Policiales

Matan a un hombre y su mujer resultó herida tras el brutal ataque a tiros a su casa

El lunes al mediodía un sicario armado pateó la puerta de la vivienda en actitud mafiosa y atacó al matrimonio sin mediar palabras.

Miércoles 30 de Enero de 2019

Dos asesinatos a balazos sacudieron las calles de barrio Copello, en Capitán Bermúdez, en un lapso de 12 horas. El primero, con claro tinte mafioso, ocurrió el lunes al mediodía cuando un sicario armado llegó a una casa de Nicaragua y Bahía Blanca, pateó la puerta, ingresó y baleó a un matrimonio. Ayer a media mañana uno de esos heridos, Marcelo Cisneros, de 48 años, murió en el Policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria.

El otro ataque ocurrió a unas 15 cuadras de donde se cometió el primer hecho, en Gaboto y las vías del ferrocarril Nuevo Central Argentino (NCA). Fue cerca de las 22 del lunes, cuando efectivos del Comando Radioeléctrico hallaron a Jonatan "Pony" Anguilante, de 30 años, con media docena de balazos en su cuerpo (ver aparte). Ambos homicidios son investigados por el fiscal de San Lorenzo Aquiles Balbis y hasta anoche no se habían registrado detenciones por ninguno de los episodios.

Un barrio hostil

Contenidos por la avenida de Los Granaderos y las vías del NCA que corren a su par, y por las calles Balcarce, Gervaso y el límite con Granadero Baigorria, se levanta el humilde barrio Copello de Capitán Bermúdez, un sector que en los últimos años se ganó fama de áspero y hostil. Un territorio que contiene cerca de mil familias en el que se entremezclan humildes viviendas en el medio de una pobreza mixturada con lo rural. Un punto donde la honestidad convive con la delincuencia.

Para botón de muestra de la degradación que padecen los vecinos de barrio Copello hay que recordar sólo tres hechos. El levantamiento de "La casa de la Policía Comunitaria" que funcionó en la plaza Antártida Argentina, desde abril de 2015 hasta mediados de 2018. Las amenazas narcos para que la policía retirara los controles del Comando Radioeléctrico en agosto del año pasado, lo que consiguieron llevando las patrullas más cercanas al barrio Cairo, separado de Copello por calle Gervaso. Y el asesinato del sindicado transero Juan Ramón "Juanse" Ríos, el 22 de julio pasado a manos de integrantes de la banda "Los Rodríguez" en otro episodio que enardeció las calles de la zona.

"Los Rodríguez", según confiaron investigadores allegados a la causa, están vinculados a Brian "El gordo" González, el hombre condenado en marzo del año pasado a 16 años de prisión como partícipe necesario del homicidio agravado de Analía "Any" Rivero, la joven promotora asesinada a balazos la madrugada del 2 de noviembre del 2014 a las puertas del boliche Stone de Capitán Bermúdez en medio de un conflicto del que era ajena.

Un golpe seco

Con este telón de fondo, el lunes alrededor de las 11 de la mañana una moto con dos ocupantes se estacionó en inmediaciones de Nicaragua y Bahía Blanca, a 300 metros de la plaza Antártida Argentina. El acompañante bajó resueltamente y, arma en mano, con un golpe seco pateó la puerta de la casa donde residían Marcelo Cisneros, de 48 años, y Carina Palacios, de 46.

El sicario entró y sin mayores diálogos disparó contra la pareja. Cisneros recibió dos impactos en el abdomen mientras que su compañera resultó herida con tres balazos en el vientre, un brazo y un antebrazo. Ambos fueron trasladados al Policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria donde ingresaron directamente al quirófano. Ayer a media mañana Cisneros murió mientras que Palacios quedó internada en estado reservado.

Un crimen previo

Según confiaron fuentes allegadas a la pesquisa, Cisneros y Palacios llegaron al barrio Copello luego de que su hijo Jeremías Franco Cisneros fuera asesinado. El muchacho, de 18 años, recibió dos balazos disparados por motociclistas que lo sorprendieron mientras lavaba su camioneta frente a su casa de Pasaje 1348, en el barrio Nuevo Alberdi, el 23 de marzo de 2012.

Por ese crimen, en noviembre de 2015 hubo dos condenados en primera instancia a 11 y 15 años de prisión. Pero en julio de 2016, ocho meses más tarde, un tribunal de apelación los absolvió. Uno de los beneficiados fue Mauricio Pereyra, de 22 años, quien diez días después de recibir la absolución y salir de la cárcel de Coronda, fue asesinado a balazos. Ocurrió el 29 de julio de 2016 en la Zona Cero del noroeste rosarino.

La investigación del asesinado perpetrado el lunes quedó en manos del fiscal de San Lorenzo Aquiles Balbis, quien comisionó al Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) de la Unidad Regional XVII para que en el territorio realicen pericias fotográficas, toma de testimonios, levantamiento de rastros y relevamiento de cámaras de videovigilancia que pudiera haber en las inmediaciones de la escena del crimen a fin de que aporten algun dato a la pesquisa.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});