Policiales

Lo emboscaron cuando iba a trabajar en su auto y lo mataron de tres balazos

La víctima tenía 22 años y trabajaba en la comuna de Alvear. Los pesquisas descartaron la hipótesis del robo y apuestan a que fue una venganza.

Viernes 05 de Julio de 2019

A José Nicolás Pereyra lo emboscaron para matarlo. El joven tenía 22 años y circulaba en su ciejo Ford Taunus color celeste rumbo a su empleo en la comuna de Alvear cuando fue atacado a balazos en la bajada que tiene el Camino Cargill para tomar avenida San Martín y por allí la ruta 21, en Villa Gobernador Gálvez. Sucedió el miércoles poco antes de las 7 de la mañana y poco antes de la medianoche falleció por las heridas recibidas. La víctima recibió tres impactos de bala (en el parietal, un brazo y el muslo, todos sobre el lado izquierdo9 que ingresaron por la ventanilla del lado del conductor. No le llevaron ninguna pertenencia y por eso, los investigadores descartan que el hecho haya sido un intento de robo. Su padre, escuetamente, contó que era un muchacho que "trabaja y no tenía problemas con nadie". Otra versión indicó que Pereyra, tiempo atrás, había mantenido una pelea a trompadas con otro hombre al que mandó al hospital y que esa sería la mecha que encendió la venganza fatal.

José Pereyra vivía junto a su pareja en una humilde casa ubicada en Matienzo y Juan Díaz de Solís, frente a uno de los laterales del complejo industrial que la empresa Cargill tiene Villa Gobernador Gálvez. Según se pudo reconstruir, el miércoles pasadas las 6.50 salió en su Ford Taunus rumbo a su trabajo en la comuna de Alvear, donde estuvo empleado los últimos tres años. Tomó el camino que habitualmente hacía. Fue por el camino de acceso a Cargill de este a oeste y luego tomó la bajada para tomar la ruta 21. Desacelerando, luego de pasar por una tenue curva y contracurva, frente a dos fábricas, fue atacado a balazos. El Taunus celeste quedó estacionado a unos 30 metros del cruce de caminos, sobre la colectora que a esa altura tiene numeración de calle San Martín. Había manejado menos de 20 cuadras.

Pereyra fue auxiliado por una ambulancia del Sies que llegó al lugar alertada por el vecindario y fue conducido al Hospital Anselmo Gamen de Villa Gobernador Gálvez, pero por la gravedad de las heridas, tenía un disparo en la cabeza, fue derivado Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) de Rosario. En la terapia intensiva de ese centro asistencial falleció alrededor de las 23 de anteayer.

"Era un muchacho que no tenía problemas con nadie. Por ahí de pibe tuvo algo, pero se junto con su pareja y se encarriló. La verdad es que no sabemos qué fue lo que pasó", explicó escuetamente y sumergido en el dolor el padre de la víctima en la puerta de su humilde vivienda. Luego se alejó de la conversación y nada más pudo saberse de la vida del hombre asesinado. La compañera de Pereyra confirmó a los investigadores que su concubino salió de su casa como lo hacía habitualmente y que tomó el camino que "sí o sí" lo conduce a su trabajo.

¿Una venganza?

El Taunus celeste que conducía Pereyra quedó estacionado bloqueando la bajada a la ruta 21, a la altura del fábrica de cascos Epsa. En su interior, agonizante, quedó el conductor. "Lo que se comentaba ayer acá fue que este pibe (Pereyra) hace un tiempo atrás tuvo una agarrada fea con otro tipo. Una agarrada fuerte en la que se agarraron a trompadas mal. Y el que mataron ahora al otro lo mandó al hospital. Estuvo 15 días en terapia intensiva. Pero parece que al rival le dieron el alta y ayer lo estaba esperando en la colectora", indicó un vecino que fue testigo a oídas de esa versión.

El fiscal Florentino Malaponte quedó a cargo de la pesquisa y comisionó a efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) para que tomaran declaración a potenciales testigos y familiares de la víctima; y para que también relevaran la existencia de cámaras de videovigilancia privadas en las inmediaciones. A simple vista no se observaban domos públicos en las inmediaciones a la escena del crimen pero puede ser que las fábricas del lugar las tengan y hayan registrado algo, como si le dispararon desde la calle o desde otro vehículo.

"Como en buena parte de las investigaciones que se inician todas las hipótesis están abiertas, aunque la del robo fue perdiendo fuerza ya que no le llevaron ninguna pertenencia y los disparos se produjeron a corta distancia", indicó una vocero de la investigación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario