Policiales

Los crímenes en Rosario aumentaron un 25 por ciento en lo que va de 2014

Del 1º de enero hasta ayer hubo 112 asesinatos, casi la misma cantidad que en todo el año 2007. Se registró un 25% más de casos que en el mismo período del año pasado.  

Lunes 12 de Mayo de 2014

En el primer cuatrimestre de 2014 los homicidios dolosos en el departamento Rosario volvieron a registrar un alza significativa con respecto a los del año anterior. Una medición que consta en el Ministerio de Seguridad provincial establece que al 2 de mayo pasado el número de víctimas de asesinatos llegó a 108. Esto representa una suba del 25,8 por ciento en comparación con el mismo período de 2013, que ya había sido un año inédito por lo elevado de los registros de este delito en el ámbito de la Unidad Regional II.

Cuatro meses es un lapso exiguo que no habilita a sacar conclusiones. Sin embargo en años anteriores, como 2013, el arranque marcó una tendencia que aunque con variaciones se mantuvo al finalizar los doce meses. Los datos que se contabilizaban hasta anoche indican que en todo el departamento Rosario se habían registrado 112 homicidios en cuatro meses y once días. Para apreciar la magnitud de la cifra baste decir que el total de asesinatos en 2007 fueron 115. En 2010, que fue el último año antes de que se disparara la tasa de homicidios, hubo 125.

El año pasado terminó con 264 hechos lo que implicó una tasa de 22,8 muertes casa 100 mil habitantes en el año. Los números hasta el presente hacen prever que en 2014 la tasa se acrecentará, a menos que la tendencia hasta el presente se invierta,

Escalonado. La serie que contrasta los primeros cuatrimestres interanuales, como muestra el gráfico comparativo hasta el 2 de mayo en esta página, deja ver un crecimiento escalonado en Rosario. En 2008 las muertes provocadas en forma intencional habían sido 30. Fueron 43 en 2009; 48 en 2010; 60 en 2011; 62 en 2012; 85 en 2013 y 108 en 2014.

Los dos primeros meses de este año, hasta donde hablan las cifras, resultaron críticos: 32 homicidios en enero y 30 en febrero. Luego se observó una suave declinación: 19 casos en marzo y 25 en abril. Hasta ayer los casos en mayo habían sido 6.

Del total de 112 homicidios notificados hasta ayer al Ministerio de Seguridad, 92 se produjeron en la ciudad de Rosario y los restantes 20 en otras localidades del departamento. En Villa Gobernador Gálvez hubo 12 crímenes, cinco en Granadero Baigorria, uno en Pérez y uno en Alvear.

Tradicionales. Los eventos consignados en la estadística de 2014 afianzan rasgos tradicionales de los homicidios en Rosario. Por ejemplo:

u Las víctimas son en abrumadora mayoría varones (106 de los 112 casos), menores de 35 años (79 casos) y procedentes de sectores populares.

u Más del 80 por ciento de los asesinatos se consumaron con uso de armas de fuego: en 88 de los 112 casos.

u Se reitera la desigual distribución territorial de los homicidios dolosos, concentrada en las zonas vulnerables, donde viven personas con necesidades básicas insatisfechas. Entre las comisarías 1ª a 7ª, que abarcan el área urbana central de Rosario, hubo solamente seis crímenes de los 112 registrados hasta el 11 de mayo. Es menos del 5 por ciento de los casos. En estas zonas de condición socioeconómica más elevada el registro es equivalente al de ciudades del primer mundo.

u El paisaje de los números cambia con el geográfico acrecentándose en las zonas con mayores problemas de fragmentación y degradación urbana. En la zona sudeste de la ciudad en el primer cuatrimestre hubo 28 homicidios, 11 en la sudoeste, 12 en el área que agrupa a los barrios Ludueña y Empalme Graneros y 8 en la zona norte.

Fuerzas federales. Desde la llegada de las fuerzas federales el pasado 9 de abril en Rosario hubo 22 asesinatos. Pero las acciones preventivas en las que se justificó el desembarco de la Gendarmería o la Prefectura —recuperar el territorio mediante el patrullaje y la visibilidad de estas fuerzas— suelen tener poco impacto en los delitos contra la vida.

Los homicidios, en especial cuando derivan de conflictos interpersonales, son difícilmente evitables con acciones disuasivas basadas en la presencia de uniformados en la calle. Esto es distinto en los casos en los cuales las motivaciones de los homicidios son el robo o el conflicto desatado en una economía criminal como la droga. No obstante, el cálculo de las Fiscalías de Homicidios es que estos dos motivos sumados explican menos del 40 por ciento de las muertes provocadas intencionalmente en el ámbito de la Unidad Regional II.

Muy bajo. Por la ausencia de investigación cualitativa, la diferenciación de los homicidios en relación a sus causas es muy difícil de establecer y más en el año en curso donde los hechos están en trámite. Predominan los conflictos entre personas que se conocen previamente por motivos de causas diversas.

La semana pasada los fiscales de homicidios señalaron que de los 74 homicidios cometidos en el departamento Rosario desde el pasado 10 de febrero, cuando se puso en vigencia el nuevo sistema penal, un 45 por ciento se considera esclarecido con imputados identificados. Es un estándar muy bajo aunque para el jefe de la Unidad Fiscal de Homicidios, Adrián Spelta, "ya marca un aumento en comparación con el desempeño del viejo sistema penal".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario