Policiales

Lo condenaron por emboscar y asaltar a dos automovilistas en la autopista

Fallo por un delito que se repite. El hecho ocurrió en la madrugada del 4 de septiembre de 2013 en el acceso a Rosario por la ruta a Córdoba, un lugar de frecuentes atracos.  

Miércoles 01 de Abril de 2015

Un joven de 21 años fue condenado a seis años y cuatro meses de prisión por emboscar con piedras y asaltar a automovilistas en la autopista a Córdoba, a metros del puente sobre la avenida de Circunvalación, una clase de robo reiterada en los accesos a la ciudad que en 2010 le costó la vida a un conductor (ver aparte). En este caso, las víctimas fueron dos hermanas que volvían de viaje de madrugada en septiembre de 2013 y a quienes les robaron dos bolsos, 20 mil pesos y una notebook. El asaltante fue atrapado con parte de las cosas cuando llegaba en bicicleta a un barrio cercano y afrontará una alta pena, ya que la modalidad del asalto fue considerada agravante.

La condena fue impuesta a Franco Maximiliano Berón como autor de robo calificado. El juez de Sentencia Nº 1, Ismael Manfrín, tomó como agravantes la "violenta modalidad" del delito y "el aprovechamiento de la situación de indefensión" de las víctimas, que fueron interceptadas cuando verificaban los daños en su vehículo al no poder esquivar dos enormes piedras sobre el asfalto.

Piedras. Ocurrió el miércoles 4 de septiembre de 2013 a las 2.30 cuando Sabrina y Dana G. llegaban a Rosario desde Venado Tuerto por la autopista a Córdoba en un Citroën Berlingo. A metros de llegar al puente de la autopista que pasa sobre la Circunvalación se toparon con piedras sobre el camino que no pudieron esquivar. "Estaban muy bien acomodados unos cascotes de importante tamaño, los llevamos puestos y se reventaron dos cubiertas. El auto se paró, bajamos las dos y tratamos de empujar el coche", contó una de ellas.

"Llamamos cada una desde nuestros celulares a la policía unas once veces. Pasaron unos quince minutos, estaba hablando con el 911 y le dije que le cortaba porque me estaban robando y la inepta del servicio me preguntaba si estaba segura de que me estaban robando", contó la mujer que iba de acompañante. Las dos relataron que en ese momento se acercó un hombre en una bicicleta oscura, vestido con pantalón y campera negros.

"Estábamos encerradas en el coche por temor. Esta persona se va para el lado de mi hermana (que conducía), abre la puerta, comienza a manosearla y la saca del auto. Le puso un hierro en el pecho, nos amenazaba de muerte. El tipo le pedía a mi hermana las cosas mientras le decía que la iba a apuñalar", abundó una de las víctimas. El ladrón se apropió de dos bolsos, una notebook, un sobre con 4.900 pesos, otro con 5 mil y otro con 10 mil que habían cobrado las hermanas por un trabajo, además de un celular, una billetera con documentos, ropa, perfumes y otros 1.300 pesos.

"Agarró todas las cosas y se fue para la parte trasera del auto —relatando una de las víctimas—. Quiso abrir el baúl. Como estaba chocado no pudo. Se comienza a alejar unos 50 metros y se da cuenta de que se olvidó la bici. Volvió, agarró la bicicleta, me dijo «rubia te dejo la campera» y se fue tranquilo haciendo el rulo de Circunvalación. Se tomó el tiempo de cruzar sobre los guardarrail todo lo que nos robó, se fue para la villa del lugar y no lo vimos más". La conductora, en tanto, aportó que "en la ruta había como diez piedras y adelante nuestro había otro auto que ya habían robado".

Apresado. Unos diez minutos más tarde dos policías del Comando Radioeléctrico, en la colectora oeste de Circunvalación y Pellegrini, apresaron a Berón. En el acta relataron que, al verlos, arrojó una bicicleta, dos bolsos con ropa, documentación, 167 pesos y una vara de hierro de unos 65 centímetros. En la comisaría las chicas reconocieron la bicicleta y el hierro. "No recuperamos ni la plata, ni un celular, ni la computadora, ni los perfumes y las pinturas", dijeron tras radicar la denuncia. La defensa del acusado planteó que esos objetos se los habría apropiado la policía, pero no pudo probarse. En tanto la fiscal Graciela Argüelles pidió seis años y medio de condena.

El modo como fue detenido Berón, el relato de las víctimas y el escaso tiempo entre el robo y el arresto fueron tomados por Manfrín como pruebas sólidas contra el acusado. Si bien no se usó un arma de fuego, el juez consideró que la vara de hierro fue empleada como un arma y aplicó la figura de robo calificado. Tuvo en cuenta que para concretarlo fue necesario poner obstáculos en la calle. Y que si bien no está probado que el propio detenido esparciera las piedras, "se ha aprovechado de su presencia aunque más no sea por la participación de una tercera persona".

Un hecho fatal

El 31 de enero de 2010 Claudio Omar Frutos, de 37 años, sufrió un piedrazo letal en la cabeza cuando circulaba por su familia por el acceso Sur. Regresaba de sus vacaciones a la ciudad de La Plata en un Chevrolet Corsa junto con su esposa, su hijo de 11 años y una hermana de su mujer. Por ese crimen fueron condenados dos jóvenes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario