Policiales

Los condenan por asaltar a los suegros del futbolista Maximiliano Rodríguez

Denuncia desde el penal de Piñero. Tres hombres, entre ellos un hermano del delantero Lucas Viatri, fueron sentenciados además por otros golpes similares.

Lunes 23 de Noviembre de 2015

Un preso que en 2013 denunció que robaba bajo órdenes policiales fue condenado el viernes a seis años de prisión por tres asaltos perpetrados a viviendas de Rosario, Armstrong y Las Parejas. El más resonante de los hechos fue en la casa de los suegros del delantero de Newell's Old Boys Maximiliano Rodríguez, episodio decisivo para la caída de la banda que por entonces era sometida a escuchas telefónicas que captaron el golpe en tiempo real. Otro de los acusados es el hermano del ex delantero de Boca Juniors Lucas Viatri, quien recibió 5 años de prisión por participar de la saga al volante de su Ford EcoSport.

Las condenas fueron fijadas por el juez de Sentencia Nº 3, Edgado Fertita, en un fallo de más de 80 páginas. Marcelo Eduardo "Corbalán o Corvalán" —así se consigna su apellido en el escrito— se notificó el viernes tras ser trasladado a Tribunales desde la cárcel de Piñero, donde vive en un buzón de resguardo por temor a la denuncia que realizó en 2013 y que alcanza a altos jefes policiales que ya no están en actividad.

Aterrado. Quebrado psicológicamente, Corbalán se largó a llorar al enterarse de la pena a seis años de cárcel aunque lleva detenido más de la mitad del tiempo y fue declarado reincidente.

Cuando le quitaron las esposas, el preso de 32 años dijo en el juzgado que está aterrado por las implicancias de la denuncia que hizo ocho meses después de caer preso. Entonces dijo que robaba coaccionado y a la órdenes del ex jefe de la comisaría 2ª Néstor Juan Fernández y bajo el paraguas del ex jefe de la policía provincial, Hugo Damián Tognoli, ambos jefes procesados y en vías de ser sometidos a un juicio oral y público acusados de conformar una "empresa criminal conjunta" con narcos del sur provincial (ver página 33).

A Corbalán le achacaron en el fallo la autoría de dos hechos de robo calificado y uno en grado de tentativa, todos cometidos con armas que no pudieron hallarse. Por eso le dieron cuatro años de cárcel. Pero la pena se unificó en seis con una sentencia previa a tres años y dos meses que había recibido por cuatro robos en la provincia de Córdoba, fallo confirmado en 2015 por la Cámara en lo Criminal de Bell Ville.

La misma condena de la Justicia cordobesa había recibido su socio Raúl Sebastián Viatri, de 31 años y con domicilio en la localidad bonaerense de Loma Hermosa, en el partido de Tres de Febrero. De ocupación "estampador y profesor de baile", el hermano del actual juzgador de Banfield arrastra otra condena previa por asaltar con el futbolista una peluquería de Castelar (ver aparte). Ahora recibió tres años y cuatro meses de prisión como partícipe necesario de los tres asaltos. Con sus antecedentes, la pena se redondeó en cinco años.

El tercer implicado es el rosarino Federico Javier Giacosa, de 36 años, un comerciante allegado a los suegros de Maximiliano Rodríguez. Le dieron tres años de prisión condicional por "entregar" el golpe a la casa de los familiares del futbolista leproso, en calidad de partícipe necesario de robo calificado.

Corbalán, con defensa oficial, es el único que no apeló.

En vivo. Los tres condenados fueron detenidos en una serie de allanamientos realizados en octubre de 2012, dos meses después del asalto a los suegros de Maxi. Ese atraco fue el 6 de agosto de aquel año en el pasaje Humaitá al 2400 (Ocampo al 3500). Ese día tres personas abordaron a punta de pistola a Francisco P. (suegro del futbolista), su esposa y la nietita de ambos. Se llevaron unos 40 mil pesos (entre libras esterlinas, dólares y pesos), relojes, alhajas, perfumes y televisores de plasma.

Según la acusación, Viatri se quedó en su camioneta haciendo de campana y coordinando por handy con sus cómplices sin saber que el aparato había sido intervenido por orden del juzgado de Instrucción de Cañada de Gómez que lo investigaba por un robo en Las Parejas. Así, el asalto fue captado "en vivo".

En las escuchas se detectó que Viatri estaba a la vuelta de la casa asaltada, por calle Cafferata, y desde allí les alertaba a sus socios de la presencia de un patrullero en la zona. En una de esas conversaciones se escucha a Corbalán comentarle a Viatri que le "faltaba el aire" por acarrear hacia la entrada un televisor de 50 pulgadas. Incluso se los registró coordinando en qué momento sacar las cosas a la calle para subirlas a la camioneta.

A Giacosa, familiar de las víctimas, lo comprometen dos llamadas de 88 y 22 segundos que tuvo con Corbalán en un horario cercano al robo. Al parecer, fueron para precisar la ubicación de la casa que no encontraban por estar en una cortada poco conocida.

En Las Parejas. Otro asalto por el que condenaron a Corbalán y a Viatri ocurrió el 4 de junio de 2012, alrededor de las 17, en la calle 12 al 500 de Las Parejas. Entonces dos hombres amenazaron con un arma a la empleada doméstica y la arrojaron a una cama junto al hijo del dueño, un nene de 11 años. Se llevaron una notebook, un GPS, dólares, alhajas y un celular.

Los vecinos vieron en la zona un vehículo Ford EcoSport y ese dato orientó la pesquisa. En las cámaras de seguridad del pueblo se registró entrar y salir una camioneta de esa marca, patente IBK 452, a nombre del padre de Viatri. Las intervenciones telefónicas hicieron el resto.

La misma camioneta negra, con rueda de auxilio externa y vidrios polarizados, intervino luego en un robo frustrado el 15 de junio en Armstrong. En una casa de Cuffia al 1600 dos hombres armados abordaron a la empleada doméstica en el garaje mientras en la casa se encontraba el matrimonio y su hija. Pero la mujer comenzó a gritar tan fuerte que los maleantes se fueron sin concretar el golpe.

Con la colaboración de la Justicia cordobesa, que investigaba hechos similares en Marcos Juárez, se detectó el paso de la camioneta por un radar de la ruta 9 el 12 de junio y por el peaje de Carcarañá tres días después. En las tomas se ve a Viatri manejando y a Corbalán como acompañante.

Con estos datos y los seguimientos a los celulares se allanaron la casa de la pareja de Viatri en Rosario y su propiedad de Loma Hermosa donde se encontraron un DVD, una funda, una valija y un GPS sustraídos de la casa de Las Parejas; evidencia que entonces motivó las detenciones y ahora respaldó las condenas.

Un grito de gol que esclareció un delito

En 2008 Raúl y Lucas Viatri, el ex delantero de Boca Juniors, estuvieron detenidos por el robo a una peluquería de la localidad bonaerense de Castelar. La víctima del hecho fue Alfredo B., de 65 años, quien reconoció al futbolista como uno de los asaltantes el día que el delantero convirtió un gol en el empate entre Boca y Vélez, el 9 de junio de 2008. Cuando la televisión enfocó al goleador el peluquero exclamó sorprendido: "¡Ese es el que me robó!".

No hubo juicio por el caso ya que los hermanos acordaron una probation: Lucas pagó la condena con cuatro horas de enseñanza en una escuela de fútbol y Raúl con clases de folclore en otra escuela.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS