Policiales

Lo condenan a una pena de 15 años por un homicidio y lo absuelven por otro

Un tribunal sentenció a Rubén Luna por asesinar a Patricia Obregón en 2015 pero no encontró probado que haya matado a Héctor Esquivel.

Martes 14 de Julio de 2020

Un hombre juzgado por dos asesinatos cometidos hace cinco años en el barrio Vía Honda, donde vecinos denunciaron por esos ataques a un grupo narco, fue condenado a 15 años de prisión por el crimen de Patricia Obregón ocurrido en 2015 y fue absuelto por la duda por el homicidio de Héctor Esquivel, de un año antes. El condenado es Rubén Darío “Willy” Luna, quien había sido detenido el día del primer crimen pero tras una salida laboral no regresó a la cárcel y fue recapturado en 2017.

   Luna llegó a juicio oral acusado de matar a Héctor Mariano Esquivel en 2014 y a de Patricia Elsa Obregón en 2015. El tribunal integrado por los jueces José Luis Suárez, Héctor Núñez Cartelle y Rodolfo Zvala lo condenó a 15 años como autor de un homicidio agravado en el segundo caso y lo absolvió “por el estricto beneficio de la duda” en el primero.

   El fiscal Miguel Moreno había pedido 35 años de prisión y la defensa planteó que los ataques fueron cometidos por otra persona.

   El primero ocurrió el 5 de abril de 2014 cuando tres hombres armados llegaron a una casa de Uruguay 5050 y cuando Esquivel abrió la puerta, uno le disparó a la cabeza y huyó escoltado por sus cómplices que “cubrían la huida con disparos”, dijo el fiscal en su alegato, al acusar a Luna como el autor de los disparos letales. Esquivel, de 35 años, fue trasladado al Heca y falleció.

   El crimen se presentó como la continuación de una disputa iniciada un día antes cuando una hermana de Luna baleó en el abdomen a una hermana de Esquivel, Carina. Tras la muerte de Héctor, unos 50 vecinos interceptaron a Luna en Felipe Moré y Uruguay y lo entregó a la policía.

   Si bien fue incriminado con nombre y apellido desde el primer momento, en el juicio algunos familiares declararon renuentes o asustados. El tribunal lo absolvió por una unanimidad y el fiscal espera a conocer los fundamentos del fallo para evaluar si apela esa decisión.

   Tras aquella detención, Luna quedó en prisión preventiva, obtuvo una salida laboral y no volvió. Fue recapturado el 27 de septiembre de 2017 en Valparaíso al 3700, para entonces también buscado por otro crimen: el de Obregón, ocurrido en la Vía Honda el 11 de junio de 2015 y por el que sí fue condenado.

   Un cuñado de la mujer, César, denunció que a las 13.15 de ese día terminaba de comer un asado cuando se topó con Luna, a quien su familia había denunciado como vendedor de drogas. César estaba con su madre y Fabián E. frente a un galpón de su familia en Felipe Moré al 3500. Antes de irse, contó, Luna le dijo “que no se haga el vivo” y le advirtió que “ahora volvía”.

   Al rato, según la acusación convalidada en el juicio, Luna volvió con un tal “Jorgito” y “Patito”. Fueron directo hacia César. Jorgito le apuntó con un arma y Patito lo escoltaba con las manos dentro de la campera. Fabián E. les pidió que se fueran y no hostigaran a César, que intentaba defenderse con los puños. En ese momento Jorgito le pasó un arma a Luna, que comenzó “a tirar indiscriminadamente a todos los integrantes de la familia M”.

   Tres de ellos empezaron a correr pero Patricia, que estaba en la puerta mirando la pelea, quedó en la línea de tiro. Herida de gravedad, estuvo cinco días en coma en el Heca y murió. Tenía 25 años y era pareja de Fabián, baleado en la pierna derecha.

   Cuando César fue a hacer la denuncia a la seccional 19ª pasó de acusador a acusado: quedó detenido por balear a una hermana de Willy. El fiscal Ademar Bianchini le imputó tentativa de homicidio y tras 20 días preso fue liberado. Desde ese momento él y su familia no dejaron de denunciar aprietes narcos.

   La madre de César había denunciado a los Luna por vender droga con amparo policial y adjudicó los ataques a una represalia. Si bien el fiscal no refirió en su alegato a un contexto narco, vecinos dijeron entonces que Willy estaba desde hacía 20 años en la Vía Honda y vendía droga para un tío, dueño de un búnker derrumbado tres años antes.

   A un mes del crimen, un sobrino de 14 años de la mujer que iba a una verdulería de Seguí al 5000 fue baleado por dos hombres en moto. Todo el barrio quemó cubiertas y cortó la avenida, por lo que se abrió una investigación federal.

   El 25 de septiembre de 2015 hubo otro grave incidente cuando César iba en una moto a trabajar y paró ante el semáforo de Provincias Unidas y Seguí. Una moto con dos ocupantes le salió al cruce y le dispararon cuatro veces con armas de distinto calibre. Quedó grave pero logró sobrevivir y apuntar a los atacantes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario