Policiales

Lo condenan a perpetua por balear a un joven que murió dos años después

Un joven de 24 años fue condenado a prisión perpetua al término de un juicio oral realizado la semana pasada. Se trata de Kevin Eduardo Acevedo, quien recibió la pena máxima por haberle disparado a Jonatan Gallardo, quien falleció luego de estar más de dos años postrado como consecuencia del hecho.

Lunes 06 de Julio de 2020

Un joven de 24 años fue condenado a prisión perpetua al término de un juicio oral realizado la semana pasada. Se trata de Kevin Eduardo Acevedo, quien recibió la pena máxima por haberle disparado a Jonatan Gallardo, quien falleció luego de estar más de dos años postrado como consecuencia del hecho.

En el juicio culminado la semana pasada el fiscal Miguel Moreno le atribuyó a Acevedo un hecho del 20 de febrero de 2016. Cerca de las 23.30 el acusado llegó a Mosconi y Avellaneda en una moto acompañado de una mujer y le disparó a Gallardo en la cabeza. La víctima quedó parapléjica y murió en septiembre de 2018.

La defensora pública de Acevedo, María Cecilia Pasquali, alegó que el ataque a tiros no estuvo relacionado con la muerte de la víctima. Remarcó que durante los dos años en los que Gallardo estuvo bajo cuidados médicos hubo avances y retrocesos en su cuadro. Por ello encuadró el delito en una tentativa de homicidio y pidió la absolución, ya que la pena de perpetua "no se ajusta al grado de culpabilidad del acusado".

De espaldas

Entre los testigos que declararon en el juicio un cuñado de Gallardo aseguró que éste estaba tomando una cerveza con él cuando se acercó Acevedo en una moto de 110 centímetros cúbicos negra sin cachas. "El muchacho saludó a Jonatan y él le dijo «hola compadre». Según el testimonio, luego de una charla Acevedo subió a la moto con la chica pero enseguida volvió donde estaban ellos, sacó una pistola de la cintura, apuntó a su cuñado que estaba de espaldas y le pegó un tiro en la nuca.

También una hermana de la víctima declaró. "Jonatan estuvo un mes y 20 días en terapia, luego lo pasaron a sala. Cuando despertó sabíamos que no iba a responder y que su herida era mortal. No podía hablar porque tenía traqueotomía, no se movía porque quedó hemipléjico y la única forma de comunicarse era haciendo mímica o abriendo y cerrando los ojos. Le pregunté quién fue, me pidió papel y lápiz y escribió ahí Kevin Eduardo Acevedo".

Para el fiscal el debate oral comprobó la relación del disparo de Acevedo con la muerte de Gallardo y reafirmó su pedido de prisión perpetua.

La defensa insistió en rechazar la calificación del delito "teniendo en cuenta todo lo acontecido durante más de dos años, las intervenciones quirúrgicas y la falta de certeza en cuanto a la incidencia del nexo causal con la causa de muerte".Y agregó que Acevedo era adicto desde los 14 años y que aunque conocía a la víctima nunca fue su amigo. Es más, que habían tenido problemas en 2015 cuando ambos habían estado detenidos en comisarías de la zona.

También había cuestionado la pena requerida, para lo cual pidió que se tuviera en cuenta "lo referido a la problemática de consumo" que padece su asistido como experiencia de su complejo historial de vida y que lo abordarán desde la psiquiatría, con testimonios de psicólogas y trabajadoras sociales. En ese contexto pidió la absolución del imputado.

Finalmente el tribunal conformado por Isabel Mas Varela, Nicolás Vico Gimena y Hebe Marcogliese condenó a Acevedo a prisión perpetua como autor del delito de "homicidio calificado por alevosía y agravado por el uso de arma de fuego, y portación de arma de fuego de uso civil".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario