POLICIALES

Luego de cinco años prófugo, fue imputado por un homicidio en Granadero Baigorria

Víctor Manuel C., conocido como "Catito", quedó en prisión preventiva por el crimen de Orlando "Chume" Ferreyra, ocurrido en julio de 2015.

Miércoles 02 de Septiembre de 2020

Un hombre quedó en prisión preventiva luego de ser imputado como coautor del homicidio de Orlando “Chome” Ferreyra ocurrido en 2015 en Granadero Baigorria. Se trata de Víctor Manuel C., apodado “Catito”, quien estuvo más de cinco años prófugo hasta que días atrás fue apresado por el mismo hecho por el cual ya fueron condenados dos hermanos y un policía que intentó encubrir a los homicidas.

Padre de tres hijos pequeños a quienes había ido a visitar esa noche, Ferreyra fue asesinado a las 0.30 del 26 de julio de 2015 en la esquina de Asunción y Lima de Granadero Baigorria, en un barrio cercano a la autopista. Allí se encontraban Jorge Fabián “Tochi” Velázquez, de 27 años, su hermano de 30 Oscar Alberto, conocido como “Tucu”, y Catito tomando cerveza en la casa de este último.

Cuando los hermanos vieron pasar a Chome en su moto Rouser de 220 centímetros cúbicos, Catito le gritó un insulto. El muchacho de 30 años se bajó de la moto y así empezó la desigual pelea mortal.

>>Leer más: Prisión preventiva sin plazo al acusado de un crimen en Granadero Baigorria

Primero a las trompadas y luego hubo forcejeos y aparecieron cuchillos. Incluso la víctima alcanzó a herir con un arma blanca a Tochi, que debió ser internado. Pero enseguida uno de los atacantes le rompió una botella en la cabeza a Ferreyra, que quedó atontado por el golpe. Y mientras uno de los tres lo tomaba por la espalda Tucu le aplicó una puñalada en el costado izquierdo del tórax.

Ferreyra, que trabajaba con su padre en una empresa de catering, logró escapar pero horas después murió en el Hospital Eva Perón de Baigorria.

Policía encubridor

En su momento el caso tomó notoriedad porque el policía Brian Ezequiel González, que era cuñado de Tucu, lo ayudó a escapar ante la vista de todo el barrio. Primero esperó que se cambiara la ropa y luego lo hizo subir a un taxi al que escoltó —al parecer para evitar represalias— en una camioneta VW Amarok del Comando Radioeléctrico baigorriense donde prestaba servicio.

Luego de llevarse a su cuñado, según la imputación que le realizaran quince días después del crimen, el agente —que entonces tenía 21 años— regresó al barrio y comenzó a amenazar a los vecinos para que no contaran nada de lo sucedido.

>>Leer más: Imputan a un policía de encubrir un crimen por el que acusan a su cuñado

En 2016 el agente admitió su culpabilidad mediante un juicio abreviado en el que fue condenado a un año y 9 meses de prisión condicional por encubrimiento agravado por su calidad de funcionario público e incumplimiento de sus deberes.

El 13 de agosto de 2015 Tucu Velázquez se entregó y quedó detenido. Su abogado dijo entonces que había muchas versiones dando vueltas y que la única forma de hacer valer sus derechos era presentándose ante la Justicia. Al imputarle el crimen, el fiscal relató que Ferreyra había sido abordado primero por Tochi y Catito, que la pelea continuó hasta que apareció Tucu y “le asestó a la víctima una puñalada fatal con una faca de carnicero”.

En septiembre de 2017 los hermanos Velázquez fueron juzgados ante un tribunal conformado por Juan Carlos Curto, Ismael Manfrín y María Isabel Mas Varela. El fiscal Adrián Spelta pidió 18 años de prisión para ambos hermanos como coautores del crimen. En cambio, los defensores Andrea Siragusa y Marcelo Argenti pidieron que fueran absueltos por haber actuado en legítima defensa.

El tribunal sentenció a los hermanos pero sólo uno fue condenado como homicida. En un fallo unánime, condenaron a Tochi seis meses de cárcel por una agresión con armas que consideraron cumplidos por el tiempo que había pasado en preventiva. En cambio, a Tucu le dictaron una pena de once años de prisión como autor de homicidio simple, por entender que fue quien le aplicó la puñalada fatal.

Tras mantenerse más de cinco años prófugo, Catito fue detenido días atrás y el martes a la tarde el fiscal Spelta lo imputó como coautor del crimen. La jueza de primera instancia María Melania Carrara aceptó la imputación y le dictó prisión preventiva por el plazo de ley de hasta dos años.

>>Leer más: Lo condenaron por matar a un vecino en una discusión en Granadero Baigorria

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario