Policiales

"Los indicadores de esclarecimiento de homicidios son muy bajos en Santa Fe"

El defensor General de la provincia, Gabriel Ganón, salió al cruce de las estadísticas de resolución de crímenes difundidas ayer por los fiscales de homicidios dolosos de Rosario.

Jueves 08 de Mayo de 2014

El defensor General de Santa Fe, Gabriel Ganón, afirmó que la provincia "tiene uno de los peores indicadores" de esclarecimientos de homicidios de todo el país, y agregó que quedan impunes "casi 60 por ciento" de los crímenes que se comenten en esta jurisdicción.

Ganón salió esta mañana al cruce de las estadísticas que se exhibieron desde la Fiscalía de Homicidios Dolosos de Rosario. Según los números que difundieron los fiscales ayer, casi la mitad de los asesinatos ocurridos desde el 10 de febrero en esta ciudad ya tiene imputados, y la mayoría de los casos estará resueltos a fin de año. Desde esa fecha, cuando entró en vigencia el nuevo Código Procesal Penal, se produjeron 74 homicidios y en 33 hay al menos un sospechoso indicado.

En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, Ganón sostuvo que "cuando se hace una lectura de las estadísticas se las puede interpretar como quiera. La tasa de esclarecimiento, sin llegar al 50 por ciento de los homicidios es sumamente baja".

"Los asesinatos se producen, en un 90 por ciento de los casos, entre personas que se conocen o que arrastran un conflicto con anterioridad. Generalmente ocurren en un círculo familiar o por disputas entre personas que ocupan un lugar común o también pueden ser parte de bandas enfrentadas. No están difícil o imposible de esclarecer un homicidio. Por eso, en todos los países del mundo que tienen sistemas judiciales que funcionan muchísimo mejor  que el nuestro, el esclarecimiento de homicidios llega prácticamente al 90 por ciento", sostuvo el funcionario.

En relación a la provincia de Santa Fe, Ganón sostuvo que "no sólo tiene una de las tasas más altas de homicidios del país, sino que están impunes la mayoría de esos crímenes. Cuando se tienen esos niveles de impunidad, en el delito más fácil de esclarecer o el delito que deja más rastros, esto termina por derivar  en un descreimiento cada vez más pronunciado en el funcionamiento de los aparatos represivos del Estado, que genera respuestas como el linchamiento que ocurrió en Azcuénaga".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario