Policiales

"Los detenidos anoche en Ludueña no tienen nada que ver con la droga"

Mirta Baena, madre de uno de los 25 jóvenes arrestados en el allanamiento a un búnker, denunció que Gendarmería cometió abusos y detuvo arbitrariamente a gente inocente.

Jueves 08 de Mayo de 2014

Una vecina de barrio Ludueña, cuyo hijo fue detenido anoche en el operativo que Gendarmería Nacional realizó en pasaje Túnel al 500 (Urquiza al 4100), denunció abusos y detenciones arbitrarias contra jóvenes del barrio que al parecer nada tenían que ver con el puesto de venta de drogas desbaratado.

"Las 25 personas supuestamente demoradas son chicos del barrio, entre ellos mi hijo, que se juntan los miércoles a comer un asado en la plaza, a unos 70 metros del búnker. Hace 20 años que hacen lo mismo. No son barrabravas como se decía hoy en los medios y no tienen nada que ver con la venta de drogas. Es más, todos quedaron libres anoche", afirmó Mirta Baena, madre de uno de los jóvenes que fueron arrestados anoche.

En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, Mirta dijo que cuando llegaron los gendarmes a ese punto de Ludueña, a escos metros del Viaducto avellanada, su hijo y sus amigos "estaban prendiendo el fuego" para comer un asado.

"Cayó Gendarmería al búnker y lógicamente había varias personas en ese lugar que salieron corriendo en dirección hacia la plaza donde estaban los chicos. Gendarmería los persiguió y los agarró a todos, sin discriminar. Los tiraron al piso, los pusieron en cuclillas y lo peor fue que no los dejaron allí. Los llevaron a la puerta del búnker, donde nuestros chicos  no tenían nada que ver", remarcó Baena.

La mujer contó que en ese momento salieron los padres a la calle para ver qué ocurría. "Somos todos del barrio y eran nuestros hijos a los que se llevaban. Los muchachos ya habían denunciado en su momento la presencia del búnker y nadie los escuchó. Los gendarmes le pegaron, les torcían los brazos. Había un pibe que es epiléptico. Los tuvieron desde las 7 de la tarde hasta la una y cuarto de la madrugada. Los tuvieron que largar porque eran inocentes".

"Son chicos del barrio que se juntan a comer un asado y que no tienen nada que ver con la venta de drogas. Me acerqué a hablar con los gendarme, me trataron bastante mal. A los chicos los tenían tirados en el piso , descalzos, no los dejaban hablar. Yo supongo que si no estábamos los padres allí, a los chicos los metían adentro del búnker y los hacían pasar por lo que no son. Además, les plantaron marihuana en una bolsa de cartón y les decían que si no firmaban un papel no les dejaban en libertad", agregó Mirta.

La mujer dijo que el búnker allanado anoche fue denunciado hace mucho "pero nadie nos escuchó". Además, desmintió que esa plaza sea punto de encuentro de barras bravas de Central. "Los chicos son hinchas de Central. Las esquinas están pintadas porque todos los vecinos prestan los frentes porque este es un barrio súper canalla".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario