Policiales

Lo llamaron desde un auto y lo balearon mientras caminaba en barrio Agote

Ocurrió anoche, en Urquiza al 3800, cuando la víctima, de nacionalidad peruana, fue atacada desde un Chevrolet Astra gris. Dijo desconocer a los agresores y los motivos.

Sábado 26 de Marzo de 2016

Un hombre de nacionalidad peruana fue baleado ayer, a las 6.50 de la mañana, cuando caminaba por Urquiza al 3800, un barrio que en los últimos días fue escenario de varios hechos violentos y una protesta frente a la seccional 7ª. Según fuentes policiales, se descartó que el caso haya sido un intento de robo ya que la víctima aseguró que no le sustrajeron ninguna pertenencia y señaló: "Me gritaron «eh, vos, peruano» y me tiraron. Alcancé a correr unos metros pero ni se bajaron del auto y se fueron". Los pesquisas policiales sospechan que pudo haber sido el fin de una gresca anterior, pero la víctima dijo desconocer las causas y menos a quienes le dispararon.

Pedro Mario C., de 38 años, hace un tiempo que está viviendo en Rosario aunque es oriundo de Perú. En el barrio distintos vecinos dijeron no conocer al hombre que aseguró en su declaración que los balazos provinieron de un Chevrolet Astra gris y que quienes lo agredieron estaban muy tranquilos. "Ni se bajaron del vehículo", declaró.

Los vecinos del barrio donde ocurrió el ataque hace unas semana denunciaron públicamente la inseguridad que reina en la zona, al norte de la terminal de ómnibus, y mantuvieron reuniones con el comisario de la seccional 7ª y autoridades provinciales aunque sin obtener, según dijeron, "respuestas concretas".

Una fuente policial aseguró ayer a La Capital que "ésto no es un hecho de delito común, como los robos en la vía pública, arrebatos o asaltos en viviendas. Son situaciones a veces difíciles de controlar. No sabemos por el momento más de lo que declaró" la víctima.

Cuando el móvil policial llegó al lugar del ataque los policías decidieron no esperar a la ambulancia del Sies y llevaron a la víctima directamente al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde quedó internado pero fuera de peligro.

Se trata del tercer hecho violento con heridos de armas de fuego ocurrido esta semana en el barrio Agote. El miércoles pasado un hombre de 42 años sufrió una herida de bala en el abdomen al ser asaltado por dos delincuentes que se movilizaban en moto (foto).

Por un robo. El violento hecho ocurrió en Lavalle al 300 y según fuentes policiales indicaron que ocurrió alrededor de las 22, a pocos metros del cruce con pasaje Boston. De acuerdo a las primeras informaciones, el vecino Víctor N. fue interceptado por dos delincuentes en moto que le robaron la billetera y el teléfono celular después de balearlo.

En tanto, el domingo anterior un panadero fue retenido en su auto por dos ladrones que momentos antes de las 7 habían entrado a la "La Bollería", su comercio de Iriondo 525. Como no había más que 200 pesos en la caja, lo llevaron junto con dos empleadas a recorrer cajeros automáticos.

Guillermo P. fue encañonado por los delincuentes y lo llevaron en su Peugeot 308 rojo a recorrer cajeros automáticos junto a sus dos empleadas. Durante el trayecto los asaltantes le asestaron al comerciante un par de culatazos en la cabeza para intimidarlo. Al cabo de una hora, cuando se convencieron de que ya no obtendrían más dinero, decidieron liberar a las víctimas. Ya para entonces la policía había sido alertada. "El marido de una de las empleadas se dio cuenta de que los habían secuestrado. Entonces con mi socio y la policía nos fueron a avisar a mi mamá y a mí", recordó el hijo del comerciante en su momento. Horas después al panadero lo liberaron en la ruta provincial 18 y a las empleadas en Provincias Unidas y Gorriti.

Cayó detenido cuando quería vender armas de gran calibre y robadas

Personal de la Sección Inteligencia Zona Sur de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones al mando del subcomisario Alejandro Druetta secuestró una importante cantidad de armas de grueso calibre, presuntamente robadas en la Fábrica Militar de Fray Luis Beltrán, en un operativo realizado en la zona oeste de la ciudad y cuando intentaron identificar a dos jóvenes.

Ocurrió en inmediaciones de pasaje Tesla al 2000 (a la altura de Ituzaingó al 5300), cuando dos jóvenes que dialogaban entre sí, uno de ello sentado dentro de un Peugeot 307 negro con vidrios polarizados que tenía la puerta abierta, y el otro parado sobre un cantero, intentaron darse a la fuga al advertir la presencia de los móviles y del personal policial que llegó a la zona haciendo un patrullaje de rutina.

No obstante, los muchachos no pudieron ir muy lejos y terminaron apresados y puestos a disposición de la Justicia. Se trata de Angel R., de 22 años; y Raúl G., de 18, según la identificación que dieron los uniformados.

Pero la sorpresa de los policías se dio al requisar el auto y hallar en su interior, más precisamente en el baúl, armamento pesado. Así, desde la Dirección antinarcóticos se sostuvo que fueron secuestrados tres cohetes tipo granadas (tres para ser usados con fusiles FAL, otra preparada para ser disparada con un lanzacohetes y con punta perforante, y otra para fusil mauser antitanque). Además incautaron un fusil calibre 308 con mira telescópica, un revólver calibre 22, una pistola sin marca visible y varios cartuchos calibre 308 y 6.35, todos ellos producidos en la Fábrica Militar de Armas de Fray Luis Beltrán.

Según los pesquisas, el armamento "estaba en perfecto estado para ser activado" y podría haber sido obetenido "en algún robo o escruche". Aunque no descartaron que sea parte de lo robado últimamente a la fábrica militar de la vecina localidad y que se ha incorporado al mercado negro de armamentos que hay en la ciudad.

Además, dijeron que quien tenía en el auto ese armamento "estaba tratando de venderlo para sacárselo de encima". Lo cierto es que "cualquiera de esas granadas disparadas con un fusil FAL vuela un auto o un patrullero en marcha a 200 metros de distancia", confió un vocero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario