Policiales

Matan de un brutal golpe a una joven y acusan a su ex

El cuerpo apareció en un descampado con la cabeza destrozada por un bloque de cemento. Su ex pareja se entregó y ayer fue imputado por el crimen.

Lunes 24 de Junio de 2019

El ex novio de una joven boliviana de 19 años que apareció asesinada en un descampado de Comodoro Rivadavia con la cabeza desfigurada por el golpe de un bloque de cemento fue imputado ayer como autor del crimen. El acusado, también nacido en Bolivia, fue imputado de haber cometido un femicidio, un delito que prevé una pena de prisión perpetua. Fue en una audiencia donde además le dictaron la prisión preventiva por dos meses.

   Así lo resolvió el juez penal Martín Cosmaro durante una audiencia de control de detención y apertura de la investigación. El magistrado dictó la prisión preventiva por dos meses del acusado Eduardo Atanacio Pardo, acusado de “homicidio agravado por el vínculo y por haber sido cometido contra una mujer mediando violencia de género”.

   El cuerpo de Daniela Fernández Quelca fue hallado el jueves alrededor de las 13 en el cordón forestal de Comodoro Rivadavia, en la extensión del barrio Moure y en cercanías de la calle Ricardo Torá al 2000. Tenía el rostro completamente desfigurado, carcomido por perros. Había sido golpeada en la cabeza con un bloque de grandes dimensiones y varios kilos de peso.

   Por la deformación del rostro se complicó su identificación, aunque según diarios chubutenses la primera pista fue aportada por una tarjeta SUBE, la única documentación que portaba la víctima. Los peritos tomaron sus huellas dactilares y contactaron a una hermana, quien un día antes la había visto salir de su casa en compañía de un ex novio.

Agresiones previas

Al acudir a la casa de la víctima, que era mamá de dos nenas de 1 y 3 años, las encontraron solas, llorando y con hambre. Un día después, acompañado de su empleador, se entregó a la policía Pardo, ex pareja de la víctima y también de nacionalidad boliviana. Era considerado el principal sospechoso ya que sobre él pesaba una prohibición de acercamiento a la joven. Ayer a la mañana fue llevado a audiencia por la fiscal general María Laura Blanco.

   La fiscal sostuvo que la víctima y el imputado mantuvieron una relación de pareja desde principios de 2016, cuando se mudaron a Comodoro desde Bolivia. “Esta relación fue signada por agresiones físicas y psicológicas de Atanacio hacia Fernández, las que se tornaron cada vez más graves hasta que Fernández le pidió que se retirara del domicilio. Esta decisión no fue aceptada por Atanacio, quién continuó hostigando a Fernández con intenciones de impedir que rehaga su vida”, dijo la fiscal, según indicaron desde el Ministerio Público Fiscal chubutense.

   La fiscalía sostuvo que la noche del miércoles ambos se encontraban en un inquilinato de en la calle Código 765 al 1700 del barrio Moure —en el que residían en departamentos separados— donde comenzó una nueva discusión. Se retiraron del lugar dejando a las hijas en el departamento de Fernández y entre las 23 y las 8 del jueves se dirigieron hasta la calle donde la mujer fue asesinada.

   La fiscal Blanco fundamentó su pedido de prisión preventiva al sostener que existía peligro de fuga y de entorpecimiento de la investigación ya que, en libertad, el acusado podría influir sobre testigos. La defensora pública Viviana Barillari se opuso y sostuvo que “no hay nada” en la causa para sostener que el acusado tuvo “algún tipo de participación” en el hecho.

   Por eso cuestionó la legalidad de la detención y propuso que se presente una vez a la semana ante la Oficina Judicial. Pero el juez rechazó la propuesta, dictó la prisión preventiva por dos meses y fijó un plazo de seis meses para concluir con la investigación del caso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario