Policiales

Lo procesaron por un doble homicidio en la zona sur

El brutal crimen a balazos de Leandro Ojeda y su hijita Triana Racoski, ocurrido el pasado 14 de octubre en el marco de una escalada de violencia entre grupos antagónicos de la zona sur, se...

Viernes 21 de Diciembre de 2012

El brutal crimen a balazos de Leandro Ojeda y su hijita Triana Racoski, ocurrido el pasado 14 de octubre en el marco de una escalada de violencia entre grupos antagónicos de la zona sur, se encamina a ser ventilado en un juicio oral y público. Quien está acusado del doble homicidio, Lucas Matías Monedita Núñez, fue procesado por la Justicia como autor penalmente responsable del hecho y deberá sentarse en el banquillo de los acusados.

Todo se desencadenó a las 17.30 de aquel domingo cuando Ojeda salió en su moto y junto a su familia de su casa de Ayacucho al 4300 para dirigirse al domicilio de su suegra, ubicado cerca de allí. En el rodado iban Ojeda; su pareja, Mayra Racoski; y sus hijas, Triana, de 4 años, y Valentina, de 3. Cuando llegaron a Ayacucho y Benito Juárez se les puso a la par otra moto en la que iban dos jóvenes. Quien iba como acompañante de ese rodado comenzó a disparar sin piedad. Dos balas atravesaron a Ojeda, una en el brazo derecho y otra en la espalda; otro proyectil atravesó el cráneo de la pequeña Triana. Mayra y la otra nena resultaron milagrosamente ilesas.

Desde el mismo momento del ataque, a los oídos de los investigadores llegaron los apodos de los presuntos atacantes: Monedita y Champion. La misma Mayra imputó al primero de ellos. Y mientras algunas brigadas los buscaban, Monedita se presentó en Tribunales ante el juez de Instrucción número 9, Javier Beltramone. Ahora, con un cúmulo de pruebas reunidas y testimonios elocuentes, el magistrado lo procesó por doble homicidio calificado por premeditación agravado por uso de arma de fuego con portación ilegal de arma de fuego de uso civil.

En la misma resolución, el juez le dictó la falta de mérito a Juan Marcelo A., conocido como Moco, quien había sido acusado como el conductor de la moto desde la cual partieron los balazos. Quien quedó detenido bajo esa imputación es Carlos F., un adolescente de 17 años conocido como Champion.

Enfrentamiento. En la investigación del doble homicidio algunos testimonios permitieron determinar el móvil del hecho: una feroz escalada de violencia entre dos grupos conocidos como "Los de Centeno" y "Los de Ameghino". Esa irracional disputa incluyó el asesinato de Claudio Caio Colli, un chico de 18 años baleado en 1º de Mayo y Centeno el 21 de septiembre de 2011 cuando subía a un colectivo para ir a La Florida a festejar el Día de la Primavera. Si bien por ese homicidio está detenido Brian A., allegados a Colli sostienen que el asesino fue Luciano Ojeda, hermano del muchacho asesinado el 14 de octubre pasado con los tiros que tenían por destinatario a su familiar.

Para dictar el procesamiento de Monedita el juez Beltramone ponderó varios testimonios, pero sin dudas el más importante fue el de Mayra Racoski, quien presenció la muerte de su hija y su pareja. Sus dichos, aseguró el magistrado, "son verosímiles y coherentes, y no ha habido ningún tipo de dudas que permita inferir la construcción de un relato tendiente a incriminar falsamente a Núñez". Mayra dijo en el tribunal que "Monedita tenía una pistola cromada en una mano y sin decir nada comenzó a tirar. Fueron como cinco o seis disparos".

El magistrado también valoró los testimonios de dos mujeres que presenciaron el terrible hecho. D.M. dijo que en la moto "iba Monedita como acompañante", pero no pudo reconocer a quien manejaba el vehículo. A su vez, N.C. comentó que escuchó cuatro estampidas y gritos de una mujer. "Vi una moto YBR de color negro que venía por Ayacucho. Giró a la izquierda, tomó Gutiérrez hacia el este y pasó adelante de mí. El que manejaba era Champion y el acompañante Monedita".

Inimputabilidad. En el marco de la causa, la defensa de Monedita trató de alivianar su situación procesal con un informe de 2009 redactado por una junta evaluadora de discapacidad que sostenía que Núñez tenía un "retraso mental moderado y un tipo específico de epilepsia".

Sin embargo, los forenses que lo revisaron ahora indicaron que estaba "lúcido, orientado y sin trastornos evidentes". Para el juez, en este sentido, el imputado "pudo subir a una moto con un conductor, viajar, buscar su blanco y disparar frente a cuatro personas que iban en moto y con el más absoluto desprecio por la vida asesinar a dos de ellos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario