Policiales

Lo condenan a prisión por matar a un joven en medio de una discusión

Un hombre fue condenado a 10 años y 8 meses de prisión por haber asesinado de dos balazos a Elías Trisca, un joven de 21 años que era hijo de su concubina y en medio de una discusión en una casa de la ciudad de Puerto San Martín.

Viernes 10 de Julio de 2020

Un hombre fue condenado a 10 años y 8 meses de prisión por haber asesinado de dos balazos a Elías Trisca, un joven de 21 años que era hijo de su concubina y en medio de una discusión en una casa de la ciudad de Puerto San Martín. Se trata de Nicolás Maximiliano Bravo, de 32 años, quien fue detenido poco después del crimen ocurrido en enero pasado y aceptó la autoría del hecho en un procedimiento abreviado acordado entre la defensa y el fiscal sanlorencino Juan Carlos Ledesma.

El acuerdo fue homologado el martes pasado por la jueza de primera instancia Griselda Strólogo, quien validó la condena por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con la portación de arma de fuego de uso civil sin autorización legal.

Elías fue asesinado el pasado viernes 17 de enero, alrededor de las 20.30, en una casa de 20 de Junio al 500 de Puerto General San Martín. Según trascendió entonces el pibe de 21 años quiso interceder en una discusión que se había desatado entre su madre y su padrastro. Al parecer en ese marco Elías invitó a pelear a Bravo y éste respondió extrayendo de la cintura una pistola Bersa modelo 62 calibre 22 y le disparó.

Herido en una pierna, según la investigación, el joven volvió a enfrentar a Bravo quien una vez más respondió con disparo, en este caso al pecho. Mientras vecinos auxiliaban al muchacho herido y lo llevaban en un auto particular al Hospital Granaderos a Caballo, el agresor se retiró caminando por la calle José Pedroni hacia el norte llevando consigo el arma de fuego con la que luego fue arrestado.

Por la gravedad de sus heridas —tenía perforado el corazón— Trisca fue derivado al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde finalmente murió alrededor de las 21.30.

Esa misma noche la policía comenzó a buscar a Bravo y lo encontró, minutos antes de las 23, en un domicilio de La Paz al 200 donde fue detenido y trasladado a la alcaidía de jefatura de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo. Allí quedó a disposición del fiscal Ledesma quien días después le imputó el homicidio.

Finalmente, a seis meses del asesinato Bravo aceptó su culpa en un juicio abreviado en el que se le atribuyó el homicidio así como portar sin la debida autorización legal el arma de fuego con el que lo cometió, que llevaba con cargador que contenía cuatro cartuchos calibre 22 intactos y otro en recámara.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario