policiales

Lo condenan a 20 años por violar a una hija y balear a un hombre

Cuando lo detuvieron por balear en la cabeza a un vecino para vengar el robo de un celular, su hija se animó a contar por primera vez que su padre abusaba sexualmente de ella desde los 10 años.

Lunes 08 de Junio de 2020

Cuando lo detuvieron por balear en la cabeza a un vecino para vengar el robo de un celular, su hija se animó a contar por primera vez que su padre abusaba sexualmente de ella desde los 10 años. Tres años después, Víctor Manuel A. aceptó una sentencia a 14 años de prisión por esos delitos en un juicio abreviado. Como tenía una condena anterior a 6 años y 8 meses por un robo con arma en Río Negro deberá cumplir una pena única de 20 años de cárcel.

   Los jueces Paula Alvarez, Carlos Leiva y Facundo Becerra homologaron el acuerdo entre distintos fiscales con la defensora pública del acusado. Le impusieron 14 años por abuso sexual con acceso carnal agravado por ser contra una menor de 18 años y aprovechando la convivencia, además de un intento de homicidio agravado y la portación ilegal de un arma.

Por error

Albañil tucumano de 31 años, Víctor A. fue detenido en 2017 por balear a Sebastián Pablo Pérez, de 38 años, en Empalme Graneros. Al principio el móvil del ataque no era claro, se presumía que fue una venganza equivocada por un conflicto originado en el robo de un celular que en forma errónea le atribuyeron a la víctima.

   El ataque ocurrió a las 15.30 del sábado 27 de mayo de 2017. Un viejo auto verde claro con stickers en la parte trasera llegó hasta una casa de Génova al 5800. Un hombre bajó y golpeó la puerta. Cuando el dueño de casa salió a preguntar a quién buscaban el agresor lo empujó, sacó un arma de la cintura y le disparó a la parte posterior del cráneo. Pérez, padre de seis hijos, trabajaba desde hacía cinco años en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Una ambulancia lo llevó al Hospital Centenario y de ahí lo derivaron al Hospital Italiano, donde lo operaron y quedó internado en grave estado.

   Esa tarde, mientras la familia de Pérez pedía respuestas en la comisaría 20ª, un hombre y dos adolescentes fueron demorados y luego liberados. Los testimonios complicaron a A., también detenido poco después del hecho e imputado del ataque al día siguiente.

   La investigación que cerró el fiscal Alejandro Ferlazzo determinó que A. circulaba en un Renault 9 verde con otro hombre y una chica, y que atacó a la víctima con un revólver calibre 32. Testigos dijeron que tras atacar a Pérez volvió tranquilo al auto y se fue. Según la investigación, buscaba vengar el robo de un celular que su hija de 14 años había sufrido esa tarde y que atribuía a un hijo de Pérez.

   Pero cuando estaba en prisión preventiva por ese hecho A. fue acusado por otro delito. La fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual Graciela Argüelles le atribuyó haber abusado en reiteradas ocasiones una de sus hijas, cuando ésta tenía entre 10 y 14 años. Los abusos comenzaron en Carlos Paz y siguieron cuando la familia se mudó a Rosario por razones de trabajo. En junio de 2017 fue denunciado por la madre de la chica, entonces de 15 años, que recién cuando su padre estuvo preso venció el miedo y se animó a hablar, ya que él la amenazaba con matar a su madre si lo delataba.

   Al convalidar el abreviado y la pena de 14 años, Víctor A. admitió los delitos. Además la Justicia de Río Negro lo había sentenciado en octubre de 2017 a 6 años y 8 meses por un robo a mano armada cometido en abril de 2011. Como al dictarse sentencia firme en su contra no lo hallaron fue declarado en rebeldía. Ahora ese antecedente se unificó con las causas más recientes en una pena única a 20 años de cárcel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario