Policiales

Maniatan y roban a una familia en su casa del barrio de Arroyito

Una familia fue víctima de un robo a las 15.30 del martes en su casa de barrio Arroyito.

Jueves 05 de Septiembre de 2019

Una familia fue víctima de un robo a las 15.30 del martes en su casa de barrio Arroyito. Lo temprano del horario no impidió que cinco hombres encapuchados entraran a la vivienda por la puerta principal sin forzarla, y luego de amenazar de muerte al jefe de familia, a dos mujeres mayores y a dos niñas, lograron alzarse con 30 mil pesos, varios electrodomésticos y joyas que no fueron valuadas.

La tarde del martes Diego Federico L., de 42 años, se encontraba en su casa de Silva al 1100, en el barrio de Arroyito. Junto a él estaban su madre, Alicia Amalia B., de 70 años; su hermana, María Verónica L., de 39, y las niñas: Agostina, su sobrina de 12 años de edad y Gina, la hijita de 2 años de Diego. Todos fueron sorprendidos por los asaltantes que ingresaron con bufandas y pasamontañas que les cubrían los rostros, esgrimiendo armas de fuego y a los gritos. De esa manera lograron aterrorizar a la familia, que apenas reaccionó a la inverosímil situación dada la hora.

Encerradas

Según se pudo reconstruir, la familia fue asaltada por cinco personas aparentemente jóvenes y la maniobra que utilizaron para lograr el robo y tener la situación bajo su control fue trasladar a las mujeres a la cocina, lugar en que quedaron en compañía de uno de los ladrones que les apuntaba con un arma. En tanto, los otros cuatro delincuentes permanecieron con el jefe de familia y recorrieron distintos ámbitos de la casa en busca de cosas de valor.

Así, entre gritos y maltratos, los ladrones recorrieron la casa junto a Diego L., quien les indicó dónde tenía guardados unos 30 mil pesos que los delincuentes embolsaron. En su desfile por el lugar, los maleantes desordenaron y rompieron distintos objetos a la vez que detectaban elementos que serían parte del botín.

En el tiempo en que se dio el robo, no más de media hora, las mujeres de la casa permanecieron encerradas y cuando los cinco ladrones decidieron que era tiempo de abandonar la casa dejaron a toda la familia maniatada en el mismo lugar. Un rato después, según consta en el parte policial, las víctimas pudieron desatarse y llamaron al sistema 911. Tras recorrer la vivienda notaron el faltante del dinero, algunos electrodomésticos y de algunas joyas familiares. Ningún miembro de la familia supo determinar en que momento los ladrones dejaron la casa ni en que vehículo se escaparon con el botín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario