Policiales

Matan en la cárcel al único imputado por el femicidio de Araceli Fulles

Un hombre de 31 años que se encontraba detenido en el penal de Sierra Chica como el presunto asesino de Araceli Fulles, la joven estrangulada en 2017 en la localidad bonaerense de José León Suárez, murió tras ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de celda uno de los cuales confesó que se trató de un "problemas de presos" y que lo tenían que "arreglar de esta manera".

Lunes 15 de Abril de 2019

Un hombre de 31 años que se encontraba detenido en el penal de Sierra Chica como el presunto asesino de Araceli Fulles, la joven estrangulada en 2017 en la localidad bonaerense de José León Suárez, murió tras ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de celda uno de los cuales confesó que se trató de un "problemas de presos" y que lo tenían que "arreglar de esta manera". Se trata de Darío Badaracco, quien falleció el sábado luego de estar internado durante cinco días en un hospital de la ciudad bonaerense de Olavarría.

Según señalaron fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) la muerte de Badaracco se desencadenó el lunes de la semana pasada en la celda 766 del pabellón 10 de la Unidad 2 de Sierra Chica. Allí se encontraba alojado el único acusado que quedaba por el femicidio de Araceli.

En el calabozo

Eran cerca de las 17 de ese día cuando los guardias escucharon gritos y al observar por el pasa platos de dicho calabozo vieron que Baradacco era agredido por los otros compañeros, por lo que ingresaron y detuvieron el ataque.

A simple vista, el preso atacado presentaba heridas por golpes y quemaduras provocadas con agua caliente en distintas partes del cuerpo, por lo que fue llevado al hospital donde finalmente murió ayer.

"Son problemas de presos y lo teníamos que arreglar de esta manera", dijo uno de los internos involucrados, según indicaron fuentes del SPB, y agregaron que uno de estos sospechosos estaba por "lesiones leves y violación de domicilio" y el otro por "homicidio", aunque no detallaron cuál de estos delitos pesaba sobre quien confesó el ataque a Badaracco.

Por su parte, el presunto asesino de Araceli se encontraba a disposición del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 3 de San Martín, procesado con prisión preventiva por el delito de "homicidio doblemente calificado".

Estrangulada

Araceli tenía 22 años y fue vista con vida por última vez la madrugada del 2 de abril de 2017 en una plaza cerca de su casa. Su cuerpo fue hallado el 27 del mismo mes, gracias a la intervención de perros de Punta Alta, debajo de unos escombros en el patio de la casa de Badaracco en la localidad bonaerense de José León Suárez.

La autopsia determinó luego que la joven murió por asfixia mecánica por estrangulamiento a lazo con un elemento compatible con precintos plásticos.

Badaracco declaró tres veces como testigo antes de ser imputado y se mantuvo prófugo un día, hasta que la noche del 28 de abril fue detenido detrás de la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño luego de que una vecina lo reconociera por la calle.

Por su parte la mujer de Badaracco, Claudia Guzmán, admitió ante la Justicia que había mentido en su primera declaración para favorecer a su marido y que éste tuviera una coartada. Al confesar la verdad, la mujer dijo que la madrugada en la que se cree ocurrió el crimen ella no había estado con Badaracco y que un día antes del hallazgo del cadáver su esposo le había pedido que consiguiera un albañil para hacer una losa en el sitio donde los perros finalmente encontraron enterrado el cuerpo de Araceli.

Acusados y liberados

Por el crimen también había sido detenido un hermano de Badaracco, su patrón y otros dos empleados del corralón de materiales en el que el primero trabajaba. Sin embargo estos cuatro sospechosos fueron liberados en septiembre de 2017 por la Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Martín por considerar que hubo fallas en las investigación.

La prisión preventiva de los cinco acusados había sido dictada el 5 de junio de aquel año por el juez de Garantías Martín Porto, a pedido de la fiscal Graciela López Pereyra; fallo que posteriormente fue apelado. En su momento, el magistrado les había imputado los agravantes del "femicidio" y "la participación de dos o más personas", castigados con la prisión perpetua.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});