Policiales

Mal momento de una mujer a manos de tres ladrones que la asaltaron en su casa

"Señor le puedo decir que nací de nuevo", dijo la mujer de barrio Fisherton, que todavía tenía las marcas de las ataduras que le hicieron los maleantes en sus tobillos.

Sábado 10 de Octubre de 2015

Isabel tiene 80 años y vive en calle Comenius al 8200, una coqueta cuadra de Fisherton que corre paralela a Eva Perón. De apariencia frágil, su andar cansino se ve ayudado por un bastón de tres patas. "Señor le puedo decir que nací de nuevo", dijo la mujer que todavía tenía las marcas de las ataduras que le hicieron los maleantes en sus tobillos. El jueves, pasadas las 18 y en medio de un corte de luz, tres hombres ganaron el interior de la casa ubicada a unos 50 metros de Wilde al 200 bis y la retuvieron más de una hora. La ataron con sábanas y le revolvieron cada rincón de su hogar. Tras ello le llevaron dinero, dos televisores y una computadora que cargaron en el auto en el que habían llegado.

La calle Comenius se despliega entre Sánchez de Loria al 7900 y el 8300 de Eva Perón. En esa zona de Fisherton hay residencias señoriales escondidas tras altos tapiales reforzados por arbustos que hacen que el interior de las viviendas sea un enigma para el forastero. Pero esos murallones para seguridad terminaron siendo, en el caso de Isabel, una prisión de la que le costó salir el jueves por la noche.

Isabel se mostró cordial con este diario, pero cuando estaba por contar el calvario que le tocó protagonizar, un llamado telefónico frustró esa posibilidad. "No quieren que ésto trascienda", indicó cordialmente uno de los parientes de la mujer. Así, lo sucedido dentro de la residencia quedó a expensas de la versión oficial y el relato de los vecinos.

Sin luz. El jueves en Comenius al 8200 hubo dos cortes de luz. El segundo ocurrió minutos después de las 18, mientras la mujer estaba sóla en su casa. Algunos jóvenes disfrutaban de la tarde en un bar de la esquina y una cuadrilla de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) hacia reparaciones en la cuadra.

La versión oficial indica que tres hombres ingresaron a la finca barreteando el portón de madera ciego aunque en la abertura no se observaban signos de violencia. Una vez abierto el portón, los maleantes entraron a bordo del Fiat Siena color gris en el que se movían. Cuando cerraron el portón, Isabel les salió al cruce. "Señora, quédese tranquila que somos policías", les dijo uno de los hombres. La mujer no les creyó. "Ustedes no pueden ser policías", dijo Isabel antes de acelerar el paso hacia el teléfono. Pero no la dejaron. Con cuidado la metieron en el interior de la vivienda y con una sábana la ataron a una silla en la cocina.

Así la mantuvieron durante más de una hora. Luego de hacerse con el botín que cargaron en el auto, salieron por el mismo portón por le que habían ingresado, cerraron y se fueron. "Mirá, ayer a las 18.30 había gente en el bar, pero no vimos nada raro. También ésta (Comenius) es una cuadra muy tranquila y si no le estás prestando atención a un movimiento, no te percatas de nada", explicó uno de los encargados del bar Chipaco, que tiene dos docenas de mesas sobre la vereda y está ubicado a pocos metros de la vivienda asaltada.

Insegura. "Esta es una cuadra que de tan tranquila es insegura. Es una cuadra por la que no se ve patrullaje policial. También hay un poco de indiferencia de los vecinos, ya que ninguno de nosotros está muy pendiente o concentrado en lo que sucede puertas hacia afuera de nuestras casas. Entonces es difícil observar si hay algún movimiento extraño. Por suerte a esta vecina no le llevaron más que objetos personales y no la lastimaron", reflexionó una vecina de Fisherton.

La denuncia fue radicada en la seccional 17ª, ubicada a 25 cuadras de la escena del robo, y la investigación quedó en manos de la Fiscalía de Flagrancia.

en la matanza

Secuestraron media tonelada de marihuana

Media tonelada de marihuana fue secuestrada durante dos allanamientos realizados en el partido bonaerense de La Matanza, donde fueron detenidos tres ciudadanos paraguayos y se incautaron armas, dinero y equipos de comunicaciones.

El procedimiento se inició cuando efectivos de la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas bonaerense y de La Matanza interceptaron un auto que tenían bajo vigilancia en la localidad de González Catán, en cuyo interior transportaba unos 8 kilos de marihuana. Tras la detención de su conductor, los efectivos realizaron dos allanamientos en domicilios de la zona donde secuestraron otros 500 kilos de la droga y tres vehículos, uno de ellos una camioneta Fiat Ducato que tenía un doble fondo donde transportaban el estupefaciente.

Además se incautaron dos carabinas calibre 22, dos pistolas 9 y 11,25 milímetros, un revólver 32 y un fusil 7,62, junto a una importante cantidad de municiones, dos prensa hidráulicas utilizadas para compactar la droga, 40 mil pesos y equipos de comunicaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS