol”.

Un día después fue asesinado Jonathan “Tico” Ferreira, de 24 años, en pasaje Rezzara y Patricias Argentinas. El muchacho era pareja de Rosa Liliana “Pipi” P y junto a su cuerpo encontraron una moto Honda Tornado que el 22 de enero de 2015 estuvo vinculada a otro homicidio.

Precisamente el mismo 22 de enero de 2015 Cristian “Charly” Machuca, de 19 años, fue asesinado de once tiros en Necochea al 1900 cuando acompañaba a Pipi, quien era madre de Maicol. Según familiares de la víctima se equivocaron de blanco al confundir a Machuca con Maicol.

>> Leer más: Lo hicieron caer de la moto y lo ejecutaron de once balazos

Micaela fue un tiempo pareja de Alejandro Núñez, con quién tuvo a Melody, la niña herida la tarde del domingo. Entre las distintas amenazas denunciadas por la familia Ledesma se destaca una en la que Núñez le anunciaba que iba a mandar a alguien a matarla y que también lo haría con sus familiares.

El 22 de septiembre de 2019 se presentaron dos hombres en la casa de Liliana, la madre de Micaela, y luego de ingresar por la fuerza al domicilio le dieron un teléfono para hablar con un tercero. Según la denuncia, el que habló fue el propio Núñez con su celular desde la cárcel y le dijo que la mataría a ella, a su hija o a la beba porque se había enterado que Micaela había entablado una relación con otro hombre.

El 26 de febrero pasado, en el mismo domicilio donde vivía Micaela Ledesma, se recibieron tres mensajes amenazantes de personas que acudieron como familiares del padre de la nena para reclamar la custodia de la pequeña, que su papá no podía tener precisamente por estar detenido. Ese mismo día la madre de Micaela recibió otros tres mensajes de texto intimidatorios.

Por el momento el fiscal relevó cámaras de vigilancia instaladas en las inmediaciones y tomó declaración a los testigos que vieron a los dos hombres que dispararon contra Micaela y su hija para saber si efectivamente los conocían.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS