Policiales

Mañana se define si el juez Vienna sigue al frente de la causa de la banda Los Monos

En una audiencia pública los abogados de algunos procesados plantearon los motivos de la recusación, y los fiscales ejercieron la defensa del magistrado que investiga a la familia Cantero.

Miércoles 07 de Mayo de 2014

La continuidad del juez Juan Carlos Vienna al frente de la investigación por asociación ilícita contra la banda de Los Monos comenzó a discutirse ayer en una audiencia pública donde los abogados de dos de los 36 procesados expusieron sus argumentos para recusarlo, un planteo que será resuelto mañana por un camarista penal. El foco de los cuestionamientos fueron los viajes del magistrado a Estados Unidos que coincidieron con las salidas al mismo destino de Luis Paz, el padre de la víctima del homicidio que dio origen a la causa. Para los defensores, esa situación genera suficientes dudas que provocan en sus clientes un temor de parcialidad. Para los dos fiscales que respaldaron a Vienna no están probados un delito ni una amistad íntima que justifiquen correrlo de la investigación que encabeza desde hace más de un año.

Sobre esos dos bloques argumentales giraron los discursos en la audiencia presidida por el camarista Otto Crippa García, quien debe definir si acepta o no el corrimiento del juez. Vienna había sido recusado en abril por un grupo de defensores luego de que trascendiera que realizó dos viajes al exterior en las mismas fechas y destinos que el padre del asesinado Martín "Fantasma" Paz, cuya muerte derivó en el seguimiento a Los Monos.

El planteo de las defensas partió de notas periodísticas aportadas como prueba y el papel de los medios, por lo tanto, fue parte del debate. Los abogdaos cuestionaron que el propio juez recusado no estuviera presente en la audiencia (está una vez más de viaje en el exterior) aunque Crippa respondió que el código de procedimientos exige en estos casos la presencia de "las partes" —defensores y fiscales— pero no del magistrado.

Relación sospechosa. El equipo de Carlos Varela, Fausto Yrure y Adrián Martínez, en representación de Ariel Máximo Cantero (procesado como jefe de la asociación ilícita), abrió el debate y señalaron que los hechos en discusión son suficientes para generar una "duda razonable". Plantearon que la mera sospecha de una relación entre Vienna y Luis Paz genera un temor de parcialidad en sus clientes. Y que basta ese temor para que no se cumpla con la garantía de imparcialidad del juez.

"En la calle hacía rato que estaba instalada la sospecha de una relación y en ese momento nuestro consejo fue que no se podía hacer nada", dijo Yrure, quien manifestó que la recusación recién se planteó con la difusión periodística de informes de Migraciones sobre los viajes, publicados por el diario Página/12 el 30 de marzo, y una nota con este diario en la que el juez dio sus explicaciones al día siguiente. En esa entrevista, recordó Yrure, el propio Vienna dijo que podía entender las suspicacias generadas por la coincidencia de los viajes. "¿Qué puede esperar mi defendido?", indicó.

Más filoso, el abogado Paul Krupnik habló después en representación del comisario procesado Sergio Blanche. Se centró en enumerar "datos incontrovertibles": que el juez viajó a Estados Unidos entre abril y mayo de 2013 a presenciar peleas de boxeo al igual que Paz, que es manager de ese deporte. "Tengo planillas de Migraciones que lo acreditan. Viajaron en el mismo avión", remarcó.

Krupnik dijo que, al regresar al país el 30 de mayo realizaron el trámite migratorio con un minuto de diferencia. "Es cierto que hay varias cabinas, pero la cola es una sola. Es sugestivo ese minuto de diferencia, lo cual habla de una cercanía", planteó, además de mencionar que el juez volvió a viajar al exterior en diciembre y enero pasados y que se encontraría ahora en Las Vegas tras presenciar la pelea entre "Chino" Maidana y Floyd Mayweather.

También cuestionó que el juez recibiera en la puerta de su casa a Paz —como él mismo manifestó— porque el padre del Fantasma tenía temor de circular por Tribunales. "En el expediente no hay constancia de esos encuentros. Un juez no se puede conducir como un comisario de la vieja Robos y Hurtos, con dateros y a espaldas de las partes", comparó antes de cuestionar que la Corte no iniciara una investigación "seria" de lo ocurrido ni diera a difusión pública lo que debatieron sus miembros tras el descargo formal del juez.

No hubo inconducta. Entonces llegó el turno de los fiscales de Cámaras Guillermo Camporini y Cristina Rubiolo, quienes destacaron que no existió inconducta ni delito del juez que justifique su corrimiento o la apertura de una investigación. "La ley prevé como motivo de recusación que se pruebe una relación de amistad íntima con frecuencia de trato. Se acreditaron viajes, no un vínculo entre el magistrado y el padre de la víctima", arrancó Rubiolo. "Todo gira en base a rumores y lo único concreto es el paso por Migraciones en uno de los viajes", reforzó Camporini.

El fiscal cuestionó que el planteo de las defensas se nutra de versiones periodísticas. Dijo que su poder adquisitivo como magistrado le "permite tranquilamente realizar salidas al exterior. En todo caso que lo investigue la Afip".

"La transparencia no puede ser puesta en duda por una coincidencia. No hay un hecho claro, concreto, preciso y terminante que amerite la separación", enfatizó. Consideró justificadas las conversaciones con Paz fuera de Tribunales ante "la gravedad de los sucesos que se investigaban". Y objetó que se de a versiones periodísticas el peso para correr al juez "sin motivos".

"Sin conjeturas periodísticas, el hecho por sí solo genera temor de parcialidad", contestó Varela, quien le propuso a Crippa el siguiente ejercicio: "Imagínese a un acusado que tiene a todo el Estado y la prensa en contra como nuestro defendido, que carece de legitimidad social. Un grupo de fiscales se dedica a perseguirlo como a perro de presa. Sufre la muerte de su hermano y el sospechoso es la persona que se vincula al juez que lo está juzgando a él. Imagine ahora que el acusado es usted".

Cuando terminaron las exposiciones, Crippa planteó que ante los "complejos planteos y fundamentos expuestos" resolverá el asunto en 48 horas. Su decisión se conocerá mañana, a las 12, en el mismo lugar.

También recusan a un camarista

El abogado Carlos Varela recusó ayer al camarista Rubén Darío Jukic, quien días atrás rechazó las apelaciones de los procesamientos de los 36 acusados en la causa por asociación ilícita aunque sí aceptó revisar, dentro de dos semanas, las medidas de prisión preventiva que pesan sobre algunos de ellos. El planteo se funda “en cuestiones técnicas formales”, dijo el letrado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario