crimen

Lo llaman por el nombre y lo ejecutan a tiros a través de la ventana de su quiosco

Según la mecánica empleada por los ejecutores, parece tener un claro tinte mafioso, según la Fiscalía.

Sábado 27 de Junio de 2020

Un hombre de 45 años fue asesinado a balazos al caer la tarde de ayer en su casa de avenida Sabín al 1300, en la zona norte de la ciudad, donde tenía un quiosco que era atendido por una ventana enrejada. El episodio, según la mecánica empleada por los ejecutores, parece tener un claro tinte mafioso aunque la fiscal Georgina Pairola no descartaba anoche otras hipótesis.

Ramón Eduardo Ramos tenía 45 años y estaba en su domicilio poco antes de las 19 cuando al menos dos hombres llegaron y lo llamaron por su nombre. Cuando el dueño de casa abrió la ventana enrejada del quiosco familiar pensando que era algún vecino con intenciones de hacer una compra recibió dos certeros disparos en el tórax que terminaron con su vida en el acto.

La misma familia de Ramos llamó inmediatamente al 911 y en pocos minutos la cuadra de la vieja avenida de la Travesía, entre Olivé y Juan B. Justo, se cubrió de patrullas y de los agentes de la Brigada de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) al mando del oficial Diego Sánchez.

Nada pudieron hacer los policías cuando llegaron al lugar porque el hombre ya estaba sin vida y los homicidas habían huido rápidamente, aunque anoche se realizaban allanamientos no muy lejos de donde ocurrió el homicidio en busca de los supuestos autores.

El cuerpo de la víctima fue derivado al Instituto Médico Legal para la realización de la autopsia, en tanto peritos del Gabinete Criminalístico de la AIC trabajaron en la escena del hecho y secuestraron dos vainas servidas calibre 9 milímetros y dos plomos deformados, lo que indica la violencia del ataque perpetrado contra Ramos.

Además, los uniformados llevaron adelante el relevamiento de la escena del hecho, buscaron testigos entre vecinos y familiares de la víctima, realizaron pericias fotográficas y levantaron rastros como también relevaron las cámaras de seguridad públicas y privadas de la zona.

La investigación del crimen número 91 de este año en el departamento Rosario quedó en manos de la fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos en turno, Georgina Pairola, quien se hizo presente en el lugar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario