Policiales

Lo condenaron a doce años de prisión por asesinar a un vecino

Iván Vega, de 23 años, fue sentenciado por el crimen de Rubén Agüero, ocurrido en 2011, y por robar una moto dos meses antes.

Martes 29 de Abril de 2014

Iván Guillermo Vega, conocido por los apodos de "Guaymallen" o "Gato", fue condenado a doce años de prisión como autor del crimen de Rubén Darío Agüero, un joven de 18 años asesinado de un balazo en el tórax el 13 de noviembre de 2011 en Rafaela y Garzón. La pena dictada por el juez de Sentencia Gustavo Salvador incluye un hecho de robo a mano armada de una moto ocurrido dos meses antes del crimen. Asimismo, el magistrado absolvió por falta de pruebas a otro joven que había sido acusado como partícipe secundario del homicidio.

De 23 años, Vega fue condenado por dos hechos. El primero ocurrió la tarde del 13 de septiembre de 2011 en la esquina de Córdoba y Valparaíso, cuando robó una moto Honda Twister CBX 250 a un muchacho que salía de una concesionaria de autos. Según la acusación, Guaymallen sorprendió a su víctima encañonándola y, asistido por dos cómplices en otra moto, se apoderó de la Twister. Fue detenido una hora más tarde en Teniente Agnetta y las vías.

Al bulto. El segundo hecho fue el homicidio de Agüero, a quien conocían como "Chicharra" o "Guicho". El domingo 13 de noviembre de 2011, pasadas las 21, estaba sentado sobre un tronco frente a su casa de Garzón y las vías, en una de las zonas más empobrecidas de barrio Ludueña. Estaba con amigos, entre ellos "Fantasma" y Alan, que hacían tiempo para ir al cierre de la Fiesta de las Colectividades.

Entonces, como salidos de la nada, aparecieron dos muchachos de una gavilla conocida como "Los Stuart" y sin mayores cabildeos dispararon al bulto. Los pibes trataron de huir pero Agüero recibió un tiro en el pecho. Sus familiares lo sacaron de la villa hasta Garzón al 100 bis para esperar la ambulancia, pero llegó muerto al Heca.

"Los Stuart", deformación referenciada en el personaje de la película "Stuart Little", son una bandita de pibes que, según describieron los vecinos, portan armas y copan el sector de vías a la altura de calle Rafaela al 6000 y que bancan sus vidas robándoles a narcos y ladrones de esa zona de Ludueña.

La causa recayó en manos del entonces juez de Instrucción Nº 13, Gustavo Pérez de Urrechu, quien debió realizar una ingeniería investigativa para poder ponerle nombre al ejecutor de Chicharra.

En el caso del robo de la moto, que es el expediente en el que se acumuló el homicidio de Agüero, el nivel de complejidad era sensiblemente inferior.

Tras una ardua instrucción Pérez de Urrechu procesó a Vega por el robo de la moto y por el homicidio de Chicharra, y a Jonathan Ezequiel A., de 22, como partícipe necesario del asesinato ya que se lo mencionaba como la persona que rescató en moto a Guaymallen para que huyera de la escena del crimen.

Feria. En el fallo de Salvador puede observarse, entre otras cosas, el valor que tiene como recreación en los barrios más modestos de la ciudad la realización de la Feria de Colectividades. La víctima, sus familiares, los testigos y los imputados, todos en algún momento de sus declaraciones indicaron que habían ido a la Feria esa noche, cuando se celebraba la clausura.

Mucho del avance de la investigación se dio a partir que sucesivas menciones de testigos que acusaban a muchachos que, al presentarse en los tribunales, desmentían esos dichos y agregaban datos.

Para determinar la responsabilidad de Vega en el crimen de Agüero, Salvador se basó en tres testimonios. El de un testigo directo, el de una mujer que cruzaba la vía junto a su hija de siete años y se topó con los sospechosos cuando huían y el de un adolescente que jugaba a la pelota y vio la ejecución a unos 10 metros.

Víctima y victimario eran conocidos del barrio. "Agüero estaba sentado en un banquito tipo tronquito frente a su casa y sin mediar palabra, Iván le disparó dos tiros. Se acercó más y le comenzó a pegar culatazos. En eso Agüero se metió a su casa y ahí cayó al suelo, e Iván y Nicolás se retiraron del lugar caminando hacia el mismo lugar por donde vinieron. No vi el arma que utilizó Iván para disparar, era un arma color plateada, yo estaba como a unos 10 metros de distancia, la calle estaba iluminada por luces colgantes y se alcanzaba a ver bien", relató el testigo.

A Vega lo detuvo la policía el 17 de noviembre cuando salía de la casa de su hermano. En su indagatoria dijo: "Soy inocente porque ese día y a esa hora me encontraba en las Colectividades y me abstengo de seguir declarando".

Discrepancia. El juez Salvador también valoró como "una discrepancia de trascendental importancia" que Vega diera, como coartada, dos versiones diferentes del lugar en los que estaba en el momento del crimen. Primero dijo haber estado en familia en la Feria de las Colectividades y posteriormente afirmó haber estado en la casa de su cuñado.

"Esta discrepancia resulta de trascendental importancia pues deja al descubierto que el propio imputado no refleja en forma coherente y verosímil su presencia en la Feria de Colectividades, sino que por el contrario, debe concluirse en que, tal como quedara comprobado del análisis de la prueba en precedencia fundamentada, no sólo que Vega estaba en el lugar de los acontecimientos sino que además, fue el único ejecutor", expresó el magistrado en su fallo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario